Ir al contenido principal

"Planetary" de W. Ellis & J. Cassaday


Parafraseando a Joss Whedon, "Planetary me obsesiona". Fruto de esa pasión han sido varios artículos dedicados a esta gran serie, el más reciente de los cuáles escribí en febrero de 2011 para la página web Literatura Prospectiva, con motivo de la edición de Norma de tres volúmenes en tapa dura, que completaba la anterior de Planeta-Agostini. Desde entonces, sin embargo, dicho artículo ya no está accesible, por un lado, mientras que Norma ha sacado una nueva versión Absolute de la serie con más extras y material añadido, por lo que su inclusión en este blog parece debidamente justificada. Espero que sea de su agrado y en breve estaremos de vuelta con la 3ª y última entrega de "Zur-en-Arrh: Bruce y Grant".

- El mundo es un lugar extraño.
- Pues conservémoslo así.
(Planetary Nº 1, Abril de 1999).

Como decía más arriba, Planetary me obsesiona. No sé si la causa es el talento de Warren Ellis para crear historias adictivas repletas de pequeños guiños, referencias y homenajes a la cultura popular del s. XX, o la maestría gráfica de John Cassaday. Tal vez la acertada combinación de todo ello. Y es que este es uno de esos casos en que el producto final es muy superior a la suma de sus partes.
Planetary debutó el año 1999 dentro del sello Wildstorm de Jim Lee aunque se puede leer de forma independiente salvo por algunas referencias y cross-overs puntuales con otros títulos de la casa que comentaremos en su momento. En un principio su cadencia era mensual, pero más tarde pasó a bimestral y finalmente a cuando sea, a medida que sus creadores se iban complicando con otros proyectos editoriales. Por otra parte, es conocida la perfeccionista lentitud de Cassaday, que le ha llevado a ir apartándose del mundo del comic para centrarse en las portadas y el diseño artístico de colecciones, pese a lo cual Ellis nunca se planteó que otro artista ilustrase sus guiones, lo que explica que tan sólo hayan producido en total 27 historias de Planetary entre dicho año y el 2008, además del cross-over con Batman Noche en la Tierra.
Planetary es una organización internacional de arqueólogos de lo imposible cuyas oficinas se extienden por todo el mundo aunque el núcleo duro esté formado por el equipo de campo compuesto por Elijah Snow, Jakita Wagner y El Batería. En cierto modo, se trata del clásico triángulo de personajes opuestos en apariencia pero que sin embargo se complementan perfectamente entre sí, tal y como ocurría, por poner un ejemplo, con el capitán Kirk, Mr. Spock y el Dr. McCoy. Ácido, políticamente incorrecto y más duro que Clint Eastwood, Snow es el líder del grupo y uno de los hijos del s. XX, el sistema inmunológico de la realidad, mientras que Jakita representa el músculo del grupo, y El Batería en un experto en conseguir y manipular información. En el primer arco argumental de la serie se juega con la misteriosa identidad del Cuarto Hombre, otro miembro de la organización cuya identidad es un secreto y que según Jakita lo mismo podría ser Bill Gates o Hitler, pero que dirige y financia Planetary desde las sombras.
Las 27 entregas que abarca la serie forman una gran saga en la que se narra de fondo el enfrentamiento entre Planetary y su organización rival, Los Cuatro, una versión siniestra y degradada de la más famosa Primera Familia del Universo Marvel, desarrolladas a través de episodios aparentemente autoconclusivos pero que a medida que avanza la misma se van revelando como acumulativos y autorreferenciales, al tiempo que vamos conociendo más cosas acerca del pasado de la organización Planetary y su disputa con Los Cuatro, cuyo objetivo es atesorar para sí todos los milagros y avances científicos del planeta. Por el camino, Ellis hace un auténtico alarde de talento narrativo al convertir cada entrega de la serie, como ya hemos dicho, en un catálogo de referencias y homenajes de lo más variado que van desde la ciencia ficción al mundo del comic pasando por la novela de aventuras, el pulp, el cine de artes marciales, el western, la física cuántica o la teorías de Richard Feynman entre muchas otras influencias asimiladas que pese a todo no distraen ni apartan la atención de la trama, sino que se integran a la perfección en la misma, tejiendo un delicado tapiz tan perfecto en el que nada sobra ni falta, casi como si el guionista hubiese planeado desde un principio hasta la última página de la serie en su cabeza.


