Ir al contenido principal

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

Hágame el test Voight-Kampf, Mr. Deckard, por favor.
En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan Gosling tomaría el relevo de un avejentado Harrison Ford que, no obstante, también hará acto de presencia en la película, al igual que otros rostros populares de la gran pantalla como son Robín Wright o Jared Leto. Poco más se sabe de la trama, aparte de que estará ambientada 30 años más tarde que el Blade Runner original, y que Deckard sigue todavía vivo (1). Pero curiosamente la génesis de este BR 2049 no tiene lugar en 1982, sino que se remonta varios años atrás, en 1968, cuando el célebre escritor de ciencia ficción Philip K. Dick publica ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, la novela en la que se inspira - muy libremente - el primer Blade Runner.


I. Del papel a la pantalla.

Quien haya leído la novela original ya habrá notado numerosas divergencias entre esta y la película de Ridley Scott, que empiezan ya desde el mismo título. Los replicantes no son tales, sino andrillos. Los Blade Runners son cazadores de bonificaciones. Rick Deckard está casado (al igual que Roy Batty) y su relación con Rachael es mucho más ambigua. Rachael y Pris pertenecen al mismo modelo de Nexus 6 y comparten físico. Eldon Tyrell tiene mucho menos peso en la trama y, aunque el comienzo es más o menos similar (a Deckard le encargan retirar cinco androides tras el tiroteo de Holden) en la novela se insinúa que hay muchos más replicantes fugados y refugiados en la Tierra. De hecho, en un momento del libro, llegan a construir una falsa comisaria con el fin de despistar a Deckard y tenderle una trampa.
Scott, en colaboración con los guionistas Hampton Fancher y David Peoples simplificó bastante la trama, eliminando algunos personajes, potenciando otros y añadiendo nuevas escenas que le dieron una dimensión diferente a la película, más épica y oscura que la novela en que se inspira, aunque quedan algunos detalles sueltos que, por poco explicados, contribuyen a realzar ese aura de misterio y ambigüedad que rodea la película, como los animales mecánicos, o que le ha pasado al planeta que obliga a la humanidad a huir y refugiarse en las colonias. ¿La superpoblación? ¿Una catástrofe climática? ¿Una guerra, como en la obra de Dick? No está claro y en realidad no importa. Scott echa el resto en la ambientación, en la recreación de ese futuro caótico y, sin embargo, a ratos glamoroso, y sobre todo, en la interacción entre unos personajes excepcionalmente interpretados por Harrison Ford, Rutger Hauer, Sean Young, Edward James Olmos y Daryl Hannah, entre otros no menos interesantes.
A mayor abundamiento, existen dos versiones básicas de la película (hay más, pero simplificando al extremo, podemos reducirlas a dos): la versión cinematográfica, con la voz en off de Deckard y el final extendido, y la versión del director, más ambigua, sin la susodicha voz, que inserta la escena onírica del unicornio y termina cuando se cierran las puertas del ascensor, ocultando a la pareja de la vista del espectador y sin que sepamos que va a ser de ellos en el futuro. En la primera, Deckard parece más humano, mientras que la segunda plantea abiertamente la posibilidad de que este sea también un replicante, algo con lo que un servidor no está muy de acuerdo (2).
Dadas las diferencias entre la novela y el filme se intentó que el autor reescribiese la historia acercándose más al tono de la película, algo que este rehusó, aunque si existe una novelización (inédita en castellano) de Les Martin, titulada Blade Runner: A Story of the Future, así como una adaptación al comic de Ediciones Marvel firmada por Archie Goodwin, que ya se había encargado de la novela gráfica de Alien (también de Ridley Scott). Sin embargo, a partir de ahí, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? se ha reeditado siempre como Blade Runner, con el título original debajo, en letras más pequeñas e incluso entre paréntesis.


