Ir al contenido principal

Iain M. Banks y la Cultura 1

Como tantos otros lectores españoles, descubrí la obra de este autor muy a principios de los noventa, cuando la hoy extinta editorial Martínez Roca publicó los tres primeros títulos de su serie de la Cultura dentro de su cabecera Gran Súper Ficción: Pensad en Flebas (1987), El jugador (1988) y El uso de las armas (1990). En dichos volúmenes se nos informaba de que Banks, oriundo de Escocia, era uno de los más recientes y sólidos valores de la narrativa anglosajona y en especial dentro del género de la ciencia ficción, donde su serie de la Cultura se presentaba como un soplo de aire fresco que venia a reverdecer los laureles de la más añeja space-opera.
El caso es que tras esta traca inicial Martínez Roca pasó a publicar en exclusiva en castellano las nuevas novelas de la saga de La guerra de las galaxias, dejando un tanto de lado el resto del género, Banks incluido. Con el tiempo, esos tres títulos acabaron descatalogados y convertidos en ansioso objeto de búsqueda y captura por parte de los aficionados a la par que objeto de especulación en manos de libreros sin escrúpulos. Los fieles seguidores de Banks hubimos de resignarnos a echar mano al Collins, adquirir sus novelas en inglés y pasar largas tardes de invierno traduciéndolas con una paciencia no exenta de cierto disgusto por el hecho de que las editoriales no parasen de reeditar a ciertos autores hasta la saciedad y nadie se acordase del pobre Banks. Hasta que con el cambio de siglo y la llegada del nuevo milenio aconteció el milagro.
Por aquel entonces servidor colaboraba en dos revistas publicadas por la editorial La Factoría de Ideas, como eran el Nemo y el Solaris. Mi colaboración en esta última era bastante reciente, puede que me falle la memoria pero tan sólo llevaba escrito y publicado un artículo sobre Lois McMaster Bujold y su personaje recurrente (Miles Vorkosigan) cuando Juan Carlos Poujade (a la sazón, uno de los responsables de la casa) me comentó que se habían hecho con los derechos para publicar nuevas obras de Banks en castellano; que según como fueran las ventas se plantearían incluso reeditar las antiguas; y que estaría bien redactar un artículo en el Solaris para recordarle a la gente (o descubrir, según el caso) quien era Banks y por qué merecía la pena leer su obra. Y lo más emocionante de todo es que quería que yo fuese el responsable de escribir dicho artículo.
Dicho y hecho, me puse manos a la obra releyéndome todo lo que tenía por casa de Banks y rebuscando por la red la información más reciente sobre el autor y su obra. El resultado final apareció en el número 23 de la revista, y modestia aparte, es uno de los trabajos de los que personalmente me siento más orgulloso, junto con el de Tim Powers (también hay otros de los que reniego, pero esos no los voy a reconocer aquí).
Así pues, con su permiso, voy a canibalizarme a mi mismo y usaré dicho artículo como texto de apoyo para el siguiente comentario sobre la obra de Banks, un autor tan recomendable como casi desconocido en castellano.

(Continuará...)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…