In Memoriam: Carrie Fisher

Leia, en el Ep. IV y en "Rogue One"
El universo, a veces, tiene un extraño sentido de la oportunidad. Y es que la muerte de Carrie Fisher ha ido a coincidir en el tiempo con el estreno de Rogue One, la nueva película oficial de la saga (donde aparece una versión suya más joven, generada por GCI), momento que las cadenas nacionales aprovechan para reponer todos los episodios, del I al VI, sirviendo así de homenaje involuntario hacia esta entrañable interprete, especialmente recordada por su papel como princesa Leia en la trilogía original (Eps. IV a VI).
Fisher, que llevaba varios días hospitalizada por una afección cardiaca, parecía estar recuperándose, por lo que la noticia de su muerte cayó como un jarro de agua fría entre todos los fans de la saga. De hecho, durante varias horas, se generó cierta confusión al coincidir en el tiempo noticias contradictorias sobre su estado de salud, aunque finalmente se confirmó el fatal desenlace el 27 de diciembre del pasado año. En el colmo de la mala suerte, al día siguiente fallecía su madre, la también popular actriz Debbie Reynolds, dicen que incapaz de sobrellevar la prematura muerte de su hija.
El recuerdo de Carrie Fisher siempre ira asociado al de su personaje más popular, el de la princesa rebelde de la saga galáctica de George Lucas. Fisher fue una de las muchas candidatas que, en su momento, se presentaron para el papel. Por aquel entonces apenas contaba con más créditos en su haber que su participación en la película Shampoo de Hal Ashby, junto al guaperas Warren Beatty. Pero algo en su aspecto, frágil y enérgico a partes iguales, convenció al cineasta de que era la intérprete adecuada para el personaje, y el tiempo le ha dado la razón.

Carrie Fisher en "Granujas a todo ritmo" (1980)
El éxito de La guerra de las galaxias cogió con el pie cambiado a todos los implicados en el proyecto. Siempre se ha dicho que, de sus protagonistas, Harrison Ford fue quien mejor supo explotar la popularidad que le dio Han Solo para convertirse en una de las estrellas más cotizadas de Hollywood, mientras que las carreras de Mark Hamill y Carrie Fisher fueron un tanto más erráticas. Eso no es del todo cierto, como ya se verá, aunque si es verdad que ninguno de los dos tuvo la misma proyección profesional que su compañero de rodaje. A Fisher, en concreto, la fama le llegó muy joven y muy pronto corrieron rumores acerca de romances con otros miembros del reparto, además de su afición al alcohol y otras sustancias estupefacientes de la mano del prematuramente desaparecido John Belushi, con el que coincidió en Granujas a todo ritmo, de 1980, el mismo año en que se estrenó (con más éxito aun que su predecesora) El Imperio contraataca, e incluso no faltan quienes insinúan que rodó la tercera entrega en un estado de continua euforia inducida por las drogas. Dimes y diretes aparte, lo cierto es que con posterioridad Fisher no logró repetir el éxito que había alcanzado con la trilogía de Star Wars, aunque tampoco dejó de trabajar.
Entre El retorno del Jedi y el comienzo de la década de los noventa pudimos verla formando parte del elenco de filmes con cierto tirón popular, como El hombre del zapato rojo (1985); Hannah y sus hermanas (1986); Cuando Harry encontró a Sally (1989), o Escándalo en el plató (1991). A partir de ahí sus apariciones se vuelven más episódicas, en pequeños papeles o como actriz invitada, en ocasiones interpretándose a sí misma, tal y como hizo en un episodio de Sexo en Nueva York y, más recientemente, The Big Bang Theory. Esta etapa nos deja, no obstante, su presencia en títulos tan interesantes como el primer Austin Powers (1997), Jay y Bob el Silencioso contraatacan (2001) o Hermandad de sangre (2009), remake del clásico del género Slasher The house on Sorority Row (1983). Merece la pena destacar su papel en Scream 3 (2000) como una sarcástica secretaria que se deja de que siempre la confunden con esa actriz de La guerra de las galaxias, y donde aprovecha para reírse un poco de sí misma.

