Ir al contenido principal

Timothy Zahn: Heredero del Imperio

Probablemente el nombre de Timothy Zahn sea prácticamente desconocido para cualquier persona ajena al universo de Star Wars, aunque en su país de origen sea un popular escritor de CF con más de treinta novelas en su haber, amén de numerosos relatos más o menos extensos. Pero las cosas son como son y en nuestro país Zahn es especialmente conocido por sus contribuciones a la saga de George Lucas, la cual contribuyó a revitalizar (con un notable éxito) a principios de los noventa.
Lo cierto es que a finales de la década anterior la franquicia galáctica de Lucas se hallaba de capa caida. Tras los fuegos artificiales del estreno de El retorno del Jedi (1983) la euforia de los aficionados se fue apagando a medida que se hizo evidente que Lucas tenía otros proyectos en cartera y que la nueva trilogía iba a tardar varios años (como poco) en llegar. La colección de comics de la editorial Marvel cerró en 1986 tras una andadura de 107 ejemplares, mientras que la editorial que tenía los derechos sobre las novelas de la saga, Ballantine Del Rey Books, dejó de publicar obras de ficción tras la novelización del Episodio VI, centrándose en enciclopedias y guias técnicas o visuales. Para 1988 tan sólo la casa de juegos de rol West End Games mantenía vivo el interés popular por las aventuras espaciales de Luke Skywalker y compañía. Tal vez por ello en Lucasfilms decidieron ponerse las pilas y relanzar la franquicia, sentando las bases de lo que posteriormente se conocería como su Universo Expandido. Así, a finales de los ochenta la editorial independiente Dark Horse se hace con los derechos para publicar más comics de la Guerra de las galaxias, empezando por la ya mítica miniserie Imperio Oscuro (pero eso, como se suele decir, es otra historia que contaremos en su debido momento), mientras que Bantam Books se encargará de publicar nuevas novelas y antologías ambientados en dicha saga. Y el escritor elegido para dar el pistoletazo de salida no es otro que el que ahora nos ocupa.
Aunque sus trabajos para el Universo Expandido de Lucas le han hecho muy popular, especialmente en su país de origen, Zahn no era un recién llegado al género ni un escritor novel, puesto que llevaba en activo desde principios de los ochenta. Su primera novela publicada, The Blackcollar, data de 1983, a la que seguirian otros títulos como Warhorse (1990), The Icarus Hunt (1999), o The Green and the Gray (2004), aunque es especialmente comocido por sus series de novelas (como la propia de Blackcollar, o Cobra, Conqueror, Dragonback o las aventuras de Frank Compton) o sus colaboraciones con franquicias literarias tales como Terminator o el Universo Expandido de Lucas. En general son novelas de ciencia ficción de aventuras escritas con un estilo simple y directo, de narrativa clara, sin alardes estilísticos o argumentales de tipo alguno, y un cierto espíritu clásico, que recuerda al de otros autores del género como Dan Abnett o el fallecido Brian Daley, con el que comparte más de una similitud.
Volviendo a la Guerra de las Galaxias, sobre Zahn recayó la responsabilidad de escribir una nueva trilogía que continuase los eventos de El retorno del Jedi y ampliase las dimensiones (apenas exploradas) del universo de ficción de George Lucas, tareas ellas a las que el escritor se aplicó con notablé éxito. Así, en los eventos de Heredero del Imperio (1991), El resurgir de la Fuerza Oscura (1992) y La Última Orden (1993) Zahn nos traslada cinco años después de la muerte del Emperador y la batalla de Endor. La Alianza Rebelde se ha transformado en la Nueva República. El Imperio aun existe y se mantiene en lucha, pero muy mermado en poder y reducido a una ínfima parte de su extensión original. Han y Leia se han casado y son padres de gemelos Jedi, mientras que Luke Skywalker intenta explorar sus poderes y reconstruir la antigua orden de los Caballeros Jedi. Sin embargo, una siniestra amenaza esta a punto de poner a prueba la fortaleza de la Nueva República: Thrawn, el último de los Grandes Almirantes del Imperio, ha regresado de su exilio en las Regiones Desconocidas y se dispone a liderar el contraataque Imperial contra la Alianza.
