Ir al contenido principal

Los Muertos Vivientes

En un reciente Top Ten mencionaba Los Muertos Vivientes como uno de los comics más interesantes que recuerdo haber leído en los últimos años. Su autor, Robert Kirkman, ha querido crear (en comic) la película definitiva de zombis con la valiosa colaboración en el apartado gráfico de uno de mis artistas favoritos, el británico Charlie Adlard.
Al hablar de zombis el referente inevitable es la saga de los muertos vivientes del maestro George Romero, del que Kirkman se demuestra un aventajado alumno que ha sabido captar como pocos la esencia que se oculta en la antedicha serie: los zombis, la sangre, el gore, no son más que el medio para transmitir un mensaje más profundo e inquietante, ya sea la denuncia del racismo, una feroz crítica a la sociedad de consumo o, en resumen, el absurdo mismo de la vida y la condición humana.
Algo de todo eso hay en Los Muertos Vivientes, que narra de manera cruda y sin concesiones a lo políticamente correcto la odisea de un puñado de supervivientes en un mundo devastado e invadido por zombis. Al igual que ocurría en las películas de Romero, no sabemos por que los muertos se han levantado de sus tumbas y empezado a acosar a los vivos, y de hecho es irrelevante para la historia. Lo que a Kirkman le interesa realmente es mostrarnos como la gente corriente, las "buenas personas", llevadas a una situación límite, reaccionan con violencia y están dispuestos a hacer lo que sea (saquear, agredir e incluso matar a otras personas) con tal de sobrevivir o proteger a los suyos. Una premisa que lo entronca con los mejores representantes de la escuela catastrofista de la ciencia ficción de la década de los sesenta como John Wyndham (El día de los triffidos) o John Christopher (La muerte de la hierba). Para Kirkman los auténticos muertos vivientes no son los que se levantan de su tumba para comer macedonia de vísceras, sino los demás. Los que todavía están vivos pero se ven obligados a huir, encerrarse o matar a otras personas para ver un nuevo amanecer.
Volviendo al maestro Romero, hay una constante que se repite en la mayoría de sus filmes y que Kirkman, en cierto modo, ha incluido también en su trabajo: la auténtica amenaza no son los muertos vivientes sino los otros, los humanos. De hecho son las disensiones, peleas, enfrentamientos y comportamientos egoístas entre los supervivientes los que allanan el camino a los zombis y les ponen, nunca mejor dicho, la comida en el plato. Una idea perturbadora que comparten otros genios del terror como Tziano Sclavi (el creador de Dylan Dog) o el escritor Stephen King, que la aplicó a rajatabla en obras tan espeluznantes como La Niebla o Los Lagolieros. Y es que no importa lo aterrador que sea lo que acecha afuera, en la oscuridad. Nosotros somos la peor especie de monstruo posible: la que no lo parece.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…

Las aventuras de Han Solo

Harrison Ford está viviendo una madurez espléndida. Tras interpretar por cuarta vez a Indiana Jones en 2008 (1), hemos podido verle en títulos tan llamativos como Cowboys & Aliens (2011), El juego de Ender (2013) o Los Mercenarios 3 (2014). En el 2015 retomó su papel como Han Solo en el Ep. VII: El despertar de la Fuerza, en breve podremos verle de nuevo como el caza-replicantes Rick Deckard en Blade Runner 2049 (Dennis Villenueve, 2017) y es posible que vuelva a dar vida al veterano arqueólogo en un nuevo proyecto, aun por concretar, previsto para 2020.
A mayor abundamiento, [Spoiler] su "muerte" en el momento álgido del Ep. VII [/Spoiler] ha despertado el interés por Han Solo, un personaje que si bien forma parte importante de la cultura popular de las últimas décadas, rara vez ha tenido ocasión de brillar por separado, compartiendo la mayoría de sus aventuras junto a la princesa Leía, Luke Skywalker, Lando Calrissian y, cómo no, R2D2 y C3PO. Sin embargo, en algunas oca…