II. Las secuelas literarias.

Dick nunca retomó en vida las aventuras de Deckard, ni escribió ninguna otra novela ambientada en el universo de los Blade Runner. Sin embargo, 13 años después de su muerte apareció una trilogía de novelas que continuaban directamente la historia de la película, expandiendo la trama de la misma con nuevos personajes y situaciones, escrita por K. W. Jeter, uno de los discípulos de Dick y miembro de ese grupo de pioneros del Steam Punk que también incluía nombres como el de Tim Powers. Teniendo en cuenta que Dick murió en 1982, y que la primera novela de la trilogía de Jeter apareció en 1995, cuesta mucho pensar que el californiano le haya dado a este su bendición desde su lecho de muerte, pero cosas más raras se han visto (y se verán) con esto de las secuelas literarias post-mortem (3). Yendo a cosas más concretas, la trilogía está formada por Blade Runner 2: The edge of the human (1995), Blade Runner 3: Replicant night (1996) y Blade Runner 4: Eye and Talon (señalar que las dos primeras fueron publicadas en su momento en nuestro país por la editorial Martínez Roca, no así la tercera) (4).
Como ya decíamos, Jeter empieza su historia a partir del final de la película original, aunque con algunas particularidades. El omite el Happy End de la versión cinematográfica. Su Rachael sólo va a vivir cuatro años, como el resto de los replicantes, y eso es algo que afectará profundamente a un Deckard que aquí se muestra claramente humano y más cansado, errático y vulnerable que nunca. Jeter intenta, asimismo, limar asperezas entre la película y la novela original de Dick, aunque inclinándose más por la versión fílmica (Deckard sigue estando soltero, y Pris es Pris, y no otra copia de Rachael). Sin embargo, si recoge de Dick la idea de que en la Tierra se esconden, camuflados entre el resto de la gente, muchos más replicantes aparte de los que han retirado Holden, Deckard y otros Blade Runner. En general, estos tres libros se dejan leer, aunque uno tiene la idea de no estar frente al Deckard original, sino una mala copia de este, y desaprovechan algunas de las ideas y personajes de la película de 1982 para tirar por otros derroteros completamente diferentes ya a partir de la segunda novela. Es muy dudoso (por no decir casi seguro) que Hampton Fincher y Villenueve hayan aprovechado algo de aquí para su próximo Blade Runner 2049, lo cual dejaría a esta trilogía de Jeter perdida en el limbo de lo no canónico, como un objeto de curiosidad para coleccionistas completistas o fanáticos de la obra de culto de Ridley Scott, aunque no cabe descartar que el estreno del nuevo filme reavive el interés por esta y otras historias.

"No publican ofertas de trabajo para asesinos en el periódico..."
III. Líneas alternativas, universos paralelos y homenajes.

Pese a que la secuela se haya hecho esperar, la influencia de Blade Runner dentro de un determinado tipo de cine y literatura de género, e incluso dentro de la cultura popular, es innegable. Ya en 1982 la película Androide (Aaron Lipstadt, 1982) se promocionaba en la misma línea que el éxito de Ridley Scott, aunque apenas hay más punto de contacto entre ambas que el hecho de que aquí también aparezcan androides que parecen casi humanos, desarrollen emociones, y se rebelen contra sus supervisores. Más cercana parece Soldier (Paul Anderson, 1998), escrita por David Webb Peoples (uno de los guionistas de Blade Runner) que si incluye algunas referencias a su trabajo previo en esta historia sobre un soldado diseñado genéticamente (¿un modelo Nexus?) exiliado en las colonias, y que se resiste a ser reemplazado por una nueva generación de combatientes. Curiosamente, este filme modesto, casi de serie B, viene a reforzar la teoría de que Deckard pueda ser un replicante, ya que el soldado interpretado por Kurt Russell, pese a todas las dificultades, logra deshacerse de sus sucesores, que en teoría son más fuertes y rápidos que él, tal y como hace Deckard en su momento. A otro nivel, el peinado (y el maquillaje) que Daryl Hannah lucía en la película se han convertido en todo un icono atemporal, y no son pocas las modelos, actrices, cantantes y artistas en general que lo han homenajeado en algún momento a lo largo de su carrera.

K y Deckard: el presente y el legado de Blade Runner
 IV. Blade Runner 2049.

