Ir al contenido principal

Ecos de Avilés

Mediado septiembre damos la bienvenida a un nuevo curso escolar y despedimos una nueva edición de las Jornadas del Comic de Avilés, la número XIV, si la memoria y las cuentas no me fallan. Esta claro que no se llega a semejante cifra si el certamen no tiene éxito y funciona como es debido, por lo que cabe suponer que una vez más se ha dejado el listón lo suficientemente alto como para que podamos decir eso de "Nos vemos el año que viene".
Modestamente, creo que corresponde a los organizadores valorar el resultado de las Jornadas (un servidor se lo ha pasado muy bien, pero eso es ya otra cuestión) por lo que no les voy a robar aquí protagonismo, tan sólo saludar a todos los compañeros (Rafa y José, Fran, Roberto el Gallego, Diego el Traductor, Pedro "Ozzie Osborne" Zazo y un largo etcétera que no detallo por no hacerme demasiado pesado). Gracias especiales a Abraham y Lalo por echarme un cable el miércoles, especialmente el primero que me acompañó toda la tarde y me ayudó a multiplicarme por dos. Sabes que tienes unas rondas de cerveza pagadas en Gijón cuando quieras :)
No quisiera terminar sin hacerme eco de una simpática iniciativa. Este año los responsables de la mítica Guía de las Jornadas de Avilés (el experto Cobo, aunando fuerzas con el entusiasta y perfeccionista Pedro) decidieron sacar adelante un Blog oficial de las mismas a través del cual se hacen eco de noticias, cotilleos y otros detalles relativos al certamen. Para los interesados, aquí les dejo un link directo al susodicho blog para que puedan hacer una idea de lo que fueron estas XIV Jornadas. Y al resto, un abrazo y nos vemos el próximo viernes tarde, as usual.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…