Ir al contenido principal

Los otros hijos de Robert E. Howard

Buena parte de la obra de Howard (a excepción de la saga de Conan, que si ha sido reeditada en varias ocasiones, la más reciente de ellas por Timun Mas) es desconocida o permanece aun inédita en nuestro país, aunque en los últimos años varias editoriales como Martínez Roca o Arellano han contribuido a rellenar ese vacío publicando a otros parientes cercanos de Conan, como Kull de Valusia, Red Sonja, Bran Mac Morn o el Ciclo de la Memoria Racial. Quedaban, no obstante, otros muchos relatos y personajes del escritor de Cross Plains pendientes de una digna edición en castellano.
Curiosamente estas cosas van por rachas y de un tiempo a esta parte han aparecido en nuestras librerías varias antologías firmadas por Howard y que ofrecen nuevos aspectos de la obra de este escritor menos vistos en castellano.
Los primeros en abrir fuego fueron los chicos de Ediciones Jaguar con La casa de Arabu y otros relatos (2005), una nutrida selección de cuentos escritos por Howard, casi todos ellos inéditos en España, y que ofrecen una perspectiva amplia del trabajo del creador de Conan: espada y brujería, terror, fantasía histórica e incluso el western se dan cita en las páginas de esta peculiar antología.
No menos interesante resulta Cormac, Rey de los mares (2006) de ANS Editor que, según dicen en Internet, es la sucesora de la extinta Rio Henares. Se trata de una recopilación de todos los relatos protagonizados por Cormac Mac Art, un guerrero y pirata irlandés del siglo V d.C. y que recorre el Mar del Norte en busca de pillaje, aventuras y olvido. Un libro más destacable en cuanto al contenido que al continente, ya que se trata de una fan-edición bastante rudimentaria, claro que ya se sabe: en el país de los ciegos...
A continuación cabe destacar Espadachinas (2006), publicada por Francisco Arellano en la Biblioteca del Laberinto, y que recoje varios relatos de Howard protagonizados por espadachinas, a saber Agnés de Chastillon, Sonya la Roja de Rogatino y Helen Tavrel. Se omiten a Belit y Valeria ya que al ser compañeras de correrías del forzudo cimmerio, aparecen en la colección dedicada a Conan por Timun Mas.
También en la Biblioteca del Laberinto, y no menos interesante que el anterior, encontramos Sangre en el desierto (y otras aventuras por mar y por tierra) que incluye todos los relatos de Howard protagonizados, respectivamente, por Wild Bill Clanton, Emmett Corcoran y Terence Black Vulmea, de un tono más aventurero y menos fantástico de lo habitual (e incluso, en algunos casos, con un tono ligero y "picante" que sorprenderá a los seguidores del autor). La Biblioteca del Laberinto es una de las colecciones más pulp e interesantes que se publican en la actualidad y a la que espero dedicarle en breve un extenso artículo en este blog. Valgan de momento estas lineas como introducción así como de aviso a todos los aficionados a la obra de esta gran escritor a los que por un motivo u otro se les haya escapado alguno de estos títulos. Un cordial saludo y en breve estoy de vuelta con ustedes y los nuevos comics de Conan el Bárbaro. Un saludo.

Comentarios

gorrión ha dicho que…
...llegué hasta aquí siguiendo el aroma a ocle de este mar de Gijón y me encuentro con una maravilla de cofre de los tesoros donde puedo disfrutar e informarme de cantidad de cosas que desconocía.Enhorabuena porque te tengo cerca y pasaré con frecuencia por tu casa. Un abrazo de este árbol xixonés!
Alejandro Caveda ha dicho que…
Otro para ti, me alegro de que hayas encontrado en el zoco cosas de tu agrado y espero verte de nuevo por aquí, salu2 y un abrazo.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…