Ir al contenido principal

Un hombre llamado Logan

Evolution
De todo el elenco protagonista de la saga cinematográfica de los X-Men, Lobezno es el único que ha tenido el éxito necesario para protagonizar su propia trilogía fílmica, un poco al margen de la serie original, aunque con cruces y alusiones al resto de películas de la franquicia.
En su momento, los buenos resultados económicos de las dos primeras películas de Bryan Singer (sobre todo la 2ª, de 2003) inspiraron la idea de rodar varios especiales llamados Orígenes, entre los cuales se barajaban los de Tormenta, Magneto y Lobezno. Sin embargo, el resultado irregular de X-Men: The last Stand (2006) así como de la propia primera entrega de Lobezno (X-Men Origins: Wolverine) de 2009 enfrió el proyecto (1), aunque por suerte para Logan, todavía se rodaron dos entregas más hasta completar la trilogía, esta vez dirigidas por James Mangold, y con un nivel de calidad muy superior, sobre todo la tercera. Pero no adelantemos acontecimientos.
En X-Men (2000) Lobezno sólo es un vagabundo amnésico, con factor curativo, garras de adamantium y un vago recuerdo de haber sido sometido a alguna clase de experimento secreto gubernamental. En X2 (2003) descubrimos más detalles sobre su pasado gracias al personaje de William Stryker, el cual dirigió el proyecto Arma X que convirtió a Logan en un prototipo de máquina de guerra casi perfecta.

El nacimiento del Arma X
El final de X2 enlaza con X-Men Origins: Wolverine (Gavin Hood, 2009) que, en cierto modo, sirve de prólogo a toda la trilogía original, ya que nos cuenta la historia de Logan (y de su hermano, Víctor) desde mediados del s. XIX hasta los momentos previos a la primera película (la del 2003). Así, conocemos más detalles acerca de su pasado, como conoció a William Stryker, los motivos que le llevaron a someterse al experimento, y por qué acabó sólo y amnésico, después, tal y como se lo encuentra en su momento Pícara.
Tras el estreno de X-Men Origins: Wolverine la franquicia se reseteó con X-Men: First Class (Matthew Vaughn, 2011), ambientada en 1963, en la cual Lobezno apenas tiene una aparición episódica, a media película, cuando manda a paseo a Magneto y al profesor Xavier sin prestar el más mínimo interés por su oferta. En 2013 se estrenaba por fin la segunda entrega de sus aventuras en solitario, The Wolverine, donde James Mangold toma el relevo de Gavin Hood para rodar una historia mucho más interesante, ubicada tras los eventos de X-Men: The last Stand (Brett Ratner, 2006) y que se inspira en una serie de historias originales escritas por Chris Claremont y dibujadas por Frank Miller que ya en su momento tuvieron un éxito considerable, y donde se establecían los lazos entre Lobezno y Japón, un país recurrente en la vida de Logan antes y después de formar parte de los X-Men. Señalar que al final de la película, Logan pierde sus características garras de adamantium, para regresar a un look más básico y primitivo (2).

No, no es Bruce Lee, sino Logan
El éxito de X-Men: First Class propició que Bryan Singer regresase a la franquicia con X-Men: Days of the Future Past (2014), donde Jackman se interpreta a sí mismo por partida doble, como el Lobezno de un futuro alternativo, y como su contrapartida más joven de 1973 (3). En esta ocasión el personaje tiene mucho más peso que en First Class, al ser el hilo conductor que conecta toda la trama, un poco como sucedía en la primera película de Singer (la del 2000).
La trilogía de los Años Perdidos de los X-Men se cierra definitivamente en 2016 con X-Men: Apocalypse, ambientada en 1983, donde Logan se vuelve a reunir con los X-Men para enfrentarse al mutante diabólico Apocalypse y sus cuatro ángeles de la Muerte. En esta época, se supone que el personaje ya se ha separado de su hermano (y de William Stryker) y que aún faltan varios años para enlazar con los acontecimientos de X-Men Origins: Wolverine.
James Mangold le pondría la coda definitiva a las aventuras del personaje con Logan (2017), sin duda la mejor película de Lobezno y (en opinión de quien esto suscribe) una de las tres mejores de toda la saga, junto a X2 y First Class. Muy influida por el Old Man Logan de Mark Millar, esta tercera entrega tiene el sabor crepuscular de un spaguetti-western de Sergio Leone con algunos toques de Noir y pinceladas gore que dan como resultado un filme mucho más maduro, complejo y rico en matices, que se acerca como pocos a ese realismo épico que Chistopher Nolan acuñó en su momento con su trilogía del Caballero Oscuro para la Distinguida Competencia. A destacar en especial el trabajo de Patrick Stewart como un alzheímico y casi moribundo Charles Xavier, incapaz de controlar sus poderes. Hay algo trágico en esa imagen senil del otrora mutante más poderoso del mundo, que nos recuerda el desconsuelo de Ian McKellen (Magneto) al final de X-Men: The last Stand, aunque multiplicado por cien.

