Ir al contenido principal

Armendáriz, Jenner y la cara oculta del miedo /01


El año no ha podido comenzar mejor para Michelle Jenner: y es que su magistral interpretación como Silvia en la película No tengas miedo (2011) de Montxo Armendáriz le ha valido una nominación como Mejor Actriz Revelación a los Goya del 2012, además del respaldo unánime del público y la crítica especializada. Todo un éxito que llega en el mejor momento posible para afianzar su carrera cinematográfica que, al contrario que en la pequeña pantalla (donde Michelle se hizo famosa desde muy joven gracias a papeles como el de Sara Miranda en Los Hombres de Paco) no terminaba de despegar. Y es que pese a participar en proyectos tan interesantes como Intimos y extraños: tres historias y media (2008) o Circuit (2010), la actriz seguía necesitando ese gran papel protagonista que la lanzase definitivamente al estrellato; hasta que Silvia y No tengas miedo se cruzaron en su camino. El resto, como se suele decir, es historia.


Hablemos un poco ahora del responsable: el director y guionista Montxo Armendáriz, el Terrence Malick español, un hombre culto y polifacético y sin duda el mejor representante de una forma de hacer y entender el cine, honesta y comprometida, que si bien cuenta con escasos adeptos, le ha convertido en una figura de culto dentro del dificil mundo de la industría audiovisual en España con varios premios Goya (e incluso una nominación a los Oscar) a sus espaldas gracias a títulos tan emblemáticos como Tasio (1984), Historias del Kronen (1995) o Secretos del corazón (1997), entre otros, los cuales le han granjeado el respeto de la crítica y la admiración incondicional de una nutrida legión de admiradores que aguardan sus nuevos proyectos como agua de mayo. Aunque las comparaciones son odiosas, la referencia a Malick no es superflua; y es que al igual que el cineasta norteamericano, Armendáriz siempre se ha caracterizado por la atención que presta a la hora de escoger sus proyectos, huyendo de criterios puramente comerciales para involucrarse a fondo en todos los aspectos del rodaje, haciendo gala de un cuidado exquisito hasta en los últimos detalles. A mayor abundamiento, quienes han tenido la suerte de poder trabajar con él no escatiman elogios hacia su persona y su forma de rodar.


No tengas miedo es su trabajo más reciente hasta la fecha tras Obaba (2005) y se centra en el siempre polémico tema de los abusos sexuales a menores, cometidos a veces desde el propio ámbito familiar. Una aterradora realidad que el cineasta se propuso narrar en pantalla con toda su crudeza pero sin caer en el morbo fácil y dejando a la vez una puerta abierta a la esperanza. La película se centra en torno a la figura de Silvia, una joven que oculta un terrible secreto y que a sus veinticinco años intenta hacer frente a sus temores para tomar así las riendas de su vida. Para trasladar su historia al celuloide el cineasta optó por un recurso tan arriesgado como eficaz, narrativamente hablando, como fue convertir a la propia Silvia en el hilo conductor y eje sobre el que pivotaba toda la trama, tal y como disecciona de forma certera Ignacio Lasierra en su artículo "Sobre el punto de vista y No tengas miedo". Arriesgado, por que si bien nos permite seguir de primera mano el calvario de la joven a través de sus propios ojos, exigía un gran esfuerzo interpretativo por parte de la actriz protagonista para que la película resultase convincente. En ese sentido no cabe duda de que la elección de Michelle Jenner ha resultado ser todo un acierto, puesto que buena parte del éxito y credibilidad del filme se deben a su talento a la hora de hacer suyo el personaje y saber transmitir todo su miedo y angustía interiores en pantalla con poco más que la fuerza de su mirada, su expresividad y su triste deambular sin rumbo por las calles de la ciudad.

(Continuará).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…