Ir al contenido principal

El Baúl de los Recuerdos: Nebulae

Como ya anticipé en alguna entrada anterior, en esta ocasión el Baúl de los Recuerdos se recrea en rememorar la mítica colección Nebulae de EDHASA, aunque tal vez sería más correcto decir colecciones, puesto que fueron varias las que salieron al mercado bajo este nombre; sin embargo, al contrario de lo que ocurría con Infinitum, aquí todas estaban relacionadas con la misma casa o sello editorial.
La primera y sin duda más recordada y añorada por los lectores es la de los años 60 que se estrenó con Titán invade la Tierra (Amos de títeres) de Robert A. Heinlein al que siguieron otros 140 títulos, siendo hasta la fecha una de las colecciones de CF más longevas de nuestro país.
Se trataba de una serie de libritos en rústica de 170x110 mm bastante resistentes y con una presentación y traducción muy estimables para la época. Cada número iba precedido de una introducción firmada por el Sr. Doctor en Ingeniería J. Masriera a través de la cual loaba las excelencias tanto de la obra como del género e intentaba animar a los lectores más "cultos" para que se enganchasen a la serie. Con respecto a las portadas, la colección presentaba dos estilos muy diferenciados: el primero tenía el lomo y la contracubierta en color negro mientras que la portada era en vivos colores naif ilustrada por autores como Armand o Llobera; posteriormente - y contando con los mismos autores - se optó por un estilo más moderno y abstracto aunque menos atractivo gráficamente hablando.
En cuanto a la selección de títulos, hubo de todo aunque el nivel fue bastante alto y el space-opera ocupaba un lugar secundario frente a la obra de autores con más prestigio, como Asimov, Clarke, Heinlein o Dick, entre otros. Lo dicho, una colección entrañable tanto por la presentación como por el contenido.
Tras el cierre de la serie madre EDHASA siguió explotando el sello Nebulae con varias colecciones que rescataban, en distintos formatos, algunos de los títulos más interesantes allí publicados, como es el caso de Selecciones Nebulae, Clásicos Nebulae o Nebulae Tapa Dura.
En los años 70, y en pleno revival del género, EDHASA decidió relanzar la colección en lo que se conoce como Nebulae 2ª serie; 71 números en formato rústica en los que se alternaron algunas reediciones de la Nebulae clásica (de autores como Asimov o Clarke) con obras nuevas, de gran calidad y de autores las más de las veces inéditos para el lector hispano como Joe Haldeman o George R.R. Martin. Al igual que ocurrió con la Nebulae clásica, esta 2ª época tuvo diversos diseños de portada, siendo el más elegante y recordado el de tapas plateadas con el título y el diseño gráfico de cubierta superpuestos en otro color más o menos llamativo.
Durante las décadas de los 80 y 90 EDHASA relegó a la CF a un lugar más secundario dentro de su fondo editorial centrándose en su lugar en géneros como la narrativa contemporánea y fantástica. Recientemente, no obstante, ha vuelto por sus fueros al lanzar una nueva colección dedicada al fantástico (Fantasy Nebulae) a través de la cual está reeditando la saga de Elric de Melniboné de Michael Moorcock, al tiempo que recupera muchos de sus ejemplares de Nebulae Tapa Dura (van 15 hasta la fecha) y ensaya nuevos formatos como el Pocket.
Nebulae se mantiene pues como la decana de las colecciones de CF españolas, añorada por unos, envidiada por otros, cotizada a precio de riñón para trasplante por libreros sin escrúpulos e inalcanzable objeto del deseo para todos aquellos que desearíamos tenerla completa en nuestros estantes pero tenemos que conformarnos con escribir sobre ella. Quien sabe, reedición a reedición es posible que en unos 50 o 60 años podamos recuperar aproximadamente el 70 % de los títulos en ella publicados. De esperanzas e ilusiones...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…