Hay quien acusa (y en parte es cierto) a Zahn de ser un escritor muy cerebral, que mueve a sus personajes como peones en un tablero de ajedrez, pero sin apenas concesiones al sentimentalismo o al sentido del humor. Algo de ello hay, pero no menos cierto es que sabe construir personajes y manejar numerosas tramas simultaneas con envidiable soltura, haciendo que todas confluyan armoniosamente hacia el climax final que supone La Última Orden. Por otro lado Zahn amplia considerablemente el reparto de la saga con la incorporación de caracteres tan interesantes como Mara Jade, Talon Karrde, el capitán Pellaeon, el Gran Almirante Thrawn o el Jedi Oscuro Joruus C'baoth, al tiempo que amplia y dota de personalidad a otros que eran meros conceptos, como Wedge Antilles, Borsk Fel'ya o Mon Mothma. También añade nuevos conceptos, como los guerreros Noghri, los cilindros de clonación Spaarti o los Ysalamiri, que otros autores posteriores han desarrollado con mayor o menor fortuna.
Por otro lado, Zahn no sólo exploró el futuro del universo de Lucas, sino también fue uno de los primeros autores en investigar su pasado, especulando acerca de las Guerras Clon, los años oscuros de Palpatine, o añadiendo acontecimientos pretéritos como el Proyecto Outbound, una expedición de Caballeros Jedi cuyo fin era explorar las Regiones Inexploradas que bordeaban la Antigua República.
El éxito de la trilogía de la Nueva República supuso un importante espaldarazo para la propia carrera del autor, que ha mantenido a lo largo de los años su colaboración con el Universo Expandido de Lucas a través de relatos cortos para diversas revistas o antologías de relatos (como p. ej. Tales of the Mos Eisley Cantine - 1995 - y posteriores), o con nuevas novelas de la saga. En 1997 Zahn recuperó a su personaje fetiche en la duología The Hand of Thrawn, compuesta por Specter of the Past (1997) y Vision of the Future (1998), donde explora en profundidad el caracter del Gran Almirante y su raza, los misteriosos Chiss. A estas seguirían Survivor's Quest (2004) que en ciertos aspectos es un epílogo de las anteriores; Outbound Flight (2005), donde narra los acontecimientos del proyecto de exploración en el que perdieron la vida el Maestro C'Baoth y otros Caballeros Jedi; y más recientemente Allegiance (2007), la cual continua los eventos del Episodio IV.
No es exagerado afirmar, pues, que junto con Michael Stackpole y Kevin J. Anderson, Zahn se ha convertido en uno de los puntales del relanzamiento de la franquicia, añadiendo nuevos aspectos y personajes que han enriquecido aun más el universo de ficción de Lucas, y han servido de inspiración para otros escritores y guionistas posteriores que han desarrollado dichos conceptos con mayor o menor fortuna. Por desgracia, hace tiempo que en España se han dejado de publicar nuevos títulos de La Guerra de las Galaxias, y hace muchos años que perdimos el ritmo de las ediciones norteamericanas. Llevamos un considerable desfaso, que no tiene visos de solucionarse nunca, por lo que todas estas novelas y más que no hemos comentado permanecerán inéditas para todos aquellos que no se decidan a comprarlas a través de Amazon y a leerlas en Inglés con el Collins a mano. Una auténtica pena, pero así es como están las cosas, y dado que no van a cambiar a mejor, es mejor ir mentalizándose.

Comentarios

Nino Ortea ha dicho que…
Hola, alejandro:
Ojalá el tiempo por vivir te traiga experiencias maravillosas.
Saludos a Marta

Salud y suerte
Alejandro Caveda ha dicho que…
Nino:
Lo mismo le digo, maese. Y déjese ver más a menudo, que se nos prodiga muy poco.
Un abrazo y hasta pronto ;)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…