El Baúl de los Recuerdos: Súper Ficción de Martínez Roca

Repasando este blog me he dado cuenta que ha pasado mucho tiempo desde la última vez que dediqué una entrada al baúl de los recuerdos: así que tras las correspondientes a Caralt CF e Infinitum he aquí una nueva entrega centrada en la añeja colección Súper Ficción de Martínez Roca; nombres que tal vez no digan nada a los lectores más jóvenes, pero que no dejarán de provocar más de un reflejo de añoranza en los más veteranos.
Súper Ficción fue una de esas colecciones de CF que aparecieron durante el boom del género de los años setenta, al igual que Edaf CF o Nebulae 2ª época. Sus señas de identidad eran muy características: tenía un formato en rústica algo delicado de 190 x 125 mm, con tapas y lomo de color negro, letras en blanco y cubiertas de diseño naif en colores vivos, cálidos y bastante llamativos.
Al igual que otras colecciones coetáneas los precios variaban según el número de páginas y la extensión de cada libro. Así, podías encontrar volúmenes sencillos; normales; dobles o extras como el Tiempo para amar de R. A. Heinlein (nº 40). A veces en la editorial tenían el fino detalle de humor de “hinchar” algún libro aumentando el tamaño de las letras para convertir un volumen sencillo en normal o doble, aunque justo es decir que esta era una práctica más ocasional que habitual.
Su criterio a la hora de seleccionar títulos, por lo menos hasta el número 100, era bastante flexible y heterogéneo. En Súper Ficción aparecieron muchas novelas inéditas (como El Germen de Mike Resnick, nº 99), algunas de ellas muy arriesgadas y de impactante actualidad como Empotrados de Ian Watson (nº 22), aunque también reeditaron numerosos títulos clásicos, la mayoría de ellos de autores tan comerciales como Asimov o Heinlein. Novelas aparte, también hubo un hueco para las antologías como las Visiones peligrosas de Harlan Ellison (números 82 a 84), Los mejores relatos de ciencia ficción de Mike Ashley (19, 50 y 67), o Lo mejor de la CF española recopilada por Domingo Santos (nº 75). Como se puede ver, una mezcla muy variopinta, pero en cierto modo ahí radicaba uno de los principales encantos de esta colección.
Súper Ficción fue una veterana superviviente. Pese a una periodicidad más o menos irregular se mantuvo a lo largo de toda la década de los ochenta y entrados los 90. Al llegar al número 100 la editorial decidió cambiar el formato característico de la colección por otro más actual y tipo libro de bolsillo, formato en rústica de 195 x 120 mm, con lomo y contracubierta de color rojo y con otro diseño de portadas. Se publicaron 15 títulos más con este formato, hasta llegar al 115, aunque como detalle anecdótico conviene mencionar que en su momento la editorial reeditó el antiguo nº 74 (Tropas del espacio, de R. A. Heinlein) con el nuevo formato y el número 201 en cubierta. ¿Un detalle de humor, pensaban alcanzar esa cifra, o era una forma sutil de romper el record de Nueva Dimensión (143 números) aunque fuese haciendo trampas? Vayan Uds. a saber. En cualquier caso este segundo volumen ya ofrecía una selección de títulos más interesante, con autores y obras más modernos como Philip K. Dick, Robert Silverberg o John Brunner, entre otros.
Al abrigo del éxito de Súper Ficción Martínez Roca publicó otras colecciones similares en cuento a formato pero de diversa temática como Súper Terror o Fantasy Martínez Roca. Además, se lanzó una serie de grandes éxitos de mayor tamaño (de 215 x 145 mm) y sin numeración titulada genéricamente Gran, en este caso, Gran Súper Ficción, donde se publicaron títulos tan interesantes como las tres primeras novelas del ciclo de la Cultura de Iain M. Banks; la serie de los Príncipes Demonio de Jack Vance; las primeras entregas del Mundo Anillo de Larry Niven; Cena en el palacio de la discordia de Tim Powers, la serie de La Edad de Oro de Asimov o la recopilación de todos los premios Hugo de relato o novela corta, entre otros. Como ven, una más que interesante selección de títulos y autores algunos de los cuales han sido recuperados posteriormente por otras editoriales como es el caso de Gigamesh o la Factoría de Ideas.
Como ocurre con cualquier otra colección tan larga y longeva el balance es irregular pero en general favorable, puede que me deje llevar por la nostalgia pero gracias a Martínez Roca descubrí a Roger Zelazny, Mike Resnick e Iain M. Banks, además de conseguir muchas reediciones de obras de Asimov o Heinlein ya inencontrables. Por no hablar del fondo editorial de Fantasy o Gran Súper Terror; pero eso ya sería materia para otra entrada de este su blog. Un abrazo.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Impecable post, Alejandro.
.... y ya puestos: Viva Zelazny!

G M F
Anónimo ha dicho que…
Estoy interesado en consegir titulos antiguos de esta y otras colecciones, podrias orientarme?
Alejandro Caveda ha dicho que…
No puedo decirte un sitio fijo donde vayas a encontrarlo todo y abuen precio, eso es cuestión de buscar y tener paciencia. Si te desplazas puedes probar suerte en Madrid y Barcelona en librerias con material de 2ª mano como Mundo Fantasía. Si lo de viajar no te viene bien puedes probar a través de Internet poniendo anuncios en páginas como los Foros de la Tercera Fundación (Compro-cambio-vendo) o mirando en la base de datos de Iberlibro (lo pones así, tal cual en el Google y ya te sale). También puedes fisgar ocasionalmente en Ebay, hay gente que vende lotes de este tipo ocasionalmente. No se si te habré servido de mucha ayuda...
Anónimo ha dicho que…
OK, si, muchas gracias.
Alejandro Caveda ha dicho que…
A GMF: ya que compartimos la pasión común por Zelazny te adelanto que mi próximo post será una reseña / artículo sobre la saga de Ambar y la reciente reedición que acaba de hacer la Factoría. Un abrazo.
Juan ha dicho que…
Hola. Estoy buscando la recopilación "Vinieron del espacio exterior" de Jim Wynorski publicada en esta colección. ¿Podrías publicar mi e-mail por si alguien puede ayudarme a conseguirla? Gracias.