Ir al contenido principal

El regreso de Shang-Chi, Maestro del Kung Fu


Panini y SD han publicado ya el cuarto volumen de los seis tomos que abarca la reedición de la serie original norteamericana The Hands of Shang-Chi, Master of Kung Fu, publicada por Marvel Comics entre diciembre de 1973 y junio de 1983. Es difícil que los lectores más jóvenes sientan (o entiendan) la misma emoción que los más veteranos experimentamos al tener esta nueva (y probablemente, irrepetible) edición entre nuestras manos.
Para empezar, hasta la fecha, las aventuras de Shang-Chi se habían publicado en España de forma discontinua, desordenada e incompleta. Y por si esto fuera poco, estaba el problema de los derechos de autor. MOKF era una colección inspirada en la serie de novelas protagonizada por el siniestro doctor Fu Manchú, escritas por Sax Rohmer (Arthur Sarsfield Ward) entre 1916 y 1959 (un título más apareció en 1973, con carácter póstumo). Eso quiere decir que buena parte de los personajes de la serie (incluido el propio Fu Manchú) no eran propiedad de Marvel, sino de los herederos y administradores del legado de Rohmer. Y sin el permiso expreso de estos, Marvel no podía seguir utilizándolos en nuevas historias, ni reeditar las anteriores.


En esa tesitura era prácticamente imposible pensar en una nueva colección protagonizada por el hijo de Fu Manchú, aunque Shang-Chi siguió apareciendo como estrella invitada en otras series de la casa, e incluso formó parte de algunos equipos como Los Héroes de Alquiler (durante la etapa de John Ostrander y Pasqual Ferry) o, más recientemente, los Marvel Knights (bajo la batuta de Chuck Dixon). Sin embargo, los guionistas tenían que recurrir a extremos casi rocambolescos para encajar la genealogía del personaje con su nuevo estatus dentro de la editorial. En general, la mayor parte de ellos optaron por rehuir cualquier alusión al pasado del mismo, evitando así caer en contradicciones. Como mucho, se dejaba caer que Shang era el hijo de un infame señor del crimen oriental, sin entrar en detalles. Dixon se atrevió a traer de vuelta a Fu Manchú durante su etapa al frente de los Marvel Knights, aunque sin mencionar su nombre de forma expresa. Durante algún tiempo se barajó la idea de cambiar la historia con carácter retroactivo para que Shang-Chi fuese hijo de la Garra Amarilla en vez de Fu Manchú, aunque durante la miniserie dentro de la serie "Dos, por las malas" el guionista de Pantera Negra, Reginald Hudlin, reintrodujo al doctor diabólico en la trama, ahora bajo el nombre de Han (como el villano de Operación Dragón), con la excusa de que a este le gustaba reinventarse cada cierto tiempo.


La idea de Hudlin no era mala, pero en Marvel prefirieron continuar con la primera opción, desdibujando un tanto el carácter del personaje, que privado de sus raíces no era más que un solitario artista marcial en una época en la que las Artes Marciales ya habían pasado de moda. Tan pronto podías encontrártelo pescando peces en Hong Kong, como acompañando a la Patrulla X, o haciendo de sparring de Spider-Man, como si fueran tres personajes diferentes que tan sólo tuviesen en común el mismo nombre. De esta época tan sólo merece la pena destacar el breve retorno de Doug Moench y Paul Gulacy (el equipo definitivo) para escribir y dibujar Hellfire Apocalypse, una miniserie de seis números publicada entre 2002 y 2003 dentro del sello MAX de Marvel para lectores adultos, donde reunían a buena parte del elenco original de la serie, incluido, como no, el diabólico doctor Fu Manchú. Sin embargo, me cuesta encajar esta historia dentro de la cronología más o menos oficial del personaje, ya que presenta numerosas contradicciones con relatos previos de este. Leiko Wu ha recuperado milagrosamente su mano y está casada con Clive Reston, Black Jack Tarr parece más joven, e incluso el propio Chi ha cambiado de estética, reemplazando su característico kimono rojo por ropa de cuero negro y gafas de rol (¿Rayban?), un poco en la línea del Keanu Reaves de Matrix (1999). Por eso, me gusta considerar a esta miniserie como una especie de versión alternativa, el Shang-Chi que hubiera podido ser si Moench no hubiese tenido que abandonar la serie original de forma prematura. O tal vez como una simple vuelta de tuerca de los autores, para acercar un personaje de los setenta a los gustos del público del siglo XXI haciendo borrón y cuenta nueva con todo lo que les estorbaba de la continuidad anterior.


Así llegamos a este año 2017, en el que por fin, mediante a ignotos acuerdos legales, Marvel ha podido reeditar toda la colección original (e incluso su hermana paralela en blanco y negro, Deadly Hands of Kung Fu) en cuatro volúmenes que en España se han convertido en seis, aunque el contenido sea el mismo. Eso sí, en la edición española los editores se han permitido la libertad de reordenar algunos episodios en aras de la coherencia narrativa, lo que no supone ningún obstáculo para leer y disfrutar de esta serie, una de las mejores que surgieron de esa cantera de ideas que fue la Marvel de los años setenta, y que mejor ha resistido el paso del tiempo, gracias en buena medida al talento de Doug Moench y de los dibujantes que le acompañaron, entre los cuales merece la pena destacar nombres como los de Paul Gulacy, Jim Craig, Gene Zeck o Gene Day, además de otros no menos conocidos como Keith Pollard o Jim Starlin.
A mayor abundamiento, conviene destacar la calidad de la edición (el formato Límited es uno de los más atractivos y elegantes que hay ahora mismo en el mercado), a lo que hay que sumar su carácter exclusivo (como su propio nombre indica, son tiradas limitadas) y que a día de hoy es imposible adivinar - por todo lo expuesto más arriba - cuando volveremos a encontrarnos con una reedición tan completa y tan bien cuidada como es esta (si bien resulta algo cara, todo hay que decirlo). Puede que años, puede que tal vez nunca, por lo que el buen aficionado no debería dejar pasar la ocasión de hacerse con estos seis volúmenes de Shang-Chi que forman parte, por méritos propios, de lo mejor del comic norteamericano de las últimas décadas.

DATOS TÉCNICOS:

Título: Shang-Chi.
Autores: VVAA
Formato: Seis volúmenes en tapa dura, a color, de 26,5x18 cm. Número de páginas variable según el volumen (en torno a 400, aprox.).
Colección: Limited Series.
Editorial: Panini & SD.
PVP: En torno a los 40 €.
Calificación: 9/10

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…