La actriz en "Hermandad de sangre" (2008)
Paralelamente, la actriz desarrolló una prestigiosa faceta como escritora y guionista, que empezó con Postales desde el filo (1990) y continuó con guiones para diversos documentales como La verdadera historia de la princesa Leia (2010), TV movies como Aquellas chicas fabulosas (2001) o diversos capítulos de Las aventuras del joven Indiana Jones, o Roseanne, por poner un par de ejemplos.
En 2012 su vida da un giro cuando la Disney adquiere Lucasfilm y los rumores sobre una nueva trilogía cinematográfica van cobrando fuerza, en especial cuando se confirma el nombre de J.J. Abrams como director del Episodio VII, que finalmente se titulará El despertar de la Fuerza (2015) donde el responsable de serie de éxito como Alias o Perdidos logra reunir de nuevo al elenco original, cediendo uno de los momentos más emotivos de la película al reencuentro entre unos maduros Han y Leia. No obstante, hay que reconocer que Ford ha sabido envejecer mucho mejor que sus dos compañeros de reparto. Mark Hamill tuvo que ponerse a dieta y someterse a un intenso entrenamiento físico para volver a encarnar a Luke Skywalker, mientras que Carrie Fisher tuvo que soportar muchos comentarios (algunos de ellos, bastante desagradables) relacionados con su aspecto en la película, a lo que la actriz reaccionó arguyendo que su cuerpo no había envejecido tan bien como ella, y pedía a sus críticos que lo dejasen ya.

Han y Leia, treinta años después
Por desgracia, Fisher no podrá participar en el final de la nueva trilogía de la era post-Lucas. Aun podremos verla en el futuro Episodio VIII, aunque desde Disney se han apresurado a afirmar que Leia aparecerá en la siguiente entrega, aunque sea generada por ordenador, tal y como la hemos visto (mucho más joven) en Rogue One. Por otro lado, la compañía del ratón se embolsará unos 50 millones de dólares del seguro en concepto de indemnización por la prematura muerte de la actriz, que pese a su avanzada edad y sus problema de salud había firmado para tres películas, e incluso estaba participando en el rodaje de Wonderwell, el nuevo proyecto fílmico de Vlad Marsavin. Su inesperada muerte, como decíamos, ha caído como un jarro de agua fría, tanto en Hollywood como entre su numerosa legión de fans y admiradores (entre los cuales me reconozco humildemente incluido) que apenas han tenido ocasión de disfrutar el regreso de la princesa Leia antes de tener que despedir a la mujer que le dio vida, incluso más allá de la pantalla. Sirvan pues estas líneas como sentido homenaje a esta gran actriz que durante tanto tiempo nos hizo soñar con una galaxia muy, muy lejana.

Filmografía parcial:

- Shampoo (1975)
- La guerra de las galaxias (1977)
- El Imperio contraataca (1980)
- Granujas a todo ritmo (1980)
- El retorno del Jedi (1983)
- El hombre con un zapato rojo (1985)
- Hahhah y sus hermanas (1986)
- Cuando Harry encontró a Sally (1989)
- Escándalo en el plató (1991)
- Austin Powers (1997)
- Scream 3 (2000)
- Sexo en Nueva York (como ella misma, 2000).
- Jay y Bob el Silencioso contraatacan (2001)
- Los ángeles de Charlie: al límite (2003)
- Hermandad de sangre (2009)
- Big Bang (como ella misma, 2014)
- El despertar de la Fuerza (2015)
- Star Wars: Episodio VIII (2017)
- Wonderwell (2016)

Como guionista:

- Postales desde el filo (1990)
- El joven Indiana Jones (1993)
- Esas chicas fabulosas (TV Movie, 2001)
- La verdadera historia de la princesa Leia (2010)

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
Es el segundo post dedicado a esta actriz que tristemente nos dejó huérfanos de su belleza y talento. Por lo tanto me queda más claro que nunca lo importante que ha sido para más de una generación y el gran amor que logró motivar entre sus admiradores. Yo mismo le dediqué una entrada en mi blog a principios de año (¡oye, te dejé hace rato un comentario en tu última entrada del 2016, pero nunca lo publicaste!).

Entradas populares