Ir al contenido principal

Richard Matheson y Soy Leyenda

Hace poco he tenido ocasión de ver Soy Leyenda, la tercera – si las cuentas no me fallan – adaptación cinematográfica que se ha hecho de esta novela, quizás la más famosa de todas las escritas por Richard Matheson, lo que demuestra la calidad intrínseca de esta obra, por la que no pasan los años y conserva aun hoy, como el primer día, su capacidad para sobrecogernos y perturbar nuestros sueños.
Matheson es una de las figuras más importantes del género fantástico de la segunda mitad del siglo XX y en la actualidad, y no sería exagerado afirmar que ha sido (con permiso de Stephen King y Peter Straub) el escritor norteamericano de terror y suspense más influyente en la literatura y cine del género desde Poe y H.P. Lovecraft gracias a sus novelas, antologías de relatos, guiones cinematográficos y televisivos.
Como muchos otros escritores de terror y/o ciencia ficción Matheson se estrenó escribiendo historias cortas para diversas revistas y magazines que posteriormente aparecerían recopiladas en antologías como El tercero a partir del sol (1954), pero su carrera empieza a despegar sobre todo a partir de la publicación, ese mismo año, de Soy Leyenda, a la que seguirían otros títulos indispensables como El increíble hombre menguante (1956); El último escalón (1958); La mansión infernal (1971); Al otro lado del tiempo (1975) y Más allá de los sueños (1978), la mayoría de las cuales han sido llevadas a la gran pantalla, al igual que la que ahora nos ocupa.
Paralelamente Matheson desarrolló una intensa labor como guionista de cine y TV. Fue uno de los autores recurrentes de la mítica serie The Twilligt Zone; escribió el guión del segundo telefilme protagonizado por el periodista Carl Kolchak (The Night Strangler, 1973), y colaboró en la posterior serie televisiva dedicada al personaje, entre otros ilustres trabajos.
Examinando atentamente la obra de Matheson es posible descubrir algunas pautas o temas recurrentes que aparecen en la mayoría de sus trabajos, empezando por un explícito interés por el más allá, los fenómenos paranormales y la vida después de la muerte, tal y como es el caso de El último escalón, Al otro lado del tiempo y Más allá de los sueños. Otras novelas, por el contrario, se basan en la premisa de una inversión de valores: en El increíble hombre menguante objetos y criaturas cotidianas se vuelven terribles amenazas a medida que el protagonista va encogiendo de tamaño; mientras que en Soy Leyenda Robert Neville, el único hombre normal en un mundo poblado por monstruos, acaba convertido a su vez en un monstruo ante los ojos de las criaturas a las que persigue y extermina.
En Soy Leyenda Matheson retoma además un argumento seminal de la ciencia ficción: el fin de la humanidad y la lucha de los últimos restos de civilización contra el caos y la extinción. Un esquema clásico presente en obras decanas del género como El reino de la noche (1912) de W.H. Hodgson, y que con posterioridad a Matheson han retomado otros autores como George Romero (El amanecer de los muertos vivientes, 1978) o Stephen King (La Niebla, 1981). En todas estas historias cobra especial importancia el concepto del Refugio: un lugar que se convierte en la última línea de defensa de la humanidad frente a los monstruos que acechan en el exterior, ya sea la casa fortificada de Robert Neville en la novela de Matheson, o un supermercado en los casos de King y Romero.

(Continuará...)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…