Ir al contenido principal

John Wyndham, el profeta del apocalipsis (1)

Casi por sorpresa y sin previo aviso Minotauro ha editado dentro de su linea Clásicos Chocky, uno de los títulos más interesantes del escritor británico John Wyndham que inexplicablemente aun permanecía inédito en nuestro país. Una novedad especialmente interesante si tenemos en cuenta que, dejando aparte las regulares reediciones de El día de los trifidos (tal vez su obra más popular y valorada) hacia mucho tiempo que las editoriales patrias tenían olvidado a este gran escritor, considerado el Decano de la ciencia-ficción británica y el mejor representante de esa corriente del género tildada de "catastrofista" en la que también destacan otros nombres ilustres como los de J.G. Ballard o Brian W. Aldiss.
Wyndham nació en Gran Bretaña en 1903, el mismo año en que los hermanos Wright lograron su primer vuelo; y murió 66 años después, en 1969, coincidiendo con la llegada del hombre a la luna, lo que no dejan de ser un par de curiosas coincidencias para quienes crean en la predestinación. Durante su juventud probó suerte en distintas carreras y profesiones tales que comercio, derecho o incluso trabajar en una granja antes de dedicarse profesionalmente a su gran afición: escribir historias de anticipación. A partir de 1925 su nombre (bien como John Wyndham, bien bajo distintos pseudónimos) empieza a aparecer en las portadas de las revistas del género con títulos como The curse of the burdens (1927); The secret people (1935); Foul play suspected (1935) o Expedición a Marte (1935, y posteriormente revisado en 1953) (1). En general esta primera etapa se caracteriza por historias entretenidas que versan sobre los primeros pasos de la astronautica, la exploración del espacio o la colonización del sistema solar un poco en la linea de obras de R.A. Heinlein como Rocket Ship Galileo (1947) o Cadete del espacio (1948), pero dirigidas a un público más maduro que combinaba un cierto interés científico con una clara sed de aventuras más allá de los límites del espacio conocido.
La segunda guerra mundial con su catastrófico y desolador balance supondrá un significativo cambio de rumbo en la forma y el contenido de los argumentos de Wyndham que se vuelven más sombríos y oscuros, siendo El día de los Trifidos (1951) (2) el primer y más representativo título de esta tendencia que algunos han acuñado como ciencia-ficción catastrofista y que tuvo su reflejo al otro lado del océano en la obra de autores como Wilson Tucker (El clamor del silencio, 1952) o George R. Stewart (La tierra permanece, 1951). En El día de los Trifidos su autor narra la odisea de los pocos supervivientes de una catástrofe que ha dejado a la mayor parte de la humanidad ciega e indefensa ante el acoso de los trifidos, una deambulantes plantas carroñeras que se alimentan de materia orgánica en descomposición. Sin embargo , más allá de los aspectos apocalípticos de la trama, lo que destaca de la novela es como los protagonistas - normalmente, gente de clase media, educada y correcta - tiene que adaptarse a las nuevas circunstancias y cometer actos atroces, otrora impensables, con tal de sobrevivir. Este proceso de transformación del Hombre medio en el último superviviente aparece también reflejado en la obra de su más aventajado discípulo, John Christopher (La muerte de la hierba, 1956). No es exagerado afirmar que El día de los Trifidos marcó un antes y un después en el devenir de la ciencia-ficción británica (y universal) por sus escenas de inconmensurable terror unidas a lo descorazonador de su mensaje final: la facilidad con que puede derrumbarse la civilización, y lo rápido que aflora a la superficie lo peor que cada ser humano lleva escondido dentro de sí, lo que explica que sea una de las novelas del género más valoradas y reeditadas, e incluso haya conocido una secuela muy posterior, La noche de los Trifidos, del también británico Simon Clark en el año 2001 (3).

(Continuará)

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Buen post, además viene de perlas ahora que Minotauro ha publicado una de sus mejores obras "Chucky":

http://www.scyla.com/noticias/307/novedades_minotauro_enero_2010

Saludos, jose manuel.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Precisamente esa es la excusa para el artículo, amigo José Manuel, aunque aproveche de paso para hacer un breve repaso acerca de su vida y obra. Un saludo y hasta pronto ;)
Alejandro Caveda ha dicho que…
A Germán:
Ya que eres tan fan del género, espero tu comentario a propósito del gran John Wyndham o nos demostrarás que, aunque disimules, sólo lees el zoco cuando va de jóvenes y atractivas actrices ;)
Eloi Puig ha dicho que…
Hola,

Creo que Chocky no es una novela inédita.

Al menos me aparece en 1979 bajo la editorial Felmar, colección "La fontana literaria", 73.

Saludos,
Anónimo ha dicho que…
Brillante, Dr. Caveda

G M F
Alejandro Caveda ha dicho que…
A Eloi:
Muchas gracias por tu aportación que sinceramente descnonocía, aunque supongo que la edición de Minotauro será la más accesible para la mayoría de la gente. Recibe un certificado de colaborador de honor del zoco y espero verte por aquí de nuevo en el futuro :)
Alejandro Caveda ha dicho que…
A Germán:
Muchas gracias, caballero.
Ha salvado Ud. su honor ;)
A ver que tal le parece Anderson.
Un abrazo y hasta pronto ;)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…