Ir al contenido principal

"Echo" de Terry Moore

Terry Moore es un autor de sobras conocido para el lector hispano gracias sobre todo a la fama cosechada con SIP, su trabajo más popular, publicado en nuestro país por Dude Comics (parcialmente) y en fechas más recientes por Norma Editorial. Tal vez por ello sea fácil caer en la tentación de considerar este Echo como una obra menor o un mero divertimento dentro de la carrera de su creador, lo que no deja de ser una injusticia, dado que pese a sus diferencias con la antedicha, se trata de un trabajo sólido y terriblemente adictivo que no desmerece para nada frente a su hermana mayor.
El propio Moore ha definido la serie como un cruce entre Expediente X y la propia SIP, y lo cierto es que razones no le faltan. La trama arranca con un accidente en medio del desierto durante la prueba de un traje de combate autopropulsado. Fragmentos del mismo se esparcen por todos los alrededores, y algunos caen sobre uno de los pocos testigos del desastre, una joven fotógrafa llamada Julie Martin, que recibe con ellos no sólo el habitual lote de superpoderes, sino también parte de la personalidad y recuerdos de la piloto original. Aunque a primera vista el punto de partida pueda parecer muy tópico y arroje un cierto tufillo a "Ya visto, ya leído", nada más lejos de la realidad. Por el contrario, Moore se toma el despegue de la serie con calma, aprovechando los primeros números para que conozcamos mejor a Julie, su vida y su entorno, antes de acelerar la trama introduciendo a los diversos villanos de la colección: un psicópata superpoderoso, siniestras corporaciones militares, y una brillante investigadora gubernamental llamada Ivy Raven que se convertirá en la peor némesis de la protagonista.
Partiendo de estos ingredientes Moore vuelve a sorprender con una serie que mezcla la acción con el drama familiar, las teorías conspiranoicas con el género negro y, como ya es habitual en este gran autor, con el genial retrato de la psique femenina que se ha convertido en su marca de fábrica. No es casual que los papeles principales estén protagonizados por mujeres (Annie, Julie, Ivy) mientras que los personajes masculinos (a excepción del ranger Dillon Murphy) resulten, por contra, más planos y convencionales.
Para esta serie Moore se ha decantado por el uso riguroso del banco y negro echando mano de un trazo limpio, moderno y bien definido que da como resultado una narrativa dinámica, fluida y elegante. Y no cabe duda de que el autor es un experto a la hora de plasmar sobre el papel lo que quiere contar, dosificando la acción de manera que tras un pausado arranque la serie despega con la fuerza de un F-14 de la cubierta de un portaaviones y te engancha sin remisión.
Este primer volumen publicado por Norma incluye los números 1 a 10 de la edición original americana, donde acaba de aparecer el número 20, y está previsto que la serie se prolongue hasta su número 30, lo que supondría otros dos tomos similares al presente. Esperemos que los plazos se cumplan y podamos disfrutar en breve con la conclusión de este apasionante título que nos demuestra como pocos por qué Terry Moore puede ser considerado, con toda justicia, como uno de las grandes artistas y narradores del panorama actual del comic.

FICHA TÉCNICA:

Echo de Terry Moore Vol. 1
Norma Editorial
224 páginas en B/N
22,5x15 cm
PVP 16 €

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…