Ir al contenido principal

El Punto de Vista del Observador 7

Hace poco, desempaquetando varias de las cajas que contienen mis pertenencias de juventud me he encontrado con varios de mis antiguos álbumes de cromos.
Es difícil que las nuevas generaciones entiendan el placer que los treintañeros (y de ahí para arriba) extraíamos coleccionando e intercambiando cromos. Ellos tienen Internet, canales de chat, teléfonos móviles 3G, videoconsolas, MP-5 y tropecientos canales de televisión digital y por cable. Nosotros, a su edad, teníamos una cadena y media de TV, canicas, chapas, yoyos y peonzas. Y claro está, los cromos.
Coleccionar cromos era más que una afición un vicio. Recuerdo que cuando era chico había álbumes de todos los temas imaginables. Estaban los clásicos, con la alineación de los equipos de fútbol españoles; o los dedicados a alguna película o serie de TV de moda, ya fuese de imagen real o de dibujos animados; los de escuderías de coches; los bélicos y/o militares; los de especies animales; y así sucesivamente, según la imaginación del editor.
Una vez que picabas no había más opción que acudir al quiosco (uno de aquellos quioscos añejos a los que ya les he dedicado un rincón de este zoco; para los interesados, hacer click aquí) para comprar los sobres de cromos que podían costar de 5 a 15 pesetas, según fuesen autoadhesivos o tuvieses que pegarlos tu mismo con ayuda de los míticos Supergen o Imedio. Lógicamente, con el paso de los años y la inflación fueron subiendo de valor y para cuando yo abandoné el vicio ya andaban por los cinco duros de vellón.
Cada sobre contenía unos 5 ó 6 cromos (aquí es posible que la memoria me falle). Al principio, claro, todo era maravilloso porque todo eran huecos y casi no tenías ninguno repetido. El problema es cuando el álbum ya estaba casi completo y apenas te faltaban 6 o menos. Entonces aprendías por las malas conceptos tales como la Especulación, la ley de la Oferta y la Demanda, o las reglas del Mercado, términos que ahora están muy de moda y resultan poco menos que abstractos para los adolescentes de hoy en día, a los cuales la crisis o el índice de precios sólo les preocupan si se encarecen directamente los componentes del botellón. Excuso decirles lo estresante que resultaba cuando ya sólo te faltaba UNO para completar el álbum, y el maldito cromo se empecinaba en eludirte por más que tu te dejabas los cuartos en el quiosco comprando sobre tras sobre y acumulando infinidad de ellos repetidos pero que no te servían para nada. Recuerdo el caso de un colega que, harto de buscar y gastarse inútilmente la paga, le pidió prestado el álbum a un compañero que ya lo tenía completo, lo fotocopió a color, recortó el cromo de marras y lo pegó en el suyo. A día de hoy jura y perjura que no se distingue del original y que no se arrepiente de nada.
Ya bien entrados a finales de los 80 el coleccionismo de cromos empezó a pasarse de moda (o puede que ya fuéramos demasiado mayores para dedicarnos a ello, todo es posible), entre otras cosas porque las nuevas generaciones empezaron a tener más opciones con las que entretenerse (no todas ellas legales, pero tal vez más divertidas) y los viejos álbumes acabaron criando polvo en un rincón del baúl de los recuerdos de los talludos treintañeros que, como un servidor, de vez en cuando los rescatan y repasan cromo por cromo para recordar – aunque sólo sea durante unos minutos – al niño que fuimos, y en muchos aspectos seguimos siendo; tan sólo hemos cambiado nuestro objeto de coleccionismo (cromos por coches, comics, cedés, deuvedeses o similar). Y es qué quieren, cuando no había Internet uno se entretenía con tan poco...

Comentarios

Iván Olmedo ha dicho que…
¡Ah, sí..! Benditos cromos... ¡y cómo se cotizan ahora, los malditos!
Alejandro Caveda ha dicho que…
Ya te digo... Ahora que la bolsa y el mercado de acciones están en crisis, más de un broker haría bien en tomar nota... Los viejos clásicos nunca pasan de moda ;)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…