Dos mutantes y un destino
A mayor abundamiento, Logan supone el punto y final a la franquicia mutante de Fox en más de una aspecto. No sólo en el cronológico, al mostrarnos ese futuro desolador donde los mutantes continúan estando perseguidos, sino porque una vez estrenadas Deadpool 2, X-Men: Fenix Oscura y la serie de televisión sobre Los Nuevos Mutantes, los derechos reverterán a Marvel a través de Disney, que no hace mucho se ha hecho con el control de la división de entretenimiento de la Fox. Así, aunque en un futuro se empiece de cero y se rueden nuevas películas sobre Lobezno, ya sin Hugh Jackman como protagonista, esta trilogía se mantendrá por sí misma como uno de los mejores ejemplos de lo que el cine de superhéroes puede y debe ofrecer, con un planteamiento discreto (X-Men Origins: Wolverine) que evoluciona hacia un segundo acto más serio y adulto (The Wolverine) para concluir con uno de los mejores desenlaces / actos finales que hemos podido ver en pantalla durante las últimas décadas (Logan). Tres películas que, en cierto modo, forman un punto y aparte dentro de la franquicia mutante, ya que se pueden disfrutar por si solas, a la vez que capturan y transmiten lo mejor de la esencia del personaje que, para muchos espectadores (entre los cuales me reconozco incluido) siempre tendrá los rasgos del actor que le dio vida.

Chapeau, Mr. Jackman.

Old Man Logan

Notas:

1. El guión del X-Men Orígenes: Magneto sirvió de inspiración parcial para la película First Class de 2011.
2. En el prólogo de la película, ambientado en 1945, encontramos a Logan combatiendo solo en Japón, sin ninguna alusión a su hermano Víctor, con el que se supone que permaneció hasta mediados los setenta. Tal vez dicha escena tiene lugar durante alguna separación temporal del dúo.
3. X-Men Origins: Wolverine establece que Logan y Víctor permanecieron juntos y al servicio de Stryker hasta poco antes del final de la guerra de Vietnam. Teniendo en cuenta que dicha guerra terminó en 1975, y la mayor parte de la película se ambienta en 1973, es de suponer que Logan acaba de renunciar a formar parte del Escuadrón secreto del comandante.


Cronología interna de la serie:

- Hace 5.000 años - Prólogo de X-Men: Apocalypse.
- 1845 / 1975 - Prólogo de Origins: Wolverine.
- 1945 - Prólogo The Wolverine (Logan en Japón durante la IIª Guerra Mundial).
- 1962 - X-Men: First Class (Matthew Vaughn, 2011). Cameo.
- 1973 - X-Men: Days of the Future Past (Bryan Singer, 2014). Escenas del pasado.
- 1983 - X-Men: Apocalypse (Bryan Singer, 2016).
- 1984 / 1992 - X-Men Origins: Wolverine (Gavin Hood, 2009). Orígenes del Proyecto Arma X que derivan en la amnesia de Logan.
- 1993 - X-Men: Fenix Oscura (Simon Kinberg, 2019).
- 2000 - X-Men (Bryan Singer, 2000).
- 2003 - X2 (Bryan Singer, 2003).
- 2006 - X-Men: The last Stand (Brett Ratner, 2006).
- 2013 - The Wolverine (James Mangold, 2013).
- 2014 - X-Men: Days of the Future Past (Bryan Singer, 2014). Escenas del presente.
- 2020 - Logan (James Mangold, 2017).
- 2023 - Futuro alternativo de Days of the Future Past.


Filmografía:

- X-Men (Bryan Singer, 2000).
- X2 (Bryan Singer, 2003).
- X-Men: The last Stand (Brett Ratner, 2006).
- X-Men Origins: Wolverine (Gavin Hood, 2009).
- X-Men: First Class (Matthew Vaughn, 2011).
- The Wolverine (James Mangold, 2013).
- X-Men: Days of the Future Past (Bryan Singer, 2014).
- X-Men: Apocalypse (Bryan Singer, 2016).
- Deadpool (Tim Miller, 2016).
- Logan (James Mangold, 2017).
- Deadpool 2 (David Leitch, 2018).
- X-Men: Fenix Oscura (Simon Kinberg, 2019).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…