Ir al contenido principal

Conan cabalga de nuevo con Planeta Comics

Como todos los seguidores patrios del forzudo cimmerio saben, los comics de Conan han regresado a nuestras librerías tras un forzado parón de varios meses cuyos motivos no están del todo claros, aunque la teoría más plausible es que detrás de esta ausencia se hallaba la negociación por los derechos para seguir publicando material de Conan en castellano.
Sea cual sea el motivo, Conan ha vuelto, y casi parece que para ponerse al día Planeta esté sacando de golpe y porrazo todo el material que se les quedó acumulado durante estos meses previos.
Para empezar, la editorial ha retomado la serie mensual Conan: La Leyenda a partir del número 20 en el cual, curiosamente, comenzaba la adaptación de Dark Horse (a cargo de Busiek y Cary Nord) de uno de los relatos más clásicos y populares de Conan: "La Torre del Elefante", una historia que ya ha sido trasladada al comic al menos en tres ocasiones previas, pese a lo cual no deja un mal sabor de boca gracias al estilo pictórico y enérgico de Nord.
Asimismo, Planeta ha sacado casi seguidos dos tomos de la colección trimestral Las Crónicas de Conan (el 8 y el 9), la cual reedita la serie clásica de Marvel Comics en un nuevo formato de lujo y tapa dura. Cabe suponer que se trata de los números que quedaron "pendientes" durante el ya explicado parón editorial, y que a partir de ahora recuperen su periodicidad habitual.
Curiosamente, la casa ha decidido incorporar el formato Ultimate a su linea editorial dedicada al personaje de Howard para publicar diversas miniseries o especiales fuera de colección, como es el caso de Conan y las Hijas de Midora, o El libro de Toth (una miniserie de 4 números firmada por Len Wein, Kurt Busiek y Kelley Jones que nos explica el origen oculto de Toth-Amon, el enemigo recurrente del cimmerio). Por cierto que el cambio de formato no deja de resultar un tanto confuso y arbitrario, ya que en los USA estos ejemplares se publicaron con el tamaño comic-book habitual y no con el Ultimate, que es más grande. ¿Una forma de darle más empaque al personaje, o una excusa para justificar precios más altos? El tiempo lo dirá.
Y por último, pero no por ello menos importante, Planeta ha continuado la recopilación de miniseries completas en libros de tapa dura (que ya comenzó en su momento con Conan y las joyas de Gwalur) con un nuevo volumen: Conan y las canciones de los muertos, escrito por Joe Linsner e ilustrada por Timothy Truman, el cual, curiosamente, es el actual guionista de Conan: La Leyenda en los USA.
¿Qué novedades nos deparará el futuro? Bueno, la serie mensual continua viento en popa en los EEUU y está a punto de alcanzar la cincuentena larga de números publicados, por lo que de mantenerse bien las ventas el título tiene cuerda para rato. Pendientes de publicación quedan todavía miniseries como Conan and the demons of Khitai o Conan and the midnight god, tan entretenidas como las aquí comentadas hasta ahora, y que esperemos ver pronto en nuestras librerías.

Comentarios

kathy green ha dicho que…
Nice blog. Check out mine, I talk about iPhones and iPhone applications. Thanks.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…