Ir al contenido principal

Queremos tanto al Comic - 1

Voy a estrenar esta nueva sección recomendando dos comics recientes, aunque ninguno de absoluta novedad, por lo que es posible que muchos de los lectores habituales de este blog ya los conozcan o incluso hayan leído: Hogar, dulce hogar (la nueva miniserie protagonizada por la Viuda Negra) y la nueva y sugerente versión de Shanna la diablesa escrita y dibujada por Frank Cho.

En la primera el escritor de CF Richard K. Morgan debuta en el mundo del comic con esta miniserie protagonizada por la espía más sexy del universo Marvel tras los recientes trabajos de Devin K. Grayson y Greg Rucka. Sin embargo Morgan opta por un enfoque muy distinto del de sus predecesores, y un poco en la línea del Born again de Frank Miller elige darle una nueva vuelta de tuerca al origen del personaje desvelando algunos secretos de su pasado que permanecían ocultos hasta para la propia protagonista, en una historia inteligente y adictiva que mezcla con sabiduría el pesimismo y la paranoia de las novelas de espías de John Le Carre con la acción desenfrenada de una película de John Woo y algunos toques de ese cyberpunk tecnológico tan habitual del autor, y presente en sus novelas sobre Takeshi Kovacs. Sin destripar detalles del argumento, que siempre es mejor descubrir por unos mismo, la versión de Morgan resulta especialmente atractiva gracias a detalles tan inteligentes como que la Viuda Negra prescinda de sus sempiternos brazaletes debido a que son tecnología obsoleta del Pacto de Varsovia y en los USA actuales no es fácil llevar a cabo un mantenimiento adecuado de ellos, por lo que prefiere confiar en su entrenamiento y habilidades físicas. Destacar, por último, que para plasmar la serie en imágenes Morgan contó con la ayuda de un equipo creativo de lujo, como es el formado por los dibujantes Bill Sienkewitz y Goran Parlov, además del portadista Greg Land. En España, Panini recopiló la miniserie en un solo volumen de su colección 100% Marvel.

Aunque Hogar, dulce hogar no tuvo una acogida todo lo buena que se esperaba y merecía, el guionista ha confirmado que le gustaría repetir con el personaje y que de hecho tiene planes para una futura secuela o continuación de su primera historia que, estamos seguros, merecerá igualmente la pena.

Caso distinto es la nueva miniserie de Shanna publicada dentro del sello MAX por el conocido artista Frank Cho, creador de la serie de culto Liberty Meadows; aunque para empezar, conviene aclarar que esta Shanna no es la que recuerdan los lectores más veteranos, compañera habitual de Lord Kevin Plunder, alias Kazar, el señor dela Tierra Salvaje.

La miniserie comienza con un grupo de científicos y militares norteamericanos aislados en una tierra perdida poblada por dinosaurios y otras especies igualmente letales, y que rescatan a una misteriosa mujer conservada en suspensión animada en un laboratorio nazi abandonado; mujer a la que deciden bautizar como Shanna por su parecido con el personaje de los comics. No vamos a contar más, aunque a partir de aquí la historia - llena de guiños a series como Jurassic Park o Turok - se desarrolla de una forma perfectamente lineal, transparente y muy entretenida.

Aunque Cho es, indudablemente, un gran artista, el guión es el punto flaco de esta miniserie de 7 números que se podría haber resumido perfectamente en cuatro de no ser porque el autor se deleita dedicando viñetas y páginas enteras a recrear esa tierra salvaje perdida en el tiempo y a sus no menos increíbles moradores con una complacencia que bordea lo lujurioso. Escenas tales como la lucha entre el tiranosaurio y los raptores están plasmadas con una belleza y vitalidad tales que sobran los textos de apoyo de ninguna clase. Un comic que si bien es cierto que se lee de un tirón, no menos cierto es que se disfruta con especial intensidad. Al igual que en el caso de la miniserie de la Viuda Negra, Panini optó por recopilar Shanna esta vez en formato novela gráfica de tapa dura, una decisión tal vez discutible, pero que no cabe duda hace muy bonito en las estanterías.

En resumen, dos obras muy distintas, pero enormemente atractivas por motivos diversos y que a buen seguro harán las delicias del lector exigente que busca algo más que la enésima pelea entre Spider-Man y el doctor Octopus (sin menospreciar a ambos).

Comentarios

Jorge Iván Argiz ha dicho que…
Estupenda sección y estupendos comentarios, como siempre.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Gracias por sus siempre positivas opiniones. Nos vemos en breve en Avilés ;o)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…