Ir al contenido principal

El punto de vista del observador 6


Ahora que este blog va camino de los dos años de vida y las 200 entradas escritas y publicadas, parece un buen momento para detenerse a hacer balance de lo que han supuesto estos casi 24 meses. Casualmente, el pasado miércoles día 23 el escritor José Ángel Jarne visitó mi centro de trabajo para presentar su último libro (Los Límites) y de paso darles a los alumnos una amena charla sobre el oficio de escritor. Y no deja de ser curioso, pero una de las cosas que el Sr. Jarne aconsejó a quienes quisiesen escribir era, precisamente, que practicasen creando y manteniendo un blog.
Y digo que no deja de ser curioso por que ese fue, en parte, mi propio caso; por aquel entonces (verano del 2006), muchas de las revistas en las que colaboraba habitualmente habían desaparecido o iban de camino, y un servidor pensaba que aun tenía mucho que contar: ya fuesen artículos, reseñas o simplemente anécdotas personales. Pero el caso es que me resistía a dejar de escribir, y tampoco me apetecía hacerlo para mí sólo.
En realidad, tampoco esperaba que este blog tuviese especial repercusión, de hecho, salvo excepciones honrosas, la mayor parte de la gente que se deja caer por aquí o escribe comentarios son los mismos colegas con los que me reuno para tomar algo los viernes por la tarde u otro día cualquiera. El zoco no es como el Crisei de Rafa Marín, que un buen día escribe en él “Recibo correo spam, luego existo” y acto seguido tiene 400 comentarios analizando la frase; o como la bitácora de Jorge Iván que tiene un foro de no menos de 50 habituales (entre los cuales me reconozco incluido) que siguen de cerca sus noticias editoriales o los bocetos que gentilmente comparte con nosotros. El zoco fue, y sigue siendo, más modesto, pese a lo cual ha alcanzado una repercusión con la que yo ni siquiera soñaba cuando lo puse en marcha coincidiendo con la Semana Negra del verano del 2006.
Por ejemplo, los responsables del célebre Sitio de Ciencia Ficción han confiado en este su humilde servidor en varias ocasiones para reproducir varias de las entradas del zoco en secciones como Firmas o Artículos, e incluso han tenido el detalle de invitarme a colaborar en el homenaje al X aniversario del Sitio con un texto original, escrito expresamente para la ocasión y que, por tanto, los habituales del zoco no han podido leer aquí (aunque a continuación reproduzco el enlace correspondiente para quienes tengan interés en él). Me gustaría agradecer así no sólo a los responsables del Sitio por su confianza, sino a todos los visitantes que dedicaron quince valiosos minutos de su vida en leer y comentar mis modestas aportaciones. A unos y otros, muchas gracias, de todo corazón.
Ocasionalmente, algunos de mis comentarios en el zoco han alcanzado una cierta repercusión en Internet, como es el caso de “Los héroes olvidados de la ciencia ficción” que, además de en el Sitio, ha aparecido en la sección de Artículos de la página web de la editorial Silente (vease aquí); o “Ediciones especiales: el corte de mangas del director”, que Alinorak colgó gentilmente en Estación de Nieblas. Pero uno de los que más me ha sorprendido y, por qué no, reconfortado, ha sido Recuérdame al morir y otras historias de Silver Kane, uno de mis favoritos y que ha sido seleccionado por el blog de prensa dedicado a este escritor (quien sienta curiosidad, puede repasarlo también aquí).
Por supuesto, sacar adelante el blog no significa que haya dejado de escribir en otros medios, en concreto, para la Semana Negra y las Jornadas del Comic de Avilés, trabajos de los que también me siento muy orgulloso, pero como se suele decir, eso es otra historia, que ya os contaré en su momento. Entretanto saludos, un fuerte abrazo a todos y muchas gracias por estar ahí. Nos leemos en breve con las críticas / reseñas de Ironman y Valentina. Entretanto, Beam me up, Scotty!

Comentarios

Iván Olmedo ha dicho que…
Hey... aunque me gustaría que actualizases más a menudo, no puedo dejar pasar la oportunidad de manifestarte que siempre es un placer leer tus textos, sea donde sea, porque sabes de lo que hablas y aciertas con las palabras justas. Que no es poco, vamos, en estos tiempos que corren.
Un saludo...
eduardo ocaña ha dicho que…
enhorabuena por la trayectoria. por aquí seguiremos!

un saludo!
Alejandro Caveda ha dicho que…
Iván: Lo mismo digo, y muchas gracias por tus amables palabras. Intentaré llevar esto más al día, aunque cada vez es más complicado (se me multipican y acumulan otro tipo de tareas, que se le va a hacer) no me olvido del zoco ni, por supuesto, del Blogdemlo ni del Zocofán. Un abrazo.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Eduardo: Muchas gracias ya sabes que siempre es una alegría leerte por aquí, a ver si coincidimos de nuevo esta Semana Negra y podemos escaparnos a tomar unas cervezas. Un abrazo.
mas ha dicho que…
bueno compañero no hay que perder viejas tradiciones como la de escribir. Se agradece mucho todo lo que escribes por que para mi personalmente son todo noticias nuevas y hay que agradecerte el tiempo que pasa buscando y escribiendo la informacion

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…