Ir al contenido principal

Samuel R. Delany y la caida de las torres

Delany junto a Alejandro Caveda y el escritor mejicano Bef
 Dado que en las últimas entradas el zoco se había vuelto más visual que literario, aprovecho la sugerencia de Jorge Iván y GMF de dedicarle una entrada a Samuel R. Delany, uno de mis escritores favoritos de juventud al que reconozco he perdido la pista en los últimos años, así que este pequeño repaso a su vida y obra me servirá asimismo para ponerme al día con su trabajo.
Delany es un escritor afro americano de ciencia ficción (aunque también ha publicado otras obras fuera del género) nacido en Harlem (Nueva York, EEUU) en 1942. Su entorno familiar puede considerarse cuanto menos curioso, ya que mientras que su madre era bibliotecaria, su padre regentaba una funeraria. Durante su juventud como estudiante conoció a la poetisa Marilyn Hacker con la que se casaría en 1961. Delany empezó a escribir muy joven: con apenas 20 años publicó su primera novela, Las joyas de Aptor (1962) a la que seguirían otros títulos clásicos como La balada de Beta-2 (1965), Babel 17 (1966), La intersección Einstein (1967) y Nova (1968). En general, estas obras de juventud son novelas de aventuras escritas con un estilo experimental más propio de la New Wave y en las que ya se perciben algunos de los puntos fuertes del autor: su imaginación desbordante, talento narrativo, diálogos contundentes y personajes hábilmente retratados. Destaca en especial Nova, que homenajea sin tapujos el estilo grandioso y espectacular del escritor de CF de aventuras A.E. Van Vogt.
Paralelamente Delany escribió una de sus series más famosas, la saga de la Caida de las Torres, formada por Cautivos de la llama (1963), Las torres de Toron (1964) y La ciudad del millar de soles (1965), donde la ciencia ficción se mezcla con el fantasy y se pueden encontrar homenajes más o menos explícitos a autores como Burroughs (Edgar Rice, no William) o Tolkien.
En 1974 aparece la que tal vez sea su obra más conocida, sino la mejor: Dhalgren, una curiosa novela que narra el viaje de sus protagonistas hacia la fantástica ciudad de Bellona, para casi a continuación pasar a volcarse en su otra gran saga (Caída de las Torres aparte): Neveryon, de la que han aparecido cuatro títulos hasta la fecha: Tales of Neveryon (1975), Flight from Neveryon (1978), Neveryona: or the tale of signs and cities (1983) y The bridge of lost desire (1987).
En la década de los 80 su estilo se vuelve más experimental y oscuro, carácter este que se deja notar incluso en los títulos de sus novelas, algo que ya se intuía en Dhalgren y Tritón (1976) pero que se hace más evidente en Stars in my pocket like grains of sand (1984) o En Cyron vuelan (1992). En estas obras de madurez el espíritu aventurero de su primera etapa deja paso a una profunda reflexión sobre temas tan complejos como el lenguaje, la memoria o el sexo y sus tabues.

Recientemente ha vuelto al género con Dark reflections tras un largo paréntesis (desde 1994, cuando públicó The mad man) en el que se ha volcado en otros temas ajenos a la ciencia ficción escribiendo ensayos sobre literatura o libros autobiográficos basados en su experiencia personal como escritor negro y homosexual, como su autobiografía The Motion of Light in Water (1988).
Asimismo, ha colaborado en numerosas antologías de ciencia ficción y desde julio de 2002 es miembro del Science Fiction Hall of Fame.
En la actualidad Delany goza de una más que merecida fama como uno de los autores más importantes de ciencia ficción de las últimas décadas, auténtico renovador de género y pionero a la hora de derribar tabues y fronteras pavimentando así el camino para una nueva generación de autores que se proclaman sin tapujos deudos y admiradores de su obra.
En un terreno más personal, aunque todas sus novelas me han gustado por igual, reconozco que me siento más atraído por el primer Delany, el autor de Las joyas de Aptor, Nova o la Caida de las Torres, que por otras de sus obras más recientes, igualmente fascinantes pero demasiado complejas para mi gusto. Con todo, no es ese un defecto que pueda achacársele al autor sino a mi mismo, por lo que soy sincero al recomendarles su obra, con la seguridad de que una o más de sus novelas serán de su agrado. Un saludo cordial y hasta la próxima ocasión, de la mano de Christopher Paolini y Eragon.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola Alejandro, un gran post como ya es marca de la casa. El ultimo libro de Delany del que yo tenia noticia que se habia publicado en España era el la edición de Valdemar de las Joyas de Aptor ¿Podrias indicarme si hay ediciones mas recientes de la obra de Delany? Saludos, jose manuel.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Si, hace poco Plaza & Janés publicó "En Cyron vuelan" con en nº 5 de su colección de CF Mundos Imaginarios el cual de hecho he visto hace poco de saldo en Alcampo y otros tugurios similares por 2 euros. Salu2 cordiales ;o)
Anónimo ha dicho que…
Hola Alejandro,

Tengo que reconocer que no conozco la obra de Delany a partir de los 70, por lo que se agradece más tu post. De lo que conozco, la trilogía de las torres y Babel17 me fascinaron... pero si me pongo a explicar de que iban apenas puedo evocar un par de recuerdos, más de sensaciones que de otra cosa. Desde luego es un clásico, pero demasiado oscuro para mi gusto. Claro que tras leer tu texto me apetece explorar más su obra...

G M F
Alejandro Caveda ha dicho que…
Me alegro de haber contribuido a despertarte el gusanillo. Yo también tengo un recuerdo nebuloso aunque agradable de las Torres, que lei en aquella edición clásica de Adiax que circuló por España en los años 70 y que adquirí, si mal no recuerdo, en Paradiso. Que tiempos aquellos...
Jorge Iván Argiz ha dicho que…
Reconozco que no he leído mucho de DELANY hasta la fecha, de ahí que insistiese en que me informases conun post pues, si lo vamos a conocer pronto en persona, mejor estar preparados ¿no? (uy, creo que se me ha escapado algo, jeje)
Alejandro Caveda ha dicho que…
Genial, buscaré mis viejos libros por ahí a ver si consigo que me firme alguno :o)
La Mascarada ha dicho que…
Acabo de terminar "Nova". Me supongo que no es demasiado reciente, pero me gustó mucho y comencé a buscar información sobre el autor...(Y a hacer mi primer fanfic de ese libro XD). Hace algún tiempo creo haber visto "En Cyron vuelan" pero en ese momento no me interesaba la ciencia ficción, o al menos, recién incursionaba en ella. Lo dejé pasar y ahora me arrepiento. Fue un placer leer tan buen artículo en español sobre el autor. Gracias ;)

PD: Ignoraba que era homosexual. T-T Ahora mi idea sobre el RatónXKatin cobró fuerza. Demasiada...XD
Alejandro Caveda ha dicho que…
Pues si, aunque no sé hasta que punto su orientación sexual haya influido en su trabajo... En todo caso, te adelanto una buena noticia: parece ser que Delany asistirá a la próxima Semana Negra de Gijón, donde tendremos ocasión de hacerle en vivo esta y otras muchas preguntas :o)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…