Ir al contenido principal

Tim Powers: marinero en costas extrañas 1


1. Introducción:
Pudo haber sido el alumno más aventajado del maestro Dick, pero prefirió convertirse en autor por méritos propios. Hábil narrador, maestro de la prosa, romántico e imaginativo, pionero de movimientos como el Steam Punk y por encima de todo, un gran escritor, Tim Powers es sin duda uno de los nombres de referencia del género fantástico de las últimas décadas, recientemente recuperado para el gran público gracias a su influencia en la saga cinematográfica de éxito Piratas del Caribe.

2. Las puertas del éxito
Las puertas de Anubis (The Anubis Gates, 1983) supone un punto de inflexión decisivo en la carrera de Tim Powers. Antes de ella era uno más de tantos aspirantes a escritor con dos títulos de ciencia-ficción en su haber (The Skies Discrowned y Epitaph in Rust, ambos de 1976) más una correcta fantasía histórica, Esencia oscura (The Drawing of the Dark, 1979; realizada por encargo de una editorial británica que deseaba publicar una colección de novelas inspiradas en el mito del Rey Arturo) en la que encontramos el germen de esa fórmula magistral que el autor redondea en Las puertas de Anubis y repetiría con En costas extrañas (On Stranger Tides, 1987) y, sobre todo, La fuerza de su mirada (The Stress of her Regard, 1989), títulos indispensables dentro de la corriente que se ha dado en llamar Steam Punk y, en general, de la literatura fantástica de las tres últimas décadas.
Posteriormente el autor ha seguido alumbrando obras que se mueven dentro de coordenadas similares, argumentalmente correctas y estilísticamente impecables, aunque carentes de la chispa y el ritmo narrativo de las antedichas; pese a lo cual han bastado para convertirle en eso popularmente conocido como “autor de culto”, seguido por una legión de fieles incondicionales entre los cuales se reconoce incluido el autor de estas líneas.

3. Del Círculo de Dick al Steam Punk
Oriundo de Buffalo, Nueva York (1952) – aunque de ascendencia irlandesa – Powers estudió y se graduó en Literatura Inglesa en la Universidad de Fullerton (California) en 1976. Esta ha sido siempre una de sus grandes pasiones, cuya influencia es posible rastrear en buena parte de sus novelas, como es el caso de Las puertas de Anubis, en la que el protagonista (Brendan Doyle) es un profesor de literatura especializado en el romanticismo inglés que retrocede en el tiempo al Londres del s. XIX para asistir a una conferencia del poeta Coleridge y que, por azares del destino, termina suplantando a otro poeta llamado William Ashbless (nombre ficticio inventado por el propio Powers en colaboración con su amigo y colaborador ocasional James Blaylock durante sus años de juventud, y que aparece en varias de sus obras como un guiño cómplice al lector); o en La fuerza de su mirada, donde hay continuas referencias a obras de autores clásicos ingleses, aparte de que varios poetas románticos aparecen como personajes secundarios de la trama.
Durante su etapa universitaria formó parte de un grupo de escritores – entre los que se incluían nombres como los del mismo Blaylock, o K.W. Jeter – conocido como el Círculo de Dick en referencia al genial autor de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, con el que se reunían ocasionalmente para hablar sobre literatura. Pese a que Powers no reconoce influencias dickianas en su obra, es posible encontrar algunos puntos de contacto entre ambos, como ese talento a la hora de distorsionar la realidad y mezclar lo cotidiano con lo fantástico; o la tendencia a ceder el protagonismo a personajes normales y corrientes enfrentados a situaciones que les superan, entre otros. A mayor abundamiento, Powers ha ganado el premio Philip K. Dick en dos ocasiones (en 1984 y 1986), amén de otros galardones como el premio Apollo (Francia) o los españoles Ignotus y Gigamesh.

(Continuará).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…