Obituario: Richard Fleischer

La reciente y triste muerte del célebre escritor Stanislaw Lem ha dejado en un segundo plano la noticia de la casi simultanea defunción de uno de los más famosos directores de cine de las últimas décadas, cuya carrera estuvo también muy ligada al fantástico desde sus comienzos: el norteamericano Richard Fleischer, nacido el 8 de diciembre de 1916 en Brooklyn, New York, y fallecido el pasado 25 de marzo del presente año.
Hijo del animador Max Fleischer (también famoso por su serie de dibujos animados protagonizados por el superhéroe por excelencia, Superman), Richard estudió interpretación en la Universidad de Yale y empezó una temprana carrera cinematográfica en 1944 al rodar la cinta documental Memo for Joe a la que seguirian no menos de 50 títulos entre los que se encuentran clásicos indiscutibles del celuloide como es el caso de Los Vikingos (1958), Barrabas (1962), El estrangulador de Boston (1968), Tora! Tora! Tora! (1970), El estrangulador de Rillington y Terror ciego (1971), o El príncipe y el mendigo (1977) entre otros títulos memorables.
Un repaso a su filmografia demuestra que el director se movía con soltura en todos los géneros, aunque destacó especialmente con sus Thrillers y películas de acción. Sin embargo, Fleischer es más conocido entre los aficionados al fantástico por sus frecuentes incursiones en el medio como director de filmes clásicos tales como 20.000 leguas de viaje submarino (1954), Viaje Fantástico (1966), Hasta que el destino nos alcance (1973, interpretada por Charlton Heston y basada en el famoso best-seller de Harry Harrison ¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio!), Conan el destructor (1984) o El guerrero rojo (Red Sonja) de 1985.
Las películas de Fleischer destacan por su estilo narrativo agil y directo, además de su afán perfeccionista que se reflejaba en un montaje y acabado impecables. El Fleischer de los años 60 / 70 tiene, además, merecida fama como director inquieto y experimental que a través de títulos como el ya mencionado Estrangulador de Boston introdujo nuevos recursos en el medio (como es el caso del estilo realista-documental, o la técnica de división de la pantalla, muy usadas posteriormente en el video clip y el mundo publicitario, así como por otros directores del calibre de Brian de Palma o Tarantino).
En sus últimos trabajos Fleischer se vuelve quizás demasiado autocomplaciente, comercial y convencional. Cuesta creer que el director de Conan el destructor (secuela del mítico filme de John Milius, mucho menos épico y profundo que este, pero que curiosamente tuvo bastante más aceptación de crítica y público) sea el mismo que dirigió aquella obra maestra que eran Los Vikingos con un impagable Kirk Douglas. Lo mismo puede decirse de casi todas sus últimas películas, formalmente impecables pero que no aportan nada significativo asu, por otra parte, gran filmografía.
Con todo quien tuvo retuvo y Fleischer disfrutó hasta el final de sus días de una merecida fama de esforzado y competente artesano del oficio, algo de lo que no siempre pueden presumir algunos de los más recientes llegados al gremio de la dirección (y no vamos a dar nombres por eso de no meter el dedo en el ojo) que desconocen conceptos tales como planificación, montaje, ritmo o simplemente como hacer una película inteligible.
Descanse en paz, maestro, y gracias por su legado.

Comentarios

Jorge Iván Argiz ha dicho que…
Te lo creas o no es uno de mis directores preferidos. Celebro que hayas sabido rescatar la noticia de su fallecimiento que creo que estaba pasando demasiado desapercibida.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Coincidimos en gustos, pues. Me parecia adecuado, he visto homenajes a Sheckley, a Lem, incluso a Neto, pero el pobre Fleisher se había quedado muy desapercibido... y alguien capaz de rodar El estrangulador de Boston y Soylent Green merece todos nuestros respetos.
Anónimo ha dicho que…
No puedo menos de estar de acuerdo con vosotros. Pocas peliculas relatan tan magnificamente un hecho turbio y sordido como los estrangulamientos de Albert Di Salvo. Richard Fleischer lo hizo magistralmente y de forma alejada al morbo y violencia que tanto predominan hoy en dia. Me imagino que la television publica le habra hecho un homenaje como se corresponde. O quiza solo se dediquen a reponer "sexo en New York"...
Alejandro Caveda ha dicho que…
No quiero acusar sin pruebas, pero no he visto ningún homenaje programado, ni siquiera en canales temáticos de cadenas digitales de pago, y es una pena. Seguro que en los EEUU le han dado un poco más relumbrón, porque era uno de los últimos grandes, pero aquí donde triunfan Los Serrano y Ana y los 7, pues... eso.