Ir al contenido principal

Carta abierta a Planeta Comics

Estimados amigos:

Os escribo las siguientes líneas desde el profundo afecto que siento por vosotros y el respeto que merecéis tras tantos años de trabajo bien hecho. Soy un cliente de la casa desde los lejanos años 80, cuando recogisteis el testigo de la nefasta editorial Bruguera para editar el material de Marvel Comics en nuestro país.

Reconozco que por aquel entonces no las tenia todas conmigo. Conocía vuestra fama como editores de libros, pero también la tenía Bruguera y todos sabemos lo que pasó. Aquellos primeros comics, además, no presagiaban el nivel de calidad que se alcanzó después. Recuerdo que empezasteis repitiendo material ya publicado (a veces incluso por Vértice) y que me resultaba especialmente molesta esa manía de aprovechar la contraportada como última página del comic. Tampoco me convencían todo aquel juego de los pseudónimos y las peleas – fingidas o no – entre los distintos correeros (que sí Átomos lo esto, que sí Loki lo otro, que sí el profesor Osuya es bobo, etc.). Me parecía y me parece infantil, no contribuía a dignificar el medio y por el contrario reforzaba esa idea popular de que los comics son cosa de crios y/o de retrasados mentales.

Pero todo ello fueron obstáculos que se superaron con el tiempo. A nadie se le oculta todo lo que Planeta/Forum (y Zinco, pero eso es otra historia que discutiremos en su momento) ha hecho por la extensión y consolidación del medio en nuestro país. Durante más de 20 años se ha publicado el material de Marvel Comics en España, mejor o peor, eso es muy personal y discutible, pero se ha publicado de todo y lo que es más importante, de forma ininterrumpida. Planeta nos descubrió además obras maestras de otras editoriales como Eclipse, Malibú, Image o Dark Horse; editó títulos imprescindibles como el Miracleman, el Maus o el From Hell; e hizo todo lo posible por rescatar lo mejor del legado clásico de Marvel y Vértice a través de Bibliotecas Marvel, Excelsior y similares. Pero lo más atractivo, desde mi punto de vista, era esa permanente comunicación con el lector a través de correos, artículos, secciones de compro-cambio-vendo, líneas directas, encuestas, páginas web y demás canales que te mantenían informado a la vez que te transmitían la idea de que tu opinión era importante y era tenida en cuenta y valorada por la editorial.

Por todo ello reconozco que para mí fue un auténtico palo cuando los macarroni llegaron atraídos por el olor de la pasta fresca (la del banco, no la otra) y rescataron los derechos para publicar el material de Marvel en nuestro país, pena que se trocó en alegría cuando a su vez les arrebatasteis el material de DC a los sacamantecas de Norma. Salvo por la breve etapa de Zinco, los comics de esta casa nunca han tenido una edición digna de tal nombre en castellano y me parecía que gente con vuestra capacidad y experiencia podía obrar el milagro y convertirlos en una alternativa sólida a Panini / Marvel.

Y sin embargo os veo, como decirlo, perdidos. Como si en vez de ser una editorial con más de un cuarto de siglo de experiencia a sus espaldas fueseis un sello de principiantes que de repente se hacen con una sabrosa exclusiva y no supiesen por donde ni como empezar. Va ya para más de un año y aparte de algún que otro coleccionable no habéis hecho poco más que reeditar cosas ya publicadas por Zinco y Norma en otro formato y precio. Algunas de ellas reediciones justificadísimas y necesarias, como la JLI de Giffen y De Matteis; y otras no tanto. No quiero entrar en detalles por no meterle el dedo en el ojo a nadie, pero parece que no tenéis muy claro que sacar y vais tirando a base de continuar lo de Norma más reediciones de material ya conocido.

Falla también muchísimo esa comunicación con el lector que era sello de la casa en su anterior encarnación. No hay correos, apenas artículos, la página web no aporta nada, las colecciones aparecen sin ton ni son, sin apenas anunciarse ni promocionarse, se mezclan cosas nuevas con reediciones de otras antiguas, y se desaprovechan excelentes series, personajes y autores por no hacerles apenas publicidad, ni crear expectación, ni informar mínimamente al lector.

Me dicen algunos amigos que soy demasiado severo con vosotros. Que aun es muy pronto, que la pérdida del material de Marvel ha sido todo un varapalo para la casa, que muchos de vuestros colaboradores habituales se han quedado en Panini y os falta gente con experiencia en DC, que para mantener el contacto con los lectores ya está la página web... No sé, yo la visito con relativa frecuencia y aparte de catálogo de cosas publicadas y alguna novedad tampoco parece que aporte nada valioso. Además, tengo malas experiencia con eso de las consultas on-line a Planeta DeAgostini. Pero como decía el Maki, pues bueno, pues fale, pos será verdad. Igual soy muy impaciente y todo son figuraciones mías. Como suele ocurrir, el tiempo lo dirá. Zapatero decía que a un gobierno hay que darle al menos un año de margen antes de empezar a juzgarlo. Vosotros ya habéis disfrutado de ese margen. Es hora de empezar a ofrecer resultados.

Tal vez penséis que soy excesivamente severo, pero por otro lado soy un amigo fiel. No necesitáis convencerme para que acuda a vuestro lado, pero si para que me mantenga ahí. Espero que disfrutemos juntos de otros apasionantes 25 años, o más, de esta nueva singladura que emprendéis. Un fuerte abrazo, ánimo y mucha suerte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…