Ir al contenido principal

Quedan tan solo 4 días...

Para que podamos ver a Cate Blanchett así de hérmosa:
Y es que así deberían ser todos los espias comunistas, rediez, y no como Rosa Klebb o Craneo Rojo (el de los 50, no el nazi). Con agentes enemigos así, yo me dejaba examinar a fondo...
El estreno, ya esta semana... El viernes espero estar ahí y si es posible el domingo ir colgando algún comentario en este blog... Veremos si la película está a la altura de nuestras espectativas.
Saludos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Lo que también podremos comprobar es si ese gran actor que es Harrison Ford es capaz de añadir más matices a su ya amplia galería expresiva; hasta ahora en su carrera de 30 años y montones de peliculas ha solventado todos sus papeles utilizande DOS expresiones: "Sorprendido" y "Sorprendido desorientado". Si en esta peli es capaz de innovar y hacer un, no se... por decir algo, un "sorprendido anonadado" o un "sorprendido pero me da lo mismo", puede llegar a tan altas cotas como actor... uuuf, no quiero ni pensarlo que me da vertigo!
Que lo pase usted bien en el estreno Lord Caveda, y ya me contará... yo es que no puedo ir porque estoy sorprendido y desorientado.

G M F
Alejandro Caveda ha dicho que…
Ja, ja, no sé que decirte... teniendo a Cate Blanchett en pantalla, y andar fijándote en las caras de Harrison Ford... Picarón... Si va a ser como el chiste, que tu no vienes al bosque por la caza, ja, ja.
Bromas aparte, espero colgar en breve una reseña sobre la película, así que estate atento. Nos vemos por el Aires, as usual. Un abrazo, piratón ;o)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…