Ir al contenido principal

AsturCon 2009

Quienes me conocen saben que siento una especial querencia por la Asturcón, nuestra convención local de ciencia-ficción, aprecio que se basa en varias y bien fundamentadas razones. Primera, porque soy un gran amante del género, algo de lo que este blog es una buena prueba; segunda, porque conozco personalmente a los responsables de la organización y siento un gran aprecio por ellos. Me parecen una gente estupenda, genuinos aficionados que disfrutan con lo que hacen y se toman muy en serio su trabajo. Tercera y no menos importante, la Asturcón coincide en tiempo y lugar con la Semana Negra, lo que hasta la fecha siempre me había permitido simultanear ambos certámenes y disfrutar de sus respectivos programas.
De hecho, he hecho hasta en tres ocasiones la crónica de la Asturcón, la primera de ellas para la añorada revista Solaris; la segunda para el Sitio de Ciencia-ficción; y la tercera y última, hasta la fecha, en mi propio blog y por vicio personal más que por encargo.
Este año, por desgracia, y como ya apuntaba en mi anterior comentario la carga de trabajo me dificultó sobremanera asistir a la mayoría de los actos de la Asturcón, lo cual no deja de ser una lástima ya que el cartel prometía y la cena-espicha del sábado de este año fue, en palabras de los asistentes, una de las mejores que se recuerdan.
Así y todo pude disfrutar de un par de actividades realmente interesantes. Por un lado, la charla del infatigable Rafa Marín sobre el mundo de la piratería, que recorría en imágenes todos los tópicos del género desde los orígenes hasta el futuro lejano, pasando por las principales obras y películas protagonizados por piratas que, por cierto, eran el eje central de la espicha y de la Asturcón de este año.
A continuación - y no menos interesante - vino la amena charla de Sergio Iglesias sobre la evolución temporal y tecnológica del lenguaje, la narración y los soportes literarios. Tema este que a un servidor le pareció especialmente interesante ya que cuando el ponente preguntó cuantos de los presentes disponían de un lector de libros electrónicos una de las pocos manos que se levantaron en señal de afirmación fue la mía. En efecto, queridos lectores: después de años de fiel defensa de la hoja de papel impresa, me he pasado - al menos parcialmente - a la pantalla digital y la tinta electrónica y que quieren que les diga, estoy encantado (pero eso es tema para otra historia que les contaré más adelante).
Iglesias hizo un interesante recorrido por el arte de la narración a lo largo de la historia para terminar su charla con un animado debate acerca de como las nuevas tecnologías acabarían por afectar al mercado literario de la misma manera que ya lo habían hecho con la industria musical o cinematográfica.
No fueron los únicos actos de una Asturcón por lo demás tan animada como siempre, pero sí los únicos a los que un servidor pudo asistir e, irónicamente, fue por motivos de trabajo, aunque los disfruté como cualquier asistente más. Parafraseando de nuevo (menos mal que no nos pide derechos de autor ;) al jefe: La Asturcón 2009 ya es historia, nos vemos en la edición del 2010, ya sea en Viesques, el Arbeyal o en las arenas de Zothique. Un saludo y hasta pronto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…