Ir al contenido principal

Star Trek Beyond (2016)

Sinopsis:

En el ecuador de su misión de cinco años, la Enterprise deberá afrontar uno de sus mayores retos al sufrir el ataque de un misterioso colectivo que acecha en los límites del espacio conocido, y cuyo objetivo final es el corazón mismo de la Federación de Planetas.

Sobre la película: 

Star Trek Beyond estuvo a punto de no llegar a tiempo a su propio aniversario, las bodas de oro del universo del mañana creado por Gene Roddenberry en 1966. La deserción de J.J. Abrams, primero, y de su sustituto, Roberto Orci, apenas tres meses después, dejaban en el aire el estreno de la película hasta que Simón Pegg, alias Scotty, levantó la mano y se ofreció a sacar adelante el proyecto, en colaboración con Justin Lin, el nuevo director, recién llegado de la saga A todo gas y tan apasionado de la serie clásica como el propio Pegg. El resto, como se suele decir, es historia. Star Trek Beyond ha llegado este verano a nuestras salas de cine y las comparaciones con las dos anteriores entregas son tan odiosas como inevitables.
Es cierto que Justin Lin no es Abrams, pero tampoco lo necesita. Su estilo de hacer cine es bastante similar y el resultado final no tiene nada que envidiarle al de su ilustre predecesor. Lin, como decíamos, se ha curtido en la escuela de la acción sin límite y algo ha aprendido durante su etapa en la antedicha saga automovilística acerca de dónde colocar la cámara, o de como rodar espectaculares (y arriesgados) planos secuencia. Sin ser un cineasta modélico Lin es un narrador competente, un artesano que sabe poner todo su talento al servicio de la historia que quiere contar, algo por desgracia no muy frecuente en el Hollywood de hoy en día. Todo ello, combinado con la nueva generación de efectos especiales, hace que Star Trek Beyond sea un espectáculo visual fascinante, con algunos momentos de singular belleza, como la batalla final dentro y fuera de la estación espacial Yorktown. Sin embargo, frente al dinamismo de las dos anteriores películas, esta tercera entrega resulta más pausada, buscando un equilibrio no siempre acertado entre la acción y la reflexión. Quizás ahí sea donde más se ve la mano de Simón Pegg, que intenta que cada personaje tenga su momento de protagonismo en la trama (especialmente el suyo, todo sea dicho) además de ceder ocasionalmente a la nostalgia con motivo del ya comentado aniversario de la saga.
Curiosamente, el tiempo (o más bien, el transcurso del mismo) es otro de los ejes centrales de la película. El Enterprise se halla en su tercer año de misión en el espacio profundo, algo que ha empezado a afectar a toda la tripulación. Uhura y Spock han roto, el vulcano baraja solicitar el traslado al cuerpo diplomático e incluso el propio capitán parece aquejado del síndrome de los cuarenta, aun cuando todavía no haya cumplido esa edad, y como su primer oficial, está considerando la opción de retirarse del servicio activo. Hay un cierto aire de fatiga, de cansancio, pese a que esta tan sólo sea la tercera película del relanzamiento de la franquicia, e incluso a ratos uno se plantea la posibilidad de que todo acabe aquí y que la trama de Star Trek Beyond empalme directamente con la del Star Trek de Robert Wise de 1978. Algo a lo que no es ajeno esa sensación de nostalgia que, como hemos dicho, empapa muchos de sus planos, como el momento en que Spock recibe la noticia de la muerte de su otro yo, o ya más adelante, cuando abre la caja con sus efectos personales. Una fatalidad que se extiende fuera de la película, ya que a la muerte de Leonard Nimoy hubo que sumar la de Antón Yelchin, alias el alférez Chejov en la saga. Quizás sea en esta toma de autoconsciencia de la saga donde radique la mayor diferencia entre Beyond y sus predecesoras, donde el espíritu de Roddenberry quedaba diluido entre la espectacularidad característica de J.J. Abrams.
Capítulo aparte merece el villano de la saga, un irreconocible Idris Elba, al que dentro de poco podremos ver en otra adaptación, esta vez literaria, como Roland, el pistolero protagonista de la saga sobre La torre oscura de Stephen King. Lo llamativo es que en la anterior película se nos había dado a entender que ahora sería el turno de los klingons, una vez amortizados los romulanos y Khan. Y sin embargo, en su lugar nos encontramos con un personaje muy parecido al Nero que interpretaba Eric Bana en el primer Star Trek de Abrams, al menos en lo que a su motivación se refiere. Quizás este sea otro de los detalles en los que se percibe el cambio de manos de la franquicia, o quizás hemos de suponer que el primer encuentro entre humanos y klingons es una historia que se ha contado entre películas. Tanto da. El caso es que como adversario Krall (Elba) es un tanto insípido y no transmite esa misma sensación de amenaza que Benedict Cumberbatch, o el propio Bana. Mucho más atractivo, en cambio, resulta el personaje de Jaylah (encarnado por la actriz y bailarina Silvia Boutella) que viene a darle un toque extra de color al ya de por sí colorido universo trekkie.
Otro aspecto interesante que no pasara desapercibido a los fans más acérrimos es que ahora la Enterprise original es sustituido por el modelo A, tal y como acontecía en Star Trek IV: Misión: Salvar la tierra de 1986, mucho después de la misión original de cinco años de la nave, pero que aquí tiene lugar antes, quizás porque en este universo alternativo todo pasa mucho más rápido, y en cada película hay que comprimir un buen pedacito de historia de la serie original, tal y como sucedía en Into the darkness, que fusionaba hábilmente el episodio "Semilla espacial" de 1967 con la segunda entrega cinematográfica de la saga, La ira de Khan (1982).
Recapitulando: Star Trek Beyond no es una película perfecta (pocas lo son). Tiene sus fallos e incoherencias del guión, que no pondremos aquí de manifiesto por eso de no hacer spoilers, además de no meter innecesariamente el dedo en el ojo a Pegg y compañía. Pero así y todo es una buena película, que mantiene el nivel de sus predecesoras e incluso las supera en algunos aspectos. A título personal, me encantaría que funcionase en taquilla y se rueden más entregas por dos motivos. Uno, para demostrar que hay vida más allá de J.J. Abrams. Y segundo, y no menos importante, como garantía de continuidad de la serie con nuevas secuelas que sigan explorando a fondo lo mejor de este universo alternativo, tan familiar y, a la vez, desconocido, hasta llegar con valentía donde nadie ha llegado jamás.


Ficha Técnica:

Star Trek Beyond. EEUU, 2016. Dir. Justin Lin. Reparto: Chris Pine, Zachary Quinto, Karl Urban, Zoe Saldaña, Simon Pegg, John Cho, Antón Yelchin, Idris Elba.

Para saber más:

Star Trek, el reboot


Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
Fíjate que no me gustó esta peli, la cual me decepcionó a tal punto, que le dediqué mi propio post en el Cubil solo para desahogarme respecto a esta cinta. En todo caso, veo que tenemos puntos en común.
Alejandro Caveda ha dicho que…
A mi si me ha gustado, con algún pero puntual, sin embargo me ha parecido entretenida y respetuosa con el legado de la serie original. Tan sólo echo en falta un villano un tanto más carismático, porque el que sale aquí es bastante soso, pese a todos los esfuerzos de Idris Elba por darle algo de caracter a su personaje.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…