Ir al contenido principal

Clint Eastwood, el último pistolero vivo (1)

El próximo 31 de mayo Clint Eastwood cumplirá 80 años. Con decenas de películas y series de TV como actor a sus espaldas, y no menos de 32 filmes como director, Eastwood puede ser considerado con toda justicia como uno de los últimos grandes cineastas vivos y en activo, heredero de una larga tradición que arranca de John Ford y se alimenta de las aportaciones de otros grandes nombres del cine como los de Don Siegel o Sergio Leone. Y aunque con Gran Torino (2008) se despidió por la puerta grande de su faceta de intérprete, ha seguido rodando títulos tan interesantes como El intercambio (2008), Invictus (2009) o los que aun están por venir. Parece, pues, un buen momento para hacer un repaso por la vida y obra de este gran actor que ha sabido reciclarse con el tiempo en un director de culto y prestigio reconocidos.
Nacido en 1930 en San Francisco (California) Eastwood tuvo unos comienzos profesionales bastante discretos. Durante los años 50 protagonizó pequeños papeles de reparto en películas de serie B como Tarántula (1955) o La escuadrilla Lafayette (1958), aunque fue sobre todo en la pequeña pantalla donde empezó a hacerse un nombre gracias a teleseries como Patrulla de tráfico (1956), Maverick (1959) o Rawhide (1954-1963). Sin embargo, su carrera cinematográfica no acababa de despegar hasta que su destino se cruzó con el de Sergio Leone y el resto, como se suele decir, es historia.
Me gustaría hacer un inciso para reivindicar desde aquí la figura de Leone, el cual puede ser considerado sin duda alguna como uno de los más grandes cineastas del siglo XX, creador de un lenguaje cinematográfico propio que ha influido en no pocos realizadores contemporáneos y posteriores a él, empezando por el mismo Eastwood, con el que colaboró en tres películas que no sólo revolucionaron el género del oeste, dando pie a una nueva corriente comocida como spaguetti-western, sino que se han convertido en Obras Maestras del cine de todos los tiempos por méritos propios. Hablamos, claro está, de Por un puñado de dólares (1964); La muerte tenía un precio (1965) y El bueno, el feo y el malo (1968), que acuñaron el mito del pistolero silencioso y convirtieron a su realizador en uno de los nombres de referencia del cine europeo del momento. A continuación rodó, ya sin Clint Eastwood, Hasta que llegó su hora (1968), tal vez su mejor película, y sin duda la que resume como pocas el cine de Leone: aquí encontramos de nuevo y llevado al extremo ese detallismo casi obsesivo, esos larguísimos travellings, ese baile de planos y contraplanos, la busca inserción de primeros planos, el matrimonio casi perfecto entre la imagen y la banda sonora (generalmente, obra del genial Ennio Morricone), o la integración del paisaje como un protagonista más de la historia, que son señas de identidad características del director italiano.
Hay quien de forma injusta menosprecia el trabajo de Leone fijándose tan sólo en lo superficial: los personajes grotescos, la estética hiperrealista cuando no directamente sucia, o los bruscos cambios de ritmo narrativo, y se olvidan de todo lo demás: bajo la mugre, el polvo y la arena Leone está rescatando la quintaesencia del cine del Oeste: héroes misteriosos, malos malísimos, hembras tan atractivas como letales, estafadores y tahúres, diálogos como latigazos repletos de juegos de palabras y golpes de efecto, épicas partidas de poker e interminables duelos al sol. Su cine es pura fuerza narrativa plasmada sobre la pantalla con una belleza visual subyugante que empapa todos y cada uno y cada uno de sus fotogramas, un efecto que muchos han intentado imitar sin conseguirlo, a excepción quizás - como ya apuntamos - del propio Eastwood, que supo asimilar lo mejor del maestro en sus trabajos como director, como se puede comprobar, por ejemplo, en el emotivo y elegante travelling donde saluda a la bandera que aparece en El sargento de hierro (1986).
Con posterioridad a Hasta que llegó su hora Leone rodó otras películas como Agachate, maldito (1971); Mi nombre es ninguno y El genio (1975, ambas sin acreditar); y Erase una vez en América (1984), ambientada en los EEUU de la gran depresión y que sería la segunda entrega de una inconclusa trilogía sobre los orígenes de la nación americana comenzada con Hasta que llegó su hora. Este fue su último trabajo como director, ya que hasta su muerte en 1989 Leone se limitó a sus tareas como productor y ayudante de dirección. Su legado, no obstante, se presenta como uno de los más honestos y consistentes de la historia del cine, y ha influido a toda una generación de cineastas posteriores entre los que cabe incluir al mejicano Robert Rodríguez y su Erase una vez en México (2003).

(Continuará...)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…