Ir al contenido principal

La Coctelera 2

Ahí les va otra tanda de noticias breves en tanto preparo la próxima entrada "extensa" del blog:
- Llega el verano, y con él otra nueva edición de la Semana Negra (la XIX, para ser exactos) y con ella de la no menos interesante Asturcón. Para este blog no deja de ser un momento especialmente entrañable ya que nació por estas fechas hace un año, al abrigo de la anterior edición de la Semana. Como entonces, prometo colgar fotos y comentarios jugosos, de interés, y que dificilmente tendrían cabida en la página web oficial del evento.
- Por cierto que quiero solidarizarme desde estas líneas con nuestro buen amigo GMF que estos días atraviesa un dificil momento personal. En cierto modo, GMF es un colaborador no reconocido de este blog, ya que me animó como pocos a lanzarme a la piscina, ha colaborado en muchos aspectos técnicos y siempre ha hecho valiosos comentarios, sugerencias y aportaciones. Recibe desde aquí todo nuestro cariño y apoyo. Un abrazo muy fuerte, campeón.
- Recién acabo de terminar de leer la reedición que ha hecho La Factoría (Solaris Ficción nº 75) del clásico "Tiempo para amar" de Heinlein. Ya había tenido ocasión de ojearlo en su momento en la edición setentera de Martínez Roca, aunque justo es señalar que en esta ocasión se ha realizado una nueva traducción del original para respetar al máximo el estilo y lenguaje de su autor. Ahora como entonces el libro ha despertado en mi sentimientos encontrados. No comulgo con muchas de las ideas de Heinlein, y su Lazarus Long me resulta a ratos antipático, machista, engreido y prepotente; mientras que en otros momentos este mujeriego vividor casi se nos hace entrañable. Una novela dificil, en parte autobiográfica, experimental y algo confusa, pero siempre fascinante, que nos demuestra como pocas porqué Heinlein es uno de los clásicos por excelencia del género. Chapeau.
- Hablando de La Factoría, parece que en la editorial están empeñados en recuperar lo mejor del legado del Gran Matheson, ya que a "La mansión infernal" y "El último escalón" (ambas en Solaris Terror) han añadido ultimamente otros dos títulos clásicos de este autor como son "En algún lugar del tiempo" y "El increible hombre menguante" (Solaris Ficción números 60 y 73, respectivamente). Pues nada, solo resta agradecerles el esfuerzo y recordarles que aun quedan muchas obras del Maestro pendientes de recuperar, como "Soy leyenda", "El tercero a partir del sol" o las diversas entregas de "Shock".
- Ya se que hace algún tiempo comenté que una importante editorial española proyectaba reeditar la saga de Ambar del gran escritor Roger Zelazny. Dado que el tiempo ha pasado sin que dicha reedición se hiciese realidad más de uno de los seguidores del blog habrá pensado que estaba borracho o cuanto menos presa de alucinaciones lisérgicas cuando hice tal anuncio, pero desde la propia editorial me confirman que sacarán los cinco primeros libros de la saga en dos volúmenes entre junio y octubre de este año. Buenas noticias para todos los seguidores de Zelazny, pues.
- Hablando de colecciones y reediciones: en breve Jorge Iván Argiz, nuestro émulo asturiano de Leonardo da Vinci, capaz de participar en todo tipo de proyectos multimedia y de llevarlos todos ellos a buen puerto se lanzará a la aventura editorial con una nueva colección de CF que no dudamos será todo un bombazo. Para empezar, estan confirmados los tres primeros libros de la serie de Parrish Plessis, de la escritora australiana Marianne de Pierres: "Nylon Angel" (2004), "Code Noir" (2004) y "Crash de luxe" (2005). Los críticos la definen como un cruce entre Quentin Tarantino y Blade Runner en un futuro ultraviolento controlado por los medios. Habrá más sorpresas en breve, estén atentos.
- Vista la tercera entrega de los X-Men, y frente a los nefastos vaticinios de quienes auguraban que desprovisto de la sombra beatífica de Brian Singer el filme sería una p*** m*****, he de decir que me ha parecido una digna película que no desmerece para nada a sus predecesoras. De hecho, esta entrega tal vez sea la más friki de las tres, la que más acción tiene y la que más logra acercarse en fotogramas al espíritu de los mejores comics de la Patrulla X. Por primera vez vemos - literalmente - a dos grupos opuestos de mutantes enfrentados en la gran pantalla sin ruborizarnos o sin que se nos caiga la cara de verguenza por haber llevado a nuestra novia al cine. ¿Qué Mr. Singer lo hubiera hecho mejor? Es posible, pero dado que está muy ocupado revitalizando al Hombre de Acero, creo sinceramente que sus sucesores no lo han hecho nada mal. El público, además, es muy ingrato. Como "Superman returns" no funcione en taquilla los mismos exegetas que ahora mismo loan el trabajo de Singer le darán pal pelo con igual entusiasmo y falta de escrúpulos.
Y esto es todo de momento, o al menos lo más importante. Nos vemos en breve con la tanto tiempo prometida y aplazada tercera entrega de El Punto de Vista del Observador. Que la fuerza les acompañe (y a mi que lo haga Gisele Blundchen).

Comentarios

Jorge Iván Argiz ha dicho que…
¡Siempre bien informado, si señor!

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…