Ir al contenido principal

La canción de Belit

A lo largo de su vida Conan conoció a muchas mujeres, aunque tal vez las que más huella dejaron en él fuesen su esposa Zenobia y Belit, su gran amor de juventud. Howard nos presentó a Belit en el relato «La reina de la costa negra» donde el personaje fallecía al final, dejando su origen envuelto en un velo de misterio. Entre el momento en que conoce a Conan y su muerte han pasado (se supone) tres años, un lapso temporal que el creador de los personajes omite y que otros autores posteriores han intentado rellenar con mayor o menor fortuna, como es el caso de Paul Anderson en la novela Conan el rebelde (1980), de Roy Thomas durante su etapa como guionista de Conan el bárbaro para Marvel Comics, o más recientemente, de Brian Wood y Becky Cloonan para Dark Horse Comics. Pues bien, ahora es el turno de Rodolfo Martínez, el conocido autor de la serie Drimar y de la saga del Adepto de la Oscuridad, de incursionar en el universo bárbaro de Robert E. Howard para revelarnos la historia nunca contada de las aventuras de Conan y Belit durante su etapa como reyes de la costa negra.
En el epílogo a la novela el propio Martínez reconoce lo ambicioso del reto que se propone. Howard es un escritor con un estilo engañosamente sencillo, pero con un talento narrativo excepcional y abundantes dosis de eso que los norteamericanos denominan sense of wonder, y que podría traducirse como la capacidad para enganchar al lector desde el primer párrafo y sumergirle en una atmósfera mágica y misteriosa donde todo es posible: monstruos de tiempos remotos, civilizaciones prehumanas, torres que surgen de la nada y vuelven a la nada de la que han surgido... Todo un reto. Ahora bien, se me ocurren pocos escritores más capacitados que el que ahora nos ocupa para superar airoso semejante desafío. Para empezar, Rodolfo Martínez es un gran admirador de Howard y su obra, que ha leído en su idioma original, además de traducir de nuevo los relatos de Conan al castellano, intentando respetar al máximo el espíritu de la prosa del escritor de Cross Plains. Por otro lado, Martínez ya ha demostrado su habilidad a la hora de sumergirse en el universo creativo de otros autores, como es el caso de sus novelas Sherlockianas, donde además homenajea sin tapujos a otros personajes míticos del mundo del comic y la literatura contemporáneos, enriqueciendo así el Canon original.

Rodolfo Martínez. Imagen © Felicidad Martínez & Sportula
Conviene aclarar que Martínez no se ha limitado a insertar su historia en medio del relato de Howard, sino que se ha visto obligado a desmontarlo y reordenarlo parcialmente en aras de una mayor coherencia narrativa, que él mismo explica en los apéndices finales del libro.
Sin entrar en detalles, para no estropearles la experiencia de antemano a los futuros lectores, si me gustaría dejar mi muy personal opinión acerca de esta canción de Belit. En general la historia es amena, muy bien urdida y desarrollada con las dosis necesarias de acción, romance y humor como para que el interés del lector no decaiga en ningún momento. Pese a todo, en una atenta relectura, es posible intuir un par de puntos débiles que - por otra parte - son comunes a este tipo de pastiches Howardianos.
Howard es un autor de relatos o novelas cortas. Lo suyo no eran las narraciones extensas. De hecho, la única novela de Conan que escribió (La hora del Dragón, 1934) es más bien una sucesión de historias breves encadenadas entre sí por un hilo común. En las historias largas, Conan se desdibuja, sobre todo en textos como este, muy coral, en el que el autor maneja un amplio reparto de personajes e intenta desarrollar varias tramas paralelas. En estos casos el cimerio, más que el protagonista, parece algo así como un testigo presencial, un tipo que pasaba por ahí y se ve involucrado en la acción casi a su pesar. Los planes a largo plazo no le sientan bien a un personaje como este, que se limita a vivir el día a día y evita pensar mucho en el futuro, aunque este sea un defecto achacable a todas las novelas de Conan que se han escrito desde finales de los setenta.
El otro aspecto a tener en cuenta es la corrección política. No es que Howard fuese incorrectamente político, sino que el concepto ni siquiera existía en su época. El texano escribía para su público, y era consciente de que por encima de él había un editor capaz de enmendarle la plana, corregir el texto e incluso cambiar el título para mejorarlo (siempre desde su muy comercial punto de vista). Como dice el propio Rodolfo Martínez, no vamos a condenar ni disculpar a Howard por haber vivido en una época diferente a la nuestra, con otra mentalidad y una sensibilidad distintas. El problema es cuando intentas escribir como Howard AHORA. Una de dos, o guardas las apariencias, o la crítica y buena parte del público te despedazan, eso suponiendo que alguna editorial se atreva a publicarte. Así que no te queda más remedio que jugar con las reglas actuales del juego, edulcorando un tanto el carácter del personaje y su mundo, lo que unido a lo ya expuesto, ahonda en esa sensación de distanciamiento, de que este no es el Conan original, sino una versión más civilizada y políticamente correcta. Puede ser - como explica Martínez en los anexos del libro - que el hecho de estar embarcado en una relación romántica más duradera de lo habitual afecte al carácter del bárbaro, y cierto es que a Howard no le gustaba ahondar en estos aspectos, por lo que la forma de enfocarlo del asturiano puede ser tan válida como la que más. El propio Thomas tuvo algún que otro tira y afloja con el Comic Code a la hora de adaptar el relato, por ejemplo con la vestimenta de Belit, o la sensual danza del apareamiento con que la pirata seduce al cimerio (y a los lectores, que tampoco somos de piedra).

Conan y Belit, por John Buscema
En otro orden de cosas, el libro destaca por su cuidada edición, adornada por unas bellísimas ilustraciones interiores de Juan Alberto Hernández que, junto a la cubierta de inspiración Frazettiana obra de Breogán Álvarez terminan de forjar las señas de identidad de esta obra, una de las pocas aventuras extensas del cimerio escritas y publicadas en castellano y por un autor español, en un momento en que ninguna editorial patria tiene los derechos sobre las novelas más recientes del personaje aparecidas allende nuestras fronteras. A mayor abundamiento, da la impresión de que Martínez se ha dejado la puerta abierta para una hipotética continuación, en caso de una respuesta positiva por parte del público (nuevamente, evito entrar en detalles para evitar espoilers), y teniendo en cuenta su ya comentada habilidad a la hora de sumergirse en universos ajenos, nadie mejor que él para ofrecernos otros relatos inéditos de la siempre apasionante biografía del más notable hijo de Cimeria.

«Y fue entonces cuando llegó Conan el Cimerio, de pelo negro, ojos hoscos y con una espada en la mano. Un ladrón, un saqueador, un asesino triste y ufano al mismo tiempo dispuesto a pisotear con sus sandalias los enjoyados tronos de la Tierra».

Las Crónicas Nemedias.

FICHA TÉCNICA:

Título: La canción de Belit
Autores: Robert E. Howard & Rodolfo Martínez.
Formato: Cartoné con solapas, 22x15 cm., 527 páginas.
Editorial: Sportula.
ISBN: 978-84-16637-46-1.
PVP: 24 € (aprox.).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…