Ironman: La Edad Dorada

Aun a riesgo de molestar a sus más acérrimos seguidores, el Hombre de Hierro ha sido históricamente un personaje irregular cuyo éxito de crítica y/o ventas depende mucho del támden creativo responsable de sus aventuras. En la memoria de todos los aficionados está la mítica etapa de Michelinie / Romita Jr. / Layton; o la posterior de Byrne / Romita Jr. / Ryan; o la más reciente de Busiek / Stern / Chen, sólo por citar algunas de las más destacadas (de las malas no merece la pena ni hablar).
Lo cierto es que en Marvel parecen haber decidido que este es un buen momento para relanzar al personaje, ahora que el otro emblema de la Casa de las Ideas que es el Capitán América ha muerto, y ya está en nuestros cines la película dedicada al Hombre de Hierro. De hecho, Tony Stark atraviesa uno de los momentos más dulces de su existencia: su bando pro-registro ha sido el vencedor de la Guerra Civil que ha sacudido el Universo Marvel; es uno de los miembros fundadores de los Iluminati; el nuevo director de SHIELD; el inspirador de la Iniciativa; el líder de la nueva formación de los Poderosos Vengadores; y por último, pero no menos importante, uno de los protagonistas de referencia de sagas como World War Hulk o Invasión Secreta.
Cabe señalar que no todos los lectores se han mostrado satisfechos con este cambio, y hay a quienes les disgusta el tufillo fascista que alienta en el nuevo Tony Stark, pero no menos cierto es que el personaje atraviesa por uno de sus periodos de mayor interés, interés que cabe suponer, se vea reforzado por el estreno de la ya aludida película.
Respecto al filme en si, los guionistas han optado por actualizar el origen del personaje siguiendo la estela de Warren Ellis en su miniserie Extremis, trasladando los eventos que causaron la transformación de Tony Stark en Ironman desde el Vietnam de los años 60 al Afganistan de la actualidad, pero esa son todas las licencias que los autores se han permitido, por que a partir de ahí los acontecimientos siguen bastante de cerca la versión clásica del personaje. Así, nos encontramos con secundarios habituales como Yinsen, Happy Hogan; Pepper Potts o Jim Rhodes; mientras que el rol de villano en esta primera entrega recae en un casi irreconocible Jeff Bridges en su papel de Obediah Stane / Iron Monger, y no en el Mandarín, como se especulaba en algunos foros de Internet, aunque sí aparece una organización terrorista conocida como los 10 Anillos. La relación que esta pueda tener con el archienemigo de Ironman es algo que Marvel y Jon Favreau se proponen explorar en próximas entregas del personaje, caso de que esta primera película funcione bien en taquilla, algo que de momento parece se está consiguiendo.
Destacar que aunque el filme es largo – casi dos horas – no resulta lento ni aburrido, ya que los autores saben imprimirle un ritmo continuo desde el primer plano sin estresar al respetable gracias a una acertada combinación de humor, acción, diálogos inteligentes y soberbias interpretaciones, entre las que destacan el ya mencionado Bridges y Robert Downey Jr., que da vida como nadie al millonario cachondo reconvertido en superhéroe concienciado que idearon Lee y Kirby.
Si acaso, hay quien puede objetar que el desarrollo de los personajes pesa más en la balanza que las escenas de acción, a lo que el director replica que este Ironman es la primera entrega de una trilogía fílmica basada en el personaje Marvel, y que las próximas películas serán bastante más movidas que la primera, que no deja de ser una carta de presentación.
Hasta que llegue a nuestras pantallas este futuro Ironman 2 podemos ir distrayendo la espera con las diversas colecciones y especiales que Panini Comics tiene pensado dedicarle al personaje. Eso sí, una advertencia para todos los frikis que vayan a ver la película: no abandonen la sala hasta que finalicen los títulos de crédito, para no perderos el debut de Samuel L. Jackson como... Nick Furia, director de Escudo (Si, si, lo habéis leído bien).
Eso es todo de momento. La próxima entrega de L´Cran Fantastique estará dedicada a la nueva película de los hermanos Wachowski: Speed Racer (GO, SPEED RACER, GO!). Dios, que buenos tiempos corren para el friquismo... Nos leemos. Un abrazo.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Estimado Sr. Caveda:

Como siempre lleva más razón que un santo, la película es muy entretenida y la elección de Robert Downey Jr. ha sido un gran cierto. Soplan buenos vientos para los frikies. Saludos, jose manuel.
Alejandro Caveda ha dicho que…
La verdad es que al principio era un poco escéptico, después de haber barajado nombres como Timothy Dalton, o Tom Cruise, pero lo cierto es que Robert lo ha clavado, es Tony Stark desde los pies hasta la perilla. Espero que este papel le sirva para relanzar su carrera, que últimamente parecía un poco atascada. Salu2