Ir al contenido principal

¡Pasajeros, al tren!

Train to Busan (2016)
El éxito de la reciente Train to Busan (Estación Zombie, en algunos países) además de suponer una nueva y original vuelta de tuerca al cine de muertos vivientes (cuando ya creías que lo habías visto todo) recupera el concepto del tren como un universo encerrado en sí mismo, donde cualquier aventura es posible, por rocambolesca que parezca en un principio, tal y como ocurre con la reciente Snowpiercer (2013) de Bong Joon-ho. No en vano, una de las primeras películas del cine mudo (y en blanco y negro) es Asalto y robo de un tren (1903) de Edwin S. Porter, la cual inaugura una larga tradición de filmes del Oeste ambientados en, o relacionados con, el ferrocarril, como El tren de las 3:10 (1957) (1); El último tren de Gun Hill (1959) y, sobre todo, Hasta que llegó su hora (Sergio Leone, 1968), donde el nuevo medio de transporte representa el futuro, el fortalecimiento de una nación que va dejando atrás la época de los pioneros y de los pistoleros de gatillo fácil, como Frank, Cheyenne o el propio Hombre de la Harmónica.

Asesinato en el Orient Express (1974)
Pero sin duda alguna, el tren más famoso de la literatura (y el cine) sea el Orient Express, que inspiró uno de los más interesantes (y conocidos) casos de Poirot, de entre todos los escritos por Agatha Christie. Llevada al cine en 1974 por Sidney Lumet (2), su estreno coincidió con el de varios títulos de temática similar, como Pelham 1, 2, 3 (1974) (3), Violación en el último tren de la noche (1975), El puente de Casandra (1976), El expreso de Chicago (1976) (4) o Testigo accidental (Ridley Scott, 1990), aunque el filme de Lumet ya contaba con precedentes tan atractivos como El primer gran asalto al tren (1968) de Michael Crichton, protagonizada por un Sean Connery que intentaba alejarse de la sombra de James Bond; Desde Rusia con amor (1963), también con Connery en el papel principal; Con la muerte en los talones (1959) de Alfred Hitchcock; y muy en especial Extraños en un tren (1951), rodada también por el genio del suspense a partir de la novela del mismo título de Patricia Highsmith. Una obra maestra del género negro, que incluso ha conocido revisiones en clave de comedia, entre las que cabe mencionar Tira a mamá del tren (1987) de Danny de Vito.

Extraños en un tren (1951)
Igualmente famoso es el puente ferroviario que un cautivo Sir Alec Guinness (y sus hombres) debían construir sobre el rio Kwai al servicio de los japoneses, durante la segunda guerra mundial (David Lean, 1957), aunque aquí el tren tenga un papel más secundario, lo que no le resta méritos a esta película (5), que abrió el camino a ilustres sucesoras como El tren (1968), la clásica El último tren a Katanga (1968) o la italiana Aquel maldito tren blindado de 1978, que se dice inspiró (y mucho) a los Malditos bastardos de Tarantino (2009) (6). Tampoco el terror (y el suspense) han podido evitar sucumbir al encanto de los ferrocarriles como escenario siniestro y claustrofóbico, lo que explica el éxito de La chica del tren (2016) y otros títulos recientes como Imparable (2010), pero también de otros más añejos, tales que Train (2008); Alerta máxima 2 (1995), a mayor gloria de Steven Seagal; El tren del infierno (1985) o El tren del terror (1980), una splasher-movie adolescente que contaba con la baza de tener en su reparto a Jamie Lee Curtis, una de las Scream Queens por excelencia de la década de los ochenta y parte de los setenta (7).

El puente sobre el rio Kwai (1957)
Por supuesto, también hay películas más inclasificables (pero no por ello exentas de cierto encanto), como la japonesa Station (1981), la comedia adolescente Cuenta conmigo (1986) (7), la película de animación Polar Express (2004) o la ya mencionada Snowpiercer (2013), autentico ejemplo del tren como universo cerrado y autocontenido en sí mismo que ya preconizaba el escritor Christopher Priest en Un mundo invertido (1974). Sin olvidarnos de El maquinista de la General de Buster Keaton (1927), La dama del tren (Charles David, 1945), Estación Unión (Rudolph Maté, 1950), El último tren a Austwichtz (2008) o de la película comunitaria Train station (2015), rodada en varios países y en la que han participado al menos 44 directores.
Como vemos, el ferrocarril se resiste a desaparecer, pese a la dura competencia del avión y otros medios de transporte. Y es que, como bien argumenta Sheldon Cooper (8), viajar en tren tiene un encanto especial: contemplar el paisaje a través de las ventanillas, interactuar con los demás pasajeros, sentir el peso de la historia en cada uno de los detalles que te rodean, son experiencias difíciles de explicar, pero que el cine intenta reproducir en títulos como los aquí mencionados y tantos otros que no hemos incluido pero que hubieran encajado perfectamente. Citando al Dr. Soran en Star Trek: Generations "Dicen que el tiempo es la hoguera en la que ardemos lentamente, hasta consumirnos". Y el mío, por ahora, se ha acabado.

La chica del tren (2016)

 Para saber más:

1. Hay un remake del 2007, protagonizado por Christian Bale y Russell Crowe.
2. Existe también un remake posterior, del 2001, y hay planes para llevarla al cine por tercera vez este 2017.
3. Igualmente actualizada en el 2009, con John Travolta y Denzel Washington en los papeles principales.
4. Protagonizada por el tristemente fallecido Gene Wilder.
5. Rodada a partir de la novela del mismo título del escritor francés Pierre Boulle, autor asimismo de El planeta de los simios.
6. De hecho, el título original de la película es The Inglorious Bastards (1978).
7. La inolvidable Laurie Strode de Halloween (John Carpenter, 1978).
8. El inolvidable Dr. Cooper de la exitosa sitcom The Big Bang Theory.

Filmografía:

- El gran robo al tren (1903)
- El maquinista de la General (1927)
- La dama del tren (1945)
- Estación Unión (1950)
- Extraños en un tren (1951)
- El puente sobre el rio Kwai (1957)
- El tren de las 3:10 (1957)
- El último tren de Gun Hill (1959)
- Con la muerte en los talones (1959)
- Desde Rusia con amor (1963)
- El tren (1964)
- Hasta que llegó su hora (1968)
- El último tren a Katanga (1968)
- Asesinato en el Orient Express (1974)
- Pelham 1, 2, 3. (1974)
- Violación en el último tren de la noche (1975)
- El puente de Casandra (1976)
- El expreso de Chicago (1976)
- El primer gran asalto al tren (1968)
- Aquel maldito tren blindado (1978)
- El tren del terror (1980)
- Station (1981)
- El tren del infierno (1985)
- Cuenta conmigo (1986)
- Testigo accidental (1990)
- Alerta máxima 2 (1995)
- Polar Express (2004)
- El tren de las 3:10 a Yuma (2007)
- El último tren a Austwichtz (2008)
- Train (2008)
- Pelham 1, 2, 3. (2009)
- Imparable (2010)
- The girl on the train (2013)
- Snowpiercer (2013)
- Train Station (2015)
- La chica del tren (2016)
- Train to Busan (2016)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…