XXII Semana Negra

Otra Semana Negra que se acaba, y ya van 22, aunque un servidor sólo haya tenido ocasión de colaborar en las seis últimas ediciones. Después de este tiempo, trabajar en la Semana va conllevando una cierta rutina nostálgica. Pese a las novedades, que siempre las hay (como el cambio de sitio, o las nuevas caras) lo más bonito del certamen es el reencuentro con los compañeros habituales y viejos conocidos que regresan a este sorprendente festival año tras año, como es el caso de los chicos de la Asturcon, o de autores como Jesús Iglesias, León Arsenal o Lorenzo Díaz, entre otros. Paralelamente, cada nueva edición de la Semana te da la oportunidad de conocer gente nueva y no menos interesante, algo que atesoramos todos los que colaboramos ahí de forma habitual.


Este año, por ejemplo, he tenido la ocasión de charlar con David Camus (que incluso aceptó hacerse una foto de recuerdo conmigo), el nieto del célebre filósofo y escritor por méritos propios, que ya tiene dos títulos presentes en el mercado: Caballeros de la Veracruz (2005) y La espada de San Jorge (2009). Un tipo verdaderamente agradable que espero regrese en el futuro a la Semana. Igualmente interesante fue la charla de Guillermo Martínez, el autor de Los crímenes de Oxford (2003), el cual confesó a los presentes que el título original de la novela era Los crímenes imperceptibles (denominación que fue cambiada por el editor por considerarla poco comercial), amén de ilustrar a los presentes sobre el resto de su obra, prácticamente desconocida en España. Por último, pero no menos interesante, esta Semana Negra nos brindó la ocasión de conocer mejor a Manuel Barrero, uno de los teóricos más importantes del mundillo del comic en nuestro país, autor de un excelente ensayo sobre el artista británico Barry Windsor-Smith y responsable de Tebeosfera, uno de los sitios web de referencia sobre el mundo de la viñeta en España.
Evidentemente no se agota aquí el cartel de lo que ha ofrecido esta Semana Negra, pero por desgracia el trabajo y nuestro apretado programa no nos han dejado disfrutar del mismo como nos hubiera gustado. No obstante, lo hemos pasado genial cada uno de los diez días del evento, que al fin y al cabo es de lo que se trata. Como diría el ínclito PIT II, la XXII Semana Negra ya es historia, vamos a por la XXIII. Y nosotros que sigamos ahí para disfrutarla. Un saludo.

Comentarios

eduardo ocaña ha dicho que…
una pena no haber estado por allí este año por que, como dices, el reencuentro es de lo mejor que hay en estos eventos. en fin..para la próxima!

un saludo!
Alejandro Caveda ha dicho que…
Pues sí... O si te dejas caer por Avilés estas Jornadas, podemos ir poniéndonos al día. Salu2 ;)