Ir al contenido principal

Resaca

Lo primero mis disculpas por haber estado una temporada ausente. Quienes me conocen saben que desde el día 4 alterno la vuelta al trabajo con las XI Jornadas del comic de Avilés, con lo que hasta este sábado 9 anduve bastante liado de tiempo, llegando a casa bastante tarde y con pocas ganas de ponerme a teclear en el ordenador. De todas formas se nota que soy un poco bisoño en estas lides porque otros colaboradores o visitantes se las han arreglado mucho mejor que yo. Jaume Vaquer, por ejemplo, avisó en su blog por adelantado que se venia a Avilés, mientras que Diego fue preparando unos textos por escrito para no tener desatendidos a sus lectores. Eso son profesionales, si señor.
Para quienes no las conozcan (si es que hay alguien tan despistado) las Jornadas se han convertido año a año en un evento cultural de primer orden que durante una semana concentra en Avilés una numerosa legión de aficionados e invitados ilustres entre los que merece la pena destacar en esta ocasión a Luis Garcia, Alan Davis, Charlie Adlard, Alejandro Barrionuevo y otros muchos que ya son casi habituales de la Jornadas y repiten año tras año.
Las Jornadas serian algo así como una pequeña Semana Negra de Avilés pero más concentradas en el tiempo y el espacio y centrada más exclusivamente en el mundo del comic y la ilustración. Digo Semana, porque muchos de los colaboradores habituales de las Jornadas lo son también del macroevento gijonés, de tal manera que la asistencia es casi como el reencuentro con una pila de viejos amigos como Jorge Iván, Rafa, GMF, JM, Susana, Rocio, Cobo o Abrahám, entre tantos otros.
Pese al ritmo frenético de las actividades que apenas te dejan un rato libre para escaparte a tomar una cerveza lo cierto es que te lo pasas genial, amén de conocer a mucha gente interesante.
No voy a enrollarme hablando de los eventos día por día porque eso ya lo ha hecho otra gente en su blog, y mucho mejor que yo, como es el caso de Jorge Iván o el mismo Diego, pero si recordar algunas anécdotas simpáticas.
Por ejemplo, la forma en que obtuve un dibujo de Alejandro Barrionuevo. Un día este gran artista argentino tuvo problemas para encontrar el sitio exacto de Avilés donde íbamos a cenar, por lo que Diego me pidió que acudiera en su rescate y le acompañase hasta el lugar. Haciendo gala de una simpatia fuera de lo habitual, mi tocayo me obsequió en agradecimiento con una espléndida ilustración dedicada de Batman, a medio camino entre Neal Adams y Alex Ross. Tan sólo lamento no poder escanearla para enseñársela, porque merece la pena.
Este año me tocaron también menos presentaciones que otras veces. Si mal no recuerdo, en concreto, fueron Alan Davis, Lorenzo Diaz y Charlie Adlard. Del resto se hizo cargo casi en exclusiva JM que está hecho una auténtica estrella mediática (señores, hemos creado un monstruo entre todos). En el caso de Davis estaba tan nervioso que casi tartamudeo un par de veces (San Alan Davis, señores, sentado a mi lado en carne y hueso), aunque gracias a la certera mediación de Diego la cosa salió bastante bien encarrilada. Con Lorenzo, como se suele decir, donde hay confianza da asco, después de tantos años y presentaciones más que un acto oficial eso fue una charla de colegas tomándose algo delante del respetable.
Donde di el Do de pecho fue con Charlie Adlard. Para recibirle el friki que hay dentro de mi sacó los pantalones especiales con rodilleras que guardo en el armario para estas ocasiones y fui arrastrándome hasta sus pies al grito de "No soy digno, soy un gusano asqueroso" (lo cual, según Germán, es absolutamente cierto y de sobras conocido). Aparte de pedirle un dibujo le estreché la mano no menos de media docena de veces y desde entonces me ducho dejando esa mano fuera. Por cierto que con Adlard me pasó una cosa bastante simpática. Llevo tantos años leyendo sus comics que me había hecho una imagen mental suya completamente diferente de la realidad. Me imaginaba a Charlie Adlard como el típico inglés cincuentón, trajeado, estirado y formal, que en sus ratos libres cuando no estaba dibujando leía el Financial Times o veía los documentales de la BBC; nada que ver con el joven extrovertido, abierto y jovial que se sentó a mi lado en la presentación. Un tipo increiblemente majo (o como decian Kenny Ruiz y el colectivo Bull Dawn City, que mola mucho) y que además dibuja como pocos.
Quizás lo que más lamento es no haber podido quedarme a la cena del sábado noche para pedir dibujos a maza a los asistentes, aunque si estuve en la mayoría de las comidas y en la cena del jueves para no perderme la exposición en vivo de la obra más reciente del gran pintor Luis García donde, por cierto, me tocó encargarme del ordenador y el proyector (que peligro... menos mal que no ardió nada).
En fin, todo lo bueno se acaba y las Jornadas de Avilés no son una excepción, pero como en el caso de la Semana prefiero ser optimista y pensar: ya queda menos para las próximas. En menos de un año nos vemos de nuevo en Avilés. Entretanto tenemos este zoco para mantener el contacto. Un abrazo.

Comentarios

alinorak ha dicho que…
Lo pasamos como siempre, de miedo, estuvo muy bien, jiji!!!
Así que Enhorabuena!!!!
y Gracias por todo!!
Y el año que viene por seguro que no faltaremos!!!
;P
Jorge Iván Argiz ha dicho que…
Excelente crónica, si señor. Y ADLAR un monstruo, sin duda.

Gracias por todo
Sportinguista ha dicho que…
Muy buena crónica y para que no te de tanta pena te diré que en la cena del Sábado conseguir un dibujo era harto complicado. Este año obtener un dibujo de fuera de España era muy jodido :D
Alejandro Caveda ha dicho que…
Para Alinorak: aunque no sea mérito mio, me alegro de que os lo pasarais genial. Ya nos veremos por Gijón. Saludos a Iván.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Para Jorge Iván: Gracias, viniendo de Ud. es todo un halago. Y si, es un gran tipo y mejor artista ;o)
Alejandro Caveda ha dicho que…
Para Sportinguista: Gracias por tu consuelo, aunque no solo pensaba en los dibujos, también en el ambiente y en tomar una copas en buan compañía, pero eso también lo podemos hacer cualquier día. Ahora a por la Ponferradina ;o))
Sportinguista ha dicho que…
Por supuesto que podemos tomar unas copas cualquier dia :D

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…