Ir al contenido principal

El Punto de Vista del Observador 3

Hace poco tiempo sostuve una animada charla con un amigo muy metido, incluso en el ámbito profesional, en este mundillo del comic-book que, curiosamente, echaba pestes de las Bibliotecas Marvel poniéndolas como ejemplo de lo que no debe ser una reedición, ya que se adulteraba el original USA al reducirlo de tamaño o cambiar el color por el blanco y negro (entre otros defectos), mientras que defendía como mejor alternativa formatos como los Essential o Showcase norteamericanos.
Sin querer entrar en polémicas, un servidor, que ya es perro viejo en esto de comprar y comparar ediciones y editoriales considera que en general hemos ido a mejor y que eso de buscar en el baúl de los recuerdos y de que cualquier tiempo pasado fue maravilloso solo funciona en las canciones de Karina. Además, desde un punto de vista pragmático, siempre he sido un férreo defensor de la Biblioteca MEQN (Mejor Esto Que Nada). Por otro lado, no hay nada nuevo sobre la faz de la tierra, y haciendo un poco de memoria todos podemos recordar casos similares, aunque mucho peores, de manipulación (a peor) del original USA.
Quienes ya hayan leído los anteriores Puntos de Vista del Observador recordaran que yo me envicié en esto del comic norteamericano (o de súper héroes) cuando Vértice recién había estrenado el volumen II ó III (dependiendo de cada colección) o para que nos entendamos mejor el formato revista. Hasta entonces, en el añorado y sobrevalorado volumen I la editorial procedía a “desmontar” el original americano y recomponerlo, como si de un puzzle se tratara, para reducirlo a un formato tipo libro, más pequeño, que era el que la editorial tradicionalmente manejaba. Lógicamente, como el comic en cuestión no había sido dibujado pensando en semejantes apaños para pasar de un formato “comic” a otro “libro” a veces era necesario encoger, ensanchar o agrandar las viñetas para que se adaptaran a la nueva configuración de página, y por lo tanto a veces era necesario añadir tintas, fondos, sombras y lo que fuera menester para que no se notara tanto el desaguisado. De tal labor se encargaba gente como Tunet Vila, responsable de “Dinámica y rotulación” (Si alguna vez se habían preguntado que quería decir la frasecita de marras he ahí la respuesta).
No obstante, con el tiempo Vértice fue perfeccionando sus comic, respetando en la medida de lo posible el tamaño original e incluso añadiendo el color, mejoras todas ellas que se fueron al garete cuando Bruguera se hizo con algunos de sus títulos más emblemáticos como Spiderman o El increíble Hulk. La edición de Bruguera se caracterizó por el desorden cronológico, la total ausencia de información al lector, un coloreado psicodélico y una rotulación mecánica que reproducía una traducción a veces tan imaginativa que no tenía nada que ver con el texto original. Curiosamente, muchas de las series de Bruguera se han convertido en pasto de especulación entre coleccionistas nostálgicos vaya Ud. a saber muy bien porqué. En concreto, hay que destacar un bodrio llamado Pocket de Ases que fue una minicolección de bolsillo donde tenían cabida personajes y títulos de distintas editoriales, como Marvel (Spiderman, Los 4F, La Masa, etc.), DC (Superman y Batman) o incluso el King Features Sindicate (Flash Gordon). La esencia de la edición consistía en coger las páginas de los originales y encogerlas hasta un tamaño irrisorio, lo que tenía el efecto secundario de que al encoger de manera proporcional los bocadillos de los textos los diálogos originales ya no cabían y era necesario substituirlos por otros nuevos casi telegráficos. "Nefasto" y "delictivo" son los adjetivos que se me vienen a la cabezo pero, insisto, conozco a muchos coleccionistas compulsivos que se pirran por estos tomitos y pagan y piden por ellos cantidades exorbitantes. Palabra, oigan.
Con todo, los aficionados a los personajes de la editorial Marvel todavía podían darse con un canto en los dientes, porque los que éramos cultistas de la DC lo teníamos todavía peor. Por la época en que Vértice estrenaba su volumen III sólo se podía acceder al catálogo de esta editorial a través de los pocos títulos que llegaban a España de la mejicana Novaro, que al igual que Vértice y Bruguera, ensayó distintos tamaños y formatos para sus colecciones, aunque el más habitual y conocido entre los lectores hispanos era la serie Águila. De forma idéntica a los Pocket de Bruguera, Novaro encogía el tamaño de la página original para hacer cuadernillos más pequeños y manejables, lo que les obligaba también a condensar y rescribir los textos para que entrasen en tan reducido espacio. Un detalle simpático secundario era la “hispanización” que los editores hacían de los personajes, convirtiendo, por ejemplo, a Batman y Robin en Bruno Díaz y Ricardo Tapia, mientras que el inspector Gordon pasaba a apellidarse Fierro y los criminales tenían apodos tan exóticos como el Comodín o Gatubela, todos ellos habitantes de una Ciudad Gótica donde podías oír expresiones tan bizarras como “Voltea acá ese pillo, Robin” o “Abre la cajuela del baticarro”. Qué tiempos aquellos.
La Biblioteca Marvel, en cierto modo, bebe un poco de todas estas fuentes, ya que si por tamaño y formato recuerda al volumen I de Vértice, la técnica empleada (encoger la página) es la misma de Novaro y Bruguera, aunque en este caso si se respetan los textos y diálogos originales, aunque a costa a veces de encogerlos y comprimirlos tanto que para leerlos hacen falta una buena lupa y un bote de Antalgin contra las migrañas. Pero nuevamente insisto: MEQN. Épocas peores vendrán, y ya recordaremos estas de abundancia con nostalgia, puesto que Panini parece empeñada en devaluar el concepto de la BM hasta la defenestración, limitándose a continuar las que en su momento ya sacó Planeta y funcionaron razonablemente bien. El resto desaparecerán en el proceloso mar de los Sargazos editoriales. Y si no, al tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…