Aunque este BR 2049 se haya hecho esperar - como ya hemos dicho - una vez que el rodaje se decidió en firme, todo ha ido muy rápido. De hecho, la película ya está en post-producción, ya hay varios teaser y trailers circulando por ahí, y su estreno ya está previsto para octubre de 2017, 35 años después del Blade Runner original, aunque según la cronología del filme sólo hayan transcurrido tres décadas. En su momento Scott declaró que no quería que esta nueva entrega fuese exactamente una secuela o continuación de las aventuras de Deckard, al igual que tampoco pretendía que Prometheus fuese exactamente una precuela de Alien. Sin embargo, dado que al final Scott se ha relegado a sí mismo a un papel un tanto más secundario, hay curiosidad por saber lo que ha hecho al final con la película el nuevo equipo responsable de la misma, a saber, los guionistas Hampton Fancher y Michael Green, y el director, Denis Villenueve, aunque lo poco que hemos podido ver por el momento parece interesante y tiene muy buena pinta. En octubre del 17 saldremos de dudas pero, entretanto, podemos aprovechar el tiempo releyendo la novela original de Dick, o revisionando las diversas versiones (5) de este filme de culto que merece, como pocos, la categoría de Obra Maestra del Séptimo Arte de todos los tiempos. Y sí, con todos mis respetos hacia Mr. Scott, yo sigo enamorado de la versión original que se estrenó en los cines, la de la voz en off y final falso y edulcorado. Que caray.

Notas:

1. Al fin y al cabo, si el límite de edad de los replicantes es de 4 años, Deckard no puede estar vivo ni haber envejecido 30 años después... ¿o no?
2. Vease mi artículo "Blade Runner, 25 años después" un poco más abajo.
3. Para más información al respecto, vease mi artículo "De secuelas desde el más allá, y otras historias de interés comercial".
4. El límite de lo humano (1995) y La noche de los replicantes (1996). La tercera parte permanece aún inédita en castellano.
5. Explicadas con más detalle en mi artículo "Blade Runner, 25 años después".

Bibliografía & Filmografía:

- Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de P. K. Dick (1968).
- Blade Runner, de Ridley Scott (1982).
- Blade Runner 2: el límite de lo humano, de W. K. Jeter (1995).
- Blade Runner 3: la noche de los replicantes, de W. K. Jeter (1996).
- Blade Runner 2049, de Denis Villenueve (2017).

Proyectos relacionados:

- Androide, de Aaron Lipstadt (1982)
- Soldier, de Paul W. Anderson (1998)

Para saber más:

- Ediciones especiales: El corte de mangas del director
- ¿Sueñan los androides con ser estrellas de cine? 
- Blade Runner, 25 años después
- Blade Runner, 25 años después: el Pack
- De Cine: Harrison Ford

Comentarios

Carlos Martinez ha dicho que…
Me gusta el articulo, y esperemos que la nueva película nos guste. Un saludo.
Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
Adoro esta película desde que era niño y la he visto un montón de veces ya, hasta que me la compré en blu-ray en una muy linda edición.
Tengo el libro hace años...¡Y todavía no me lo leo! Tal vez lo haga este año antes de que se estrene la secuela, que le tengo muchas ganas.
Para completar tu excelente texto, no hay que olvidar la excelente banda sonora hecha por Vangelis para este filme, la cual sin duda ayuda bastante a darnos la sensación de ver un futuro distópico como este.
Y por cierto...¡Ya ni respondes los comentarios! ¿Y cuándo me honras visitando mi humilde blog?
Alejandro Caveda ha dicho que…
¿Puedes creer que todavía no la he visto? Tendré que esperar a que salga en DVD o bluray, amigo Carlos. Un saludo de vuelta y nos seguimos leyendo.
Alejandro Caveda ha dicho que…
El libro es algo (muy) distinto de la película, pero también fascinante a su manera. Ya me contarás cuando lo leas. Respecto a la película orginal, es un clásico que no me canso de ver, aunque todavía no he podido disfrutar con su secuela, pero tengo mucha curiosidad por verla. ¡Ya te contaré!

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…