Ir al contenido principal

Mis cinco lecturas favoritas de 2017


Tras varios artículos dedicados al mundo del cine, me parecía buena idea empezar el año con una selección de mis lecturas favoritas de 2017. Con ello no quiero decir que estos sean los mejores libros publicados el año pasado, tan solo los que más me han gustado o llamado la atención. Ya se sabe que esto de los gustos es muy personal y, como en cualquier selección parcial que se precie, suele pasar que ni son todos los que están, ni están todos los que son. Lo que si he intentado es diversificar en la medida de lo posible, sin repetir autores ni editoriales, aunque los cinco títulos finalmente escogidos se muevan dentro de géneros o temáticas similares, que van desde la ciencia ficción a la fantasía, pasando por obras tan inclasificables como el Borne de Jeff VanderMeer. También he descartado reediciones de libros ya publicados, dando en su lugar preferencia a las novedades e incluso a autores casi desconocidos en castellano, como Blake Crouch.
A la hora de presentar cada libro he optado por seguir el orden alfabético del apellido de su autor, como ya hice en su momento con “Cinco lecturas para disfrutar a orillas del mar”, porque me parece el criterio más objetivo e imparcial, aunque al final le adjudique a cada libro una puntuación (sobre diez) que no deja de responder, también, a mi muy personal punto de vista, y como tal debe de entenderse como una mera orientación apreciativa.
Con esa idea en la cabeza, el primer título a mencionar es Materia oscura, del antedicho Blake Crouch, un relato sobre universos posibles y/o alternativos, que si bien no empieza a coger ritmo hasta su segunda mitad, se deja leer con interés gracias a un estilo ágil y directo, excesivamente sintético a veces. Previsible en su comienzo, da un giro radical en el capítulo Ocho, y a partir de ahí la acción se acelera hasta el final, deliberadamente abierto o ambiguo, según la intención del autor sea dejarlo ahí o continuar la trama en alguna secuela futura. Formato correcto, tipo best seller, con una portada algo sobria en rojo y negro que no da muchas pistas del contenido, al igual que el breve resumen incluido en la solapa.
A continuación sería el turno de Estrellas perdidas de Claudia Gray, perteneciente al nuevo universo Disney establecido tras El despertar de la Fuerza (2015) y el reciente Episodio VIII. A título personal, un servidor no es muy partidario de reseñar este tipo de libros-franquicia que muchas veces son fruto de un encargo comercial más que de una auténtica inspiración por parte del escritor/-a, aunque en este caso he hecho una excepción porque creo que Estrellas perdidas lo merece. No sé si será la mejor novela jamás escrita de Star Wars (tal y como afirman algunos) pero si una de las mejores que yo he leído inspiradas en este universo, y he leído muchas. Gray repasa con soltura y un cariño no exento de espíritu épico la historia reciente de la saga, desde los orígenes del Imperio hasta la batalla de Jakku, poco después de los acontecimientos de El retorno del Jedi (1983), a través de las vicisitudes de dos jóvenes amigos, originarios del mismo planeta pero cuya vida toma caminos separados cuando él decide secundar a la Rebelión mientras que ella se mantiene fiel al Imperio. Si eres un recién llegado al universo de Lucas y sólo te has visto las seis películas originales (más las tres de la nueva etapa Disney) este es el libro perfecto para introducirte en la mitología de la saga. Un toque de atención para los editores de Timun Mas: estaría bien que, además de la publicidad de turno, incluyeran alguna cronología o linea temporal de los títulos que llevan publicados, tal y como hicieron en su momento Martínez Roca y Alberto Santos Editor. Gracias de antemano.


En tercer lugar, siempre por orden alfabético, hay que mencionar La canción de Belit de Rodolfo Martínez, sobre la que no me extenderé mucho ya que en breve le dedicaré aquí mismo una reseña más completa. Destacar tan sólo que se trata de la primera novela original de Conan aparecida en España desde que La Factoría de Ideas perdió los derechos sobre el personaje, escrita en nuestro país y, a mayor abundamiento, por un autor del talento y prestigio de Rodolfo Martínez, todo un experto en Howard y su obra que en esta ocasión aborda la arriesgada tarea de contarnos los años perdidos de Conan y Belit como piratas y reyes de la costa Negra. Publica Sportula, en una cuidada edición con abundante material extra (como Mapas y apéndices) además de una espectacular portada de Breogán Álvarez y unas no menos inspiradas ilustraciones interiores de Juán Alberto Hernández.
La cuarta posición es para todo un veterano del género como Mike Resnick, cuya obra Kirinyaga ha visto la luz en 2017 en castellano de la mano de Gigamesh. Se trata esta de una antología de relatos con un trasfondo común, que narran los esfuerzos del pueblo masai por recrear (y conservar) su cultura en un nuevo mundo, ambientado en ese universo futuro en el que Resnick suele situar la mayor parte de sus obras o, al menos, las más conocidas, como Santiago, La dama oscura o Marfil, novela que guarda no pocos puntos en común con la que ahora nos interesa. Como es habitual en Gigamesh la edición ha sido tratada con mucho mimo, a lo que hay que añadir que Resnick siempre es un valor seguro que garantiza buenos ratos de lectura acompañada de no pocas reflexiones de interés acerca de lo que el autor nos sugiere entre líneas.


Por último, pero no por ello menos importante, mencionar el Borne de Jeff VanderMeer, un autor relativamente desconocido en nuestro país pero que en los EEUU ha pegado fuerte con su trilogía Southern Reach (publicada en España por Ed. Destino) y cuya primera entrega podremos disfrutar en breve en las salas de cine. Aunque Borne no tiene nada que ver con dicha trilogía, si que presenta algunos aspectos en común con esta, como la ambientación fantasiosa, casi surrealista, la preferencia por presentar la trama in media res, sin ahondar en explicaciones, o la forma en que lo irreal irrumpe y se mezcla con lo cotidiano. También merece la pena destacar ese interesante triángulo afectivo que se establece entre los protagonistas, especialmente entre el propio Borne y La Cazadora. Al igual que en los casos anteriores, la edición es bastante correcta, aunque la portada incita a la confusión y en un primer momento uno no sabe si tiene entre sus manos una novela o un manual de jardinería.

FICHA TÉCNICA:

- Crouch, Blake. Materia oscura (2017). Noctura ediciones. Valoración: 6/10.
- Gray, Claudia. Estrellas perdidas (2017). Timun Mas. Valoración: 9/10.
- Martínez, Rodolfo. La canción de Belit (2017). Sportula. Valoración: 9/10.
- Resnick, Mike. Kirinyaga (2017). Ediciones Gigamesh. Valoración: 8/10.
- VanderMeer, Jeff. Borne (2017). Colmena Ediciones. Valoración: 7/10.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…