De Cine: William Miller

Una de las sorpresas más agradables de Isabel, mi reina, ha sido sin duda la excepcional interpretación que William Miller realiza en la misma como Beltrán de la Cueva, mano derecha y hombre de confienza del monarca Enrique IV; sorpresa que no lo es tanto para quienes seguimos de cerca la carrera de este gran actor desde sus comienzos en la pequeña pantalla, hace ahora ya más de una década.
William Miller es un actor y músico español nacido en 1978 en Windsor, Gran Bretaña, aunque ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria profesional en nuestro país. Tras cursar estudios de interpretación y arte dramático debutó en televisión con pequeños papeles de reparto en series como El cor de la ciutat (2000) o 20 Tantos (2002). Sin embargo su rostro empezaría a hacerse familiar para el gran público a raiz de su papel como el bohemio Mike My Darling en la exitosa Cuentame como pasó entre el 2002-2003, tras lo cual vinieron sus colaboraciones en El Comisario, Capital (ambas de 2004) o Un Paso Adelante (2005). Más recientemente hemos podido verle como el médium Jorge Selvas en ¿Hay alguien ahí? (2009) o Leucón en Hispania, La Leyenda (2010), además de la miniserie de dos episodios Mar Libre (2010). En la actualidad triunfa en TVE1 con Isabel, mi reina, junto al resto de actores que componen el reparto de la serie.


Paralelamente Miller ha desarrollado una sólida carrera cinematográfica que abarca títulos tan interesantes como Rotweiler (2004); Yo soy la Juani (2006); Teresa, el cuerpo de Cristo (2007); La conjura del Escorial (2008) o Águila Roja, la Película (2011). Para el futuro inmediato tiene pendiente de estreno las películas La venta del paraiso y Cinco de mayo: la batalla. Asimismo, es la voz solista del grupo Deniro, un proyecto musical en el que lleva colaborando desde finales de la pasada década.


Como actor, Miller es un intérprete sólido y versatil, especializado en papeles de tipos duros y algo misteriosos, aunque llenos de matices y con un profundo trasfondo humano, un poco en la linea de Tommy Lee Jones o Viggo Mortensen, por poner un par de ejemplos. A título personal, siempre me ha parecido que Miller es uno de esos profesionales respetados y con talento a los que no les falta trabajo, pero que aun no había encontrado ese papel que le acabese de lanzar definitivamente al estrellato y darle así la fama y el reconocimiento que se merece, algo que puede cambiar gracias a su rol como Beltrán de la Cueva, un noble castellano que fue valido de Enrique IV de Castilla.
Beltrán representa a un nuevo tipo de nobleza que asciende no tanto por su linaje como por sus méritos. Como tal es extremadamente fiel al rey, su gran valedor, pese a los titubeos del propio Enrique que, en ocasiones, no duda en usarle como moneda de cambio para pactar con su archienemigo Pacheco. Así, Miller se nos muestra como el prototipo del perfecto caballero: honorable y leal a su señor tanto en los buenos momentos como en la adversidad, una figura que el actor borda con maestría y una naturalidad no exenta de cierta grandeza. Si bien es dificil saber que nos deparará el mañana, desde aquí apostamos firme por William Miller: tiene el físico, el talento y la fuerza de voluntad necesarios para convertirse en uno de los nombres de referencia de nuestra industría audiovisual, algo que sin duda merece. Por lo pronto, podemos seguir disfrutando todas las semanas (y esperemos que por varias temporadas) de su gran trabajo en Isabel mi reina los lunes en La 1 de TVE.


El actor junto al autor de estas líneas, durante una de sus visitas al Festival de Cortos de Cine de Avilés.

ENLACES:


VIDEOS:



Comentarios