Ir al contenido principal

Homenaje a Mariano Ozores

Hace poco he tenido la agradable sorpresa de ver a Mariano Ozores como invitado en un sketch homenaje del genial programa de humor Camera Café. Aunque en estos tiempos de humor “inteligente” y políticamente correcto el estilo y el humor de este gran artista puedan parecernos desfasados, lo cierto es que Ozores es un clásico indiscutible del cine nacional que supo retratar como nadie la sociedad española (y a los españolitos de turno) entre los años sesenta y mediados de los ochenta, y que en cierto modo ha influido en una legión de cómicos y cineastas posteriores que le imitan con descaro y no poca aceptación popular.
Ozores nació en el Madrid de 1926, en el seno de una familía de artistas. Sus hermanos Antonio y José Luís fueron célebres actores, y sus padres estaban vinculados al mundo del teatro, donde el propio Mariano dió sus primeros pasos a finales de los años 40. Más tarde, escribió varios textos humorísticos y chistes gráficos para la revista de humor La Codorniz.
Sus comienzos en el cine tuvieron lugar con la escritura del guión, junto a su hermano Antonio, de la película ¡Ché, qué loco! (1952), de Ramón Torrado.
Hasta finales de los años 50 colaboró con Benito Perojo y empezó a trabajar en TVE dirigiendo algunos programas cuando comenzaron sus emisiones en 1956.
En 1959 escribió y dirigió su primer largometraje, la comedia Las dos y media y… veneno, género este que sería habitual en su trayectoria cinematográfica. En 1964 dirigió los documentales Historias de la fiesta (1964), sobre el mundo taurino, y el de temática histórica, Morir en España (1964), el cual fue galardonado por el Sindicato Nacional del Espectáculo. En 1965 sus dos hermanos y su madre actuaron en su filme Suspendido en sinvergüenza.
Durante los siguientes diez años continuó dirigiendo comedias, algunas de ellas protagonizadas por Lina Morgan o Alfredo Landa, actor que dio origen al fenómeno conocido popularmente como “landismo”.
Con la llegada de la Transición y, por consiguiente, del cine de destape, Mariano Ozores comenzó a dirigir películas de este tipo, como es el caso de Cuentos de las sábanas blancas, Ellas los prefieren… locas, Celedonio y yo somos así y El apolítico (todas ellas de 1977), mayormente para Ízaro Films, la productora de José Frade.
Al año siguiente estrenó la comedia musical Donde hay patrón… (1978), protagonizada por Manolo Escobar, para a continuación dirigir al tándem formado por Fernando Esteso y Andrés Pajares en Los energéticos (1978), la primera de casi una veintena de películas pertenecientes al cine de destape que fueron grandes éxitos comerciales. Las siguientes, protagonizadas por este dúo o, por lo menos, por alguno de ellos dos, y al que se unió su hermano Antonio en la mayoría de los filmes, son: Los bingueros (1979), El erótico enmascarado (1980), Yo hice a Roque III (1980), El liguero mágico (1980), El soplagaitas (1980), Queremos un hijo tuyo (1981), Los liantes (1981), ¡Qué gozada de divorcio! (1981), Brujas mágicas (1981), Padre no hay más que dos (1982), El hijo del cura (1982), Cristóbal Colón, de oficio descubridor (1982), El currante (1983), Agítese antes de usarla (1983), La Lola nos lleva al huerto (1984), El cura ya tiene hijo (1984), ¡Qué tía la C.I.A.! (1985), El recomendado (1985), y Cuatro mujeres y un lío (1985).
Otros títulos que estrenó por aquellos años son Unos granujas decentes (1980), El primer divorcio (1981, donde actúa el director Manuel Summers); Es peligroso casarse a los 60 (1981), Un Rolls para Hipólito (1982), ¡Qué vienen los socialistas! (1982), Los autonómicos (1982), La loca historia de los tres mosqueteros (1983), El pan debajo del brazo (1984), Al este del oeste (1984) y El rollo de septiembre (1985). En su mayoría se trataba de productos de bajo coste, relacionados con temas de actualidad candente, y en los que Ozores desempañaba diversas labores de producción (guionista, director, etc.) además de intervenir como actor de reparto.
Hacia mediados de los 80, el cine de destape deja de ser un filón comercial, por lo que Ozores regresa a la comedia previa a este tipo de películas. Por entonces siguió dirigiendo a su hermano Antonio en Reír más es imposible (1986), Los presuntos (1986), ¡No, hija, no! (1987), Esto sí se hace (1987), Esto es un atraco (1987), Ya no va más (1988), Hacienda somos casi todos (1988), Los obsesos (1988), El equipo Aagghh (1989) y Disparate nacional (1990). Durante la segunda mitad de los ochenta se hizo también popular por sus apariciones televisivas como cómico invitado en el célebre programa Un, dos, tres, durante la etapa de Mayra Gómez Kemp, gracias a sus monólogos sin sentido y latiguillos recurrentes como: “No, hija, no” o “Eso no se hace”.
Con el cambio de década su popularidad decreció y sus proyectos cinematográficos se fueron espaciando. Sus últimos trabajos para la gran pantalla fueron Pareja enloquecida busca madre de alquiler (1990), Jet Marbella Set (1991), y Pelotazo nacional (1993), en la que actuó Oscar Ladoire. En 1992 realizó para televisión la serie Taller mecánico a la que siguió, dos años después, El sexólogo (1994), que tuvo una mala acogida por parte del público y fue acusada de machista, misógina y dar una imagen degradante de la mujer, por lo que fue retirada de emisión. A partir de ahí, sus apariciones en la pequeña y gran pantalla se han ido espaciando hasta limitarse a ocasiones puntuales como el aludido sketch de Camera Café que rescata del olvido a este gran cómico, artista y cineasta que durante tantos años nos hizo reir a costa de reirnos de nosotros mismos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No me lo puedo creer... El gran Ozores... Que grande, uno de los más grandes de España, peacho artista que se sale... A ver para cuando un Qué fue de Esteso y Pajares, que últimamente parece que andan de capa caida. Saludos y ¡NO, HIJA, NO! ¡ESO NO SE HACE!, ja, ja
Anónimo ha dicho que…
indudablemente Mariano Ozores es uno de los grandes olvidados de la industria española del entretenimiento. D. Alejandro ha sido muy valiente reivindicando su figura y espero que detrás de este post vengan otros dedicados a los mas grandes (Pajares, Esteso y cía).

El gran Fernando Esteso está preparando su regreso triunfal al teatro. El año que viene estará de gira por toda España con una obra dirigida por Guillermo Montesinos. Actualmente están ensayando la obra en Aguilas (Murcia). Saludos, jose manuel.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Pues nada, aprovecho para contestaros a los dos a la vez, ya que ambos vais en una linea parecida... Gracias por vuestros ánimos, y en breve espero colgar nuevas sorpresas bajo la etiqueta Spanish Bizarro, estad atentos. Salu2 y un abrazo a tod@s.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…