Quizás ha llegado el momento de hablar sobre Warren Ellis (Essex, Inglaterra, 1968), uno de los guionistas más interesantes que ha surgido de esa hornada de escritores británicos que en los años noventa cruzaron el océano, siguiendo la estela de Alan Moore, para aportar un soplo de aire fresco al adocenado panorama del comic norteamericano. Ellis en concreto ha dejado su impronta en numerosas colecciones y miniseries como Stormwatch, Global Frequency, The Authority o la que ahora nos ocupa. Sus historias se caracterizan por un estilo directo no exento de cierta elegancia británica en las que hace gala de una gran cultura popular que no se limita al mundo del comic, sino que abarca distintos medios, géneros, épocas y materias.
Por su parte John Cassaday es uno de los artistas más destacados del actual panorama del comic americano y europeo gracias a su estilo realista e hiperdetallado (aunque algo estático) que si bien resulta de un gran atractivo sobre el papel en la práctica se traduce en una exasperante lentitud a la hora de trabajar. Por ello, Cassaday ha preferido volcarse en miniseries y álbumes unitarios salvo por contadas excepciones como es el caso de la presente; y es que, como ya hemos dicho, pese a las dificultades de ambos autores por mantener una cierta regularidad, Ellis nunca se planteó sustituir a su compañero de trabajo, consciente de que su personal estilo gráfico era una de las señas de identidad más marcadas de la serie.
En nuestro país Planetary fue parcialmente editada en su momento por la editorial Planeta; sin embargo ha sido finalmente Norma Comics la que ha acometido la publicación de la versión definitiva de la misma en tres volúmenes en tapa dura a todo color y unas dimensiones de unos 26,5x17,5 cm. El primero de ellos abarca los números 1 al 12 de la serie más un número cero especial publicado originalmente en los EEUU en septiembre de 1998; el segundo recopila los episodios 13 a 27, mientras que el tercero recoge los tres cross-overs protagonizados en su momento por el grupo: Gobernar el mundo, a medias con The Authority, dibujado por Phil Jiménez; Terra Occulta, una curiosa amalgama con el Universo DC ilustrada por Jerry Ordway; y Noche en la Tierra, firmada por el equipo habitual de la serie, y a través de la cual Ellis y Cassaday hacen un sentido homenaje al mito del Señor de la Noche y sus diferentes encarnaciones a lo largo del espacio y el tiempo. Una treintena de historias en total que forman una de las sagas más adrenalínicas y adictivas que hemos podido leer en viñetas en los últimos años y llamada a convertirse en un título de referencia durante las próximas décadas. A título personal Planetary me parece el trabajo más redondo de Ellis hasta la fecha, con una combinación más que acertada de intriga, acción y humor aderezados con las dosis justas de reflexión científico-filosófica como para enriquecer su lectura sin que esta se haga indigesta. Y eso, tratándose de un autor como el que nos ocupa, al que aún le queda mucho – y muy bueno – por contarnos, no es poco decir.

 
FICHA TÉCNICA:

Título: Absolute Planetary
Autores: Warren Ellis & John Cassaday
Formato: Cartoné con sobrecubierta a color de 20,5x31,3 cm
Páginas: 664
ISBN: 978-84-679-0665-3
PVP: 49,50 €

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
¡Uf, qué ganas me dan de tener estos tomos compilatorios y leerlos! La verdad es que sabía que esta serie era una joya, pero recién ahora gracias a ti conozco de qué se trata. Haré lo posible por adquirirla. Respecto al dibujo de Cassaday, en realidad es bellísimo y estoy de acuerdo contigo en que Ellis fue inteligente a la hora de no cambiar al dibujante; mira que existe otro caso, el de "The Walking Dead" y donde tras la partida de Tony Moore, se dio paso al mediocre (por no decir derechamente "feo) trabajo de Charlie Adlard.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Hola Elwin, espero haya suerte y que puedas leer algún día Planetary como se merece. Fíjate que no coincidimos en la apreciación que haces de Adlard, el cual me parece un gran dibujante y al que tuve la suerte de conocer en persona (y charlar con él) durante una convención de comics. Un tipo genial y muy, muy divertido, además de un gran artista. A título personal, me encanta su versión gráfica de Expediente X.Salu2!

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…