Ir al contenido principal

E.E. "Doc" Smith, el Maestro del Space Opera / 03

Otras obras del autor:


  Aunque el resto de su producción haya quedado oscurecido por el éxito y la fama de sus dos grandes sagas, lo cierto es que “Doc” Smith publicó numerosos relatos y varias novelas independientes de las vistas hasta ahora, pero no por ello de menor calidad, como es el caso de Spacehounds of IPC (1947), The Galaxy Primes (1965), o la breve serie del Subespacio (Subespace Explorers, 1965; y Subespace Encounter, 1983).


  Mención aparte merecen las “colaboraciones” entre “Doc” Smith y otros escritores y que aparecieron en su mayoría tras la muerte de este, en un intento de aprovechar fragmentos o novelas inconclusas, que otro autor completaría con mayor o menor fortuna, pero contando con que el nombre de Smith actuase como reclamo a la hora de las ventas. Dentro de este apartado destacan las series de Lord Tedric con Gordon Ecklund y la de la familia D’Alembert, con Stephen Goldin. Todas ellas – en especial la de Goldin – son productos de factura impecable pero carentes de la garra y el encanto del E. E. “Doc” Smith original.

Aventurero de la galaxia


  Un lector actual, heredero de la New Thing, la Hard SF o el cyberpunk puede sentirse decepcionado, contra toda lógica, con la lectura de las obras mencionadas, reprochándole a Smith su uso y abuso de determinados clichés del género (protagonistas heroicos intachables y sin mácula, las novias en eternos apuros, malos malísimos, etc.), un exceso de diálogo sobre la acción, y un contexto espacial y científico la más de las veces desfasado cuando no erróneo.
  Evidentemente, E. E. “Doc” Smith es un autor clásico, por época y contenido, y como tal hay que leerlo y aceptar su obra. Si bien es cierto que muchos de los postulados científicos en que se apoya han quedado desfasados, no menos cierto es que en su prosa la acción, la fantasía y la aventura priman sobre la parte científica, y que sus teorías son bastante respetuosas en relación a los conocimientos de la época que le correspondió vivir. De hecho, el autor mostraba una clara preferencia por desarrollar una tecnología que fuese lo más increíble posible sin romper la barrera de lo imposible.
  Tampoco es justo considerar sus trabajos como meros Space Operas, en el sentido despectivo del género: en palabras de Domingo Santos, “El Space Opera puede ser, es de hecho, un género digno que ha tenido obras de renombre y cultivadores importantes”, como es el caso que ahora nos ocupa. Smith es el principal  exponente de una corriente que cuenta con miembros tan destacados como Edmond Hamilton, Jack Williamson, Van Vogt o en ocasiones el mismo Heinlein. Pero él fue el pionero. En una época como la actual, en la que parece que todo está ya escrito y cuesta sorprender al lector, leyendo a “Doc” Smith aun podemos soñar con viajar a través de la galaxia en naves más veloces que la luz, luchar contra piratas implacables en campos de asteroides, defender la Tierra de todopoderosos invasores alienígenas o ver naves de combate en llamas alrededor de la estela de Orión mientras los rayos B brillan a las puertas de Tanhauser.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…