Ir al contenido principal

Reflexiones de un noctámbulo empedernido 2

Paseando por el Blogger veo que algunos otros compañeros de las Jornadas ya están haciendo su propia crónica del evento, como es el caso del incombustible traductor, Diego. (Interesados pinchar aquí). Como me veo incapaz de mejorar su trabajo y no tiene sentido que contemos todos lo mismo me limitaré a narrar mis experiencias personales o como diría Germán, mis personales momentos onanísticos de felicidad, je, je.
Sin duda alguna el recuerdo más imborrable que me llevaré de estas Jornadas ha sido la oportunidad de conocer en persona al gran Michael Golden, uno de mis dibujantes favoritos desde que lei algunos de sus primeros trabajos para la Batman Family a finales de los años setenta.
Para los despistados, Golden es uno de esos nombres míticos del mundo del comic autor de una obra breve en cantidad pero de gran calidad que ha influenciado a muchos artistas posteriores como Arthur Adams o Jim Lee, entre otros. En su curriculo, aparte de los ya mencionados episodios de Batman Family, destacan títulos como Los Micronautas, Marvel Fanfare, The Nam o una memorable tanda de episodios del Doctor Extraño. En los últimos años Golden se ha volcado más en el mundo de la publicidad y la ilustración, amén de realizar portadas para colecciones tales como Nightwing, Heros for Hire o Ironman.
Aunque se le llevaba invitando desde años, Golden siempre había declinado amablemente la oferta hasta estas Jornadas. Y aunque la idea de conocerle en persona por un lado me llenaba de emoción, por otro me sentía relativamente incómodo, ya que a veces tus ídolos no están a la altura de las circunstancias. Por suerte, todo fue como la seda. Desde el primer momento el sr. Golden se mostró simpático, atento y encantador. Su charla fue una de las más amenas e interesantes de las jornadas (con permiso de su compatriota, George Pérez, y del español David Aja) y fue un placer poder charlar con él y oírle disertar largo y tendido sobre el mundo editorial, el proceso creativo y su trabajo durante una hora larga. A mayor abundamiento, me dedicó un precioso dibujo del Señor de la Noche (que lamentablemente no les puedo reproducir aquí, ya que no tengo escaner) que espero ver colgado en breve de alguna pared de mi casa.
Como todo lo que se hace de esperar, ha merecido la pena. Sinceramente espero que el sr. Golden haya disfrutado de su estancia en Avilés tanto como nosotros de su presencia y compañía, y que regrese pronto a Asturias como tantos otros autores que se han quedado cautivados por el ambiente de estas jornadas. Entretanto, decirle desde aquí que ha sido un placer y mandarle mis saludos y mis mejores deseos a él y a su encantadora representante. Como muestra, aquí les dejo otro ejemplo de su talento. Un abrazo y en breve retomamos el hilo con el maléfico Dr. Fu Manchú, saludos.

Comentarios

Alejandro Caveda ha dicho que…
Con gran placer he de actualizarme a mi mismo, ya que este viernes un par de amigos me han sorprendido con obsequios, cual si de los reyes magos se tratase; Germán me trajo varios poster firmados por los autores, y Miguel nada menos que un dibujo original de Perez, un precioso Tigre Blanco dedicado a este su humilde servidor. Muchas gracias a los dos por el detalle y espero tener ocasión de devolvérselo pronto. Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…