Ir al contenido principal

E.E. "Doc" Smith, el Maestro del Space Opera / 02


  Pese a todas las virtudes de Skylark, no cabe duda que la saga de Triplanetaria es la obra más redonda de Smith, la que le consagró definitivamente y le ha dado un lugar de honor dentro del panteón de Maestros del Género. Inaugurada oficialmente en enero de 1934 en la revista Amazing Stories, Triplanetary narra el enfrentamiento ancestral a través del tiempo y el espacio entre dos antiquísimas razas detentoras de increíbles poderes mentales: los benévolos arisianos y los malvados edorianos. Después de milenios de continuos enfrentamientos, los arisianos deciden desarrollar en Tellus (la Tierra) un linaje – el de la familia Tennison – destinado a enfrentarse con ayuda de las Lentes a los edorios y sus sirvientes y que, con el tiempo, será el germen fundador de la Patrulla Galáctica, el brazo armado de la Liga Triplanetaria formada por la Tierra, Marte y Venus; resumen ajustado de la serie que no le hace justicia al derroche de imaginación que el autor vierte en ella.


  Desarrollada por entregas entre 1934 y 1948 en revistas como Amazing o Astounding, Smith abordó a partir de ese último año la edición en libro de su magna obra, para lo cual escribió nuevos fragmentos que se incorporaron a los ya existentes hasta formar una impresionante saga-río compuesta por seis novelas (Triplanetary, 1934; First Lensman, 1950; Galactic Patrol, 1950; Gray Lensman, 1951; Second Stage Lensman, 1953; y Children of the Lens, 1954), más un séptimo título (Master of the Vortex, 1960) emparentado con las anteriores. Robert A. Heinlein, amigo personal de Smith, afirmaba que cuando este murió se hallaba trabajando en otra novela de la saga, pero no hay constancia de ella entre los papeles del autor. A mediados de 1965, poco antes de su muerte, “Doc” Smith autorizó a William B. Ellern a continuar la serie de los Hombres de la Lente, lo que condujo a la publicación de New Lensman en 1976. Asimismo ha generado una película de animación japonesa (1984), un videojuego e incluso un juego de rol.


  Pese a los años transcurridos la serie de los Hombres de la Lente aun conserva toda su frescura y se deja leer gracias a la facilidad de su autor para desarrollar historias repletas de intriga y acción, que no le dan respiro al lector impaciente, además de su talento a la hora de construir escenarios grandiosos e impresionantes batallas espaciales en la más pura esencia del Space Opera y que harían palidecer de envidia a George Lucas. No es descabellado pensar que en su Patrulla Galáctica está el germen de otros cuerpos clásicos de la ciencia ficción de aventuras, como la Legión del Espacio de Jack Williamson o la Patrulla del Tiempo de Poul Anderson.


  Al igual que la serie de Skylark, la saga de Triplanetaria conoció una primitiva edición en castellano de mano de la extinta Novaro, aunque de forma desordenada y pésimamente traducida. Más recientemente fue la desaparecida editorial madrileña Rio Henares la que procedió a una nueva reedición de la saga, llegando a sacar al mercado las cuatro primeras entregas de la misma (antes de tener que cerrar el negocio por diversos motivos, los cuales serían más bien materia para otro artículo):

- Triplanetaria (1948/2002), PulpEdiciones, Col. Omean nº 6.
- Primer Hombre de la Lente (1950/2002), PulpEdiciones, Col. Omean nº 8.
- Patrulla Galáctica (1950/2003), PulpEdiciones, Col. Omean nº 12.
- Hombres de la Lente Gris (1951/2004), PulpEdiciones, Col. Omean nº 17.

(Continuará).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Gracias por tu blog en general, amigo Northwest. Y en particular por este recordatorio de EE Smith. Tengo, desde hace años, pendientes de lectura los cuatro tomos de Pulp Ediciones, pero no me atrevo a empezarlos por temos a quedarme colgado ( dado que faltan de publicar volúmenes de la saga ...). ¿ Crees que cabría una lectura independiente de cada tomo? ¿ Que te parece la traduccìón de Pulp ediciones ( no será otro atentado como el de novaro)?. Gracias por tus respuestas y enhorabuena por tu blog que sigo desde hace años y que encontré por feliz casualidad cuando, hace años, buscando información sobre la obra de CL moore,se me ocurrión googlear " lakkmanda" ... Un lugar hermoso, verdá? victorderqui.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Hola amigo Victor. Siempre es un placer conocer a un seguidor habitual del zoco. Puedes leer sin problemas los cuatro libros que tienes de la saga, porque aunque compartan un mismo escenario y situaciones, en general son más o menos autoconclusivos. Las traducciones de Pulp no eran malas, los problemas venian por otras cuestiones legales, pero en general se dejan leer bastante bien. Espero haberte sacado de dudas y volver a leerte por aquí. Un saludo cordial y hasta pronto :)
PD - Sí, Lakkmanda - tal y como lo describió Moore - parece ser un lugar increiblemente exótico y hermoso, tan atractivo como peligroso.
Anónimo ha dicho que…
jajaja. Gracias por responder, amigo Northwest. Por supuesto que seguiré tu blog, que es una gozada. Además, ya no quedamos muchos que hayamos conocido los aterradores criaderos de belleza del Alendar ( y ese mar negro subterraneo, verdá?) ... Un saludo de victorderqui.
Alejandro Caveda ha dicho que…
¡Cierto! Podemos contarnos con los dedos de una mano. ¡Saludos! :)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…