Ir al contenido principal

Pet Sounds

En diciembre de 1965 un mucho más joven Brian Wilson escuchó el álbum Rubber Soul de los Beatles y decidió que él quería ser capaz de hacer algo parecido sino mejor, por lo que se encerró en su estudio a componer un puñado de canciones que tiempo después cristalizaron en Pet Sounds (1966), uno de los mejores álbumes de toda la historia de la música y sin duda el mejor de la banda, los Beach Boys.
Hasta entonces el grupo había destacado como uno de los mejores representantes del sonido californiano de lo sesenta por sus melodías comerciales y pegadizas, mezcla de surf y rock & roll, en las que hacían gala de su gran armonía vocal, como es el caso de Surfin' USA o Barbara Ann. Sin embargo, con Pet Sounds, su líder y compositor, Brian Wilson se embarcó en una apuesta muy personal y arriesgada que le indispuso con el resto del grupo y su casa de Discos, Capitol, que estuvo a punto de no sacar el álbum al mercado, no sin motivos. Pet Sounds era una obra intimista y experimental que rompía con la trayectoría anterior del grupo y aunque en su momento fue recibido con cierta frialdad y no tuvo el éxito comercial ni de crítica esperado, Wilson sentía que había producido el mejor trabajo de su carrera. El tiempo le ha dado la razón. Con los años Pet Sounds se ha convertido en eso vulgarmente llamado una obra de culto, reivindicada por una legión de artistas y admiradores. Los Beatles se inspiraron en él para componer su Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club y el mismo Paul McCartney calificó el trabajo de Wilson como "El mejor disco vocal jamás grabado". Su influencia se ha extendido en el tiempo hasta grupos aparentemente tan dispares como R.E.M. (en At My Most Beatiful).
Pet Sounds habría de ser seguido por otro album - Smile - aun más experimental y alucinógeno que el anterior. Sin embargo, las malas relaciones con el resto del grupo y la productora ralentizaron el proceso de producción, y tras el abandono de Brian el proyecto quedó aparcado sine die aunque algunas canciones fueron aprovechadas para álbumes posteriores del grupo como Good Vibrations, Heroes and Villains y Surf's Up.
Smile vio la luz finalmente el 28 de septiembre de 2004, interpretado por Brian en solitario, sin el resto del grupo, con la ayuda de músicos profesionales como el guitarrista Jeff Foskett y varios miembros de The Wondermints, Gracias a ello hemos podido oír por fin el álbum original tal y como lo concibió su creador, una de las obras cumbres de la música contemporánea, tan adelantado a su tiempo que sólo hoy en día comienza a reconocerse y valorarse como tal. Como complemento ideal a ese lanzamiento, a finales de 2006 se reeditó Pet Sounds en una nueva versión remasterizada con nuevos extras y bonus traks, acompañado de un álbum-tributo en el que algunos de los mejores grupos del circuito musical independiente USA versionan y homenajean a partes iguales clásicos del calibre de Wouldn't It Be Nice, That's Not Me, God Only Knows o Caroline No. Nunca es tarde si la ocasión lo merece y puede que este sea un buen momento para descubrir (o redescubrir) a uno de los grandes genios olvidados de la música contemporánea y sus dos obras maestras como son este Smile y, sobre todo y siempre, Pet Sounds.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Qué casualidad. Esta misma semana me he comprado este cedé (con deuvedé añadido) porque siempre había oído que era uno de los mejores discos de rock de todos los tiempos. Y la verdad es que su escucha se hace difícil. Se trata de un disco para determinados momentos muy concretos y fuera de ellos es una auténtica "turra". Si queréis pillaros algo de "midprice" que os emocione haceros con el "Curtis" de Curtis Mayfield. Salutaciones.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Escuchar un CD entero de cualquier grupo o músico es un gran sacrificio hasta para los fans más apasionados. Lo mejor, salvo que se trate de un Grandes Éxitos es escucharlo en pequeñas dosis. Y sí, siempre es un placer escuchar al gran Curtis "Superfly" Mayfield y a otros tantos de su quinta. Salu2
Jorge Iván Argiz ha dicho que…
¡Sin duda el mejor disco de la historia de la música! No sabia yo que tu gusto fuera tan bueno....
Alejandro Caveda ha dicho que…
Gracias por el favor que me hace, Sr. Argiz, aunque ya se sabe que en gustos musicales no hay nada escrito siempre he sentido una cierta debilidad por esta banda californiana, y no se me ha curado con el tiempo, así que supongo sera en firme ya. Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…