Howard Chaykin, agente de SHIELD

Al hablar de Nick Furia el otro nombre propio que nos viene casi de inmediato a la cabeza es el de Jim Steranko, genial artista y escritor que llevó al personaje a las cotas más altas de la industría del comic gracias a su personal y muy atractivo estilo gráfico. Muy poca gente, por el contrario, pensaría en Howard Chaykin, aunque entre el director de SHIELD y el creador de Dominic Fortune (entre otros personajes ilustres) exista una estrecha relación que se remonta al año 1976, cuando un joven Chaykin ilustra los guiones de Jim Starlin para el número 31 de Marvel Spotlight, titulado "La Fórmula del Infinito" (1) en la que ambos autores intentaban dar - con notable éxito - una explicación a la aparente longevidad de Nick Furia, un veterano de la IIª Guerra Mundial que ya entrada la década de los setenta seguía luciendo prácticamente el mismo aspecto.
Tendrían que pasar 13 años para que los destinos de ambos - autor y personaje - volvieran a cruzarse en la novela gráfica La conexión Escorpio (1989) (2), escrita por Archie Goodwin y maravillosamente ilustrada por el propio Chaykin. Una historia trepidante que combina lo mejor de los comics clásicos de Steranko con el ritmo de una película clásica de espías y que además de suponer un epílogo a la historia del villano introduce un nuevo caracter en la figura de Mikel Furia, el (primer) hijo secreto del director de SHIELD y heredero del rol de Escorpio.
El relativo éxito de la novela propició la publicación de una segunda parte titulada (imaginativamente) El regreso de Escorpio (1995) (3) en la que Chaykin se hacía cargo del guión dejando las labores artísticas en las capaces manos de Shawn McManus, un dibujante que provenía del campo de la animación con un estilo muy expresivo aunque algo caricaturesco. Sin ser nada del otro mundo, Chaykin le da a la historia un cierto aire crepuscular a la vez que desenfadado gracias a la narración en primera persona, acompañada de unos diálogos ágiles y divertidos, cuando no políticamente incorrectos. Entre otras cosas, el comic sirve para cimentar la posición de Mikel dentro del universo Marvel como posible sucesor del propio Furia.
El buen hacer de Chaykin con esta secuela sirve para que ese mismo año le adjudiquen la responsabilidad de relanzar una nueva serie mensual protagonizada por el agente secreto, escuetamente titulada Fury of SHIELD (4), a medias con el dibujante Corky Lehmkuhl, un artista más bien discreto que venía de trabajar para el grupo Image.
Chaykin tenía muchas y - aparentemente - muy buenas ideas para esta serie, que quería desarrollar a través de pequeños arcos argumentales autoconclusivos que reflejasen la realidad política cotidiana de los USA del momento, pero con un marcado toque Marvel gracias a la presencia de invitados de lujo como Tony Stark y su alter ego, el Hombre de Hierro. Tras una trilogía de presentación centrada en la rivalidad entre SHIELD e Hydra, Chaykin había planeado una segunda historia más orientada al mundo del espionaje, con cameos de Lobezno, la Viuda Negra y Shang-Chi, el Maestro del kung-fu. Con el tiempo, el guionista quería poternciar el papel de Mikel Furia y explorar la relación sentimental entre Nick y la condesa, además de traer de vuelta a los Comandos Aulladores. Sin embargo, los flojos resultados de ventas provocaron que la colección cerrase a la altura de su número 4, dejando estos y otros proyectos en el limbo, como es el caso de una novela gráfica coprotagonizada por Furia y el Capitán América que había de ser ilustrada por Andrew Currie.
Habrían de pasar nuevamente otros 13 años para que Chaykin volviese a colaborar con el personaje en una serie regular, en este caso en un proyecto titulado "Vengadores 1959" (5) dentro de las páginas de Los Nuevos Vengadores, en colaboración con el guionista Brian Michael Bendis, lo que no quiere decir que el artista se olvidase necesariamente de Nick Furia, al que ha dibujado en trabajos puntuales como el especial Capitán América: El teatro de la guerra ¡América primero! de 2009 (6).
 Los "Vengadores 1959" es un proyecto personal del propio Chaykin, un ejercicio de retrocontinuidad que nos descubre una formación inédita de los héroes más poderosos de la Tierra liderada por un Nick Furia todavía al servicio de la CIA y entre los que se encuentran Kraven el Cazador, Namora, Dientes de Sable, Dum Dum Dugan o Dominic Fortune, un aventurero creado por el artista allá por los años 80 y que ha tenido una presencia discontinua dentro del universo Marvel. El éxito de esta interesante (y atípica) formación ha dado pie a una segunda miniserie, en la que Chaykin ejerce de autor completo, y que ahonda en ese periodo histórico previo al debut de los 4F. Si esta miniserie funciona no hay que descartar que el artista nos sorprenda con nuevas historias protagonizadas por esta versión retro y cincuentera de los Vengadores. Es cierto que el dibujante ya no es el que era: se ha acomodado, al igual que John Byrne o el Buscema de los últimos años, pero no menos cierto es que quien tuvo retuvo y que Chaykin ha sido uno de los mejores y más importantes creadores gráficos de las últimas décadas, responsable de obras y personajes fundamentales como Cody Starbuck, Ironwolf, Black Kiss (7) o el ya mencionado Dominic Fortune, entre otros, por lo que cualquier trabajo que lleve su firma no deja de ser garantía de calidad y entretenimiento asegurados, tal y como sucede con este Vengadores 1959 recién editado por Panini (8).


Anexo:

(1) Incluido en el Selecciones Marvel Especial: Nick Furia de 2002 editado por Planeta Comics.
(2) Publicada por Comics Forum.
(3) Publicado por Comics Forum.
(4) Inédita en castellano.
(5) Los Nuevos Vengadores Vol. 2, números 9-12 de Panini.
(6) Capitán América nº 57 de Panini.
(7) Publicado en los USA por Vortex en 1988 y en España por Norma, primero en 1990 como maxiserie de 12 números, y más recientemente (2011) en un sólo volumen de lujo.
(8) Vengadores 1959 de Panini Comics (2012).

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
Recuerdo que hace poco tiempo atrás me recomendaste la novela gráfica que encabeza este artículo tuyo. En realidad me encantó su estética tan clásica, según he visto en las imágenes que publicaste(que bien me parece que los cómics Marvel de antes de los noventa, poseían una gráfica más depurada y estilizada que hoy en día). Además debo decirte que Wolverine está entre mis favoritos y a Nick Fury siempre lo he encontrado muy interesante (y si bien me chocó un poco al principio la versión negra y poco atlética de los filmes de imagen real, la maestría de Samuel L. Jackson fue más poderosa que mis reticencias).
Alejandro Caveda ha dicho que…
"La conexión Escorpio" es una de mis novelas gráficas preferidas, en buena medida gracias al talento de Chaykin, que entonces todavía se hallaba en la cima de su creatividad artística (hoy se ha estancado un poco, me temo). En cierto modo la elección de Samuel L. Jackson vino dada por el comic, ya que los dibujantes de Marvel se inspiraron en él para crear al Nick Fury Ultimate. Curiosamente Lobezno nunca fue uno de mis hombres X favoritos (prefiero a Gámbito) pero ha ganado enteros desde las películas de Brian Singer y la acertada interpretación de Hugh Jackman. ¡Saludos!