Ir al contenido principal

A propósito de la piratería y el libro digital (una reflexión)

Parecía que tras la industria musical y la cinematográfica, era el turno de la editorial de sufrir en sus carnes el azote de la piratería digital a causa de la popularización de formatos libres como el epub o el FB2, amén de los lectores de libros electrónicos, tabletas y otros dispositivos móviles susceptibles de ser usados como soporte de lectura. Y así ha sido, aunque no tanto como en los otros dos casos mencionados, debido en parte a determinadas características de la propia industria que han atenuado el golpe de momento. A saber, mientras que ver películas o escuchar música son entretenimientos con gran aceptación popular, la lectura es un placer más minoritario y, a mayor abundamiento, a muchos aficionados a la misma les cuesta pasar por el aro del formato digital, prefiriendo, en cambio, el libro original en papel de toda la vida.
Todo esto no quiere decir que el problema no exista. El ebook está ahí y ha venido para quedarse, al igual que el mp3 o el divx, por lo que a la larga a la industria editorial no le quedara más remedio que intentar adaptarse a los nuevos tiempos, al igual que ha pasado con las productoras cinematográficas o musicales. Por otro lado, basta con escribir en Google el título de cualquier libro de actualidad, añadir la palabra epub, y sentarse a repasar la lista de resultados. No pocos autores se han encontrado con la sorpresa de que su último trabajo está disponible para su descarga gratuita al día siguiente (si no antes) de salir al mercado, a veces incluso en páginas a priori poco sospechosas de fomentar la piratería (y no damos nombres por eso de no meter el dedo en el ojo).
Parte de la responsabilidad, todo hay que decirlo, la tiene la propia industria. Algunas editoriales tienen ya un amplio catálogo de libros electrónicos gratuitos o en oferta, pero otras insisten en cobrar casi lo mismo por ambos formatos (papel y digital) lo que echa para atrás a muchos lectores que, puestos a rascarse el bolsillo, prefieren el ejemplar en papel. Por no hablar de los formatos DRM (que al final sólo perjudican al cliente honrado, puesto que el pirata se los salta olímpicamente) o de estas plataformas donde pagas por leer el libro, pero no puedes descargarte una copia a tu dispositivo, con lo cual en teoría (y en la práctica) podrían, llegado el caso, bloquearte el acceso a tu biblioteca. Cada vez hay más voces que reclaman la necesidad de que exista un equivalente a Netflix o Spotify para el mercado editorial y, de hecho, iniciativas como Nubico abren un rayo de esperanza de cara al futuro y a la convivencia de ambos modelos de lectura, el tradicional y el electrónico, aunque todavía queda mucho camino por recorrer en este sentido. Si yo voy a una librería tradicional, puedo pagar en efectivo y salir con el libro bajo el brazo sin más complicaciones. En cambio, para poder descargarte un ebook, incluso gratuito, muchas veces tienes que pasar por un engorroso proceso de registro o dar tu dirección de correo electrónico. No digamos ya si es de pago, en cuyo caso ya tendrías que dar tu número de tarjeta, tener cuenta en Paypal o realizar una transferencia bancaria. Cierto que no se trata de obstáculos insalvables, pero si molestos y eso, en una sociedad como la nuestra, donde el tiempo es oro y a la gente le gustan las soluciones rápidas y sencillas, desanima a muchas personas que siguen encontrando más cómoda la descarga directa.


Pero para ser justos, la responsabilidad no es exclusiva de las editoriales. Para encauzar el problema es necesario también combatir esa convicción ingenua pero errónea de que el acceso a la cultura debe ser libre y gratuito, tan arraigada en nuestro país que incluso algunos partidos políticos la defienden sin tapujos. El español medio asume que, cuando contrata una tarifa de acceso a Internet, esta incluye el derecho a descargarse todo tipo de contenidos, ya sean protegidos o no. En caso contrario, ¿para qué la quiero? Por lo tanto, es necesario educar y mentalizar a la gente de que la cultura, como todas las actividades humanas, requiere una inversión (en tiempo, en dinero, en esfuerzo) y que el autor tiene el derecho y la aspiración de vivir (aunque sea de malvivir) de su obra. Y lo mismo vale para los editores. Publicar libros, nos guste o no, es un negocio. Hay gente que vive de ello y tiene el mismo derecho a hacerlo que el dueño de un quiosco o un taxista, por poner dos ejemplos. Es cierto que si el editor desaparece el escritor puede buscar otros canales para publicar y difundir su obra (aquí ya hemos hablado de algunos de ellos) pero ¿qué pasa si es el propio autor el que decide que no le merece la pena seguir escribiendo para que otros se beneficien del fruto de su esfuerzo y de su inspiración? Si nadie escribe, tampoco se publica, exceptuando cuatro privilegiados que pudiesen hacerlo por amor al arte. Por lo tanto, a medio y largo plazo es necesario concienciar a la gente de que se puede y se debe pagar un precio razonable por los contenidos culturales, a la vez que la industria tiene que asumir que los tiempos están cambiando, racionalizar los precios de los ebooks y dar más facilidades a los clientes virtuales para la adquisición y descarga de sus ejemplares sin que parezca que estás haciendo la declaración de la renta.
Dicho esto, hay dos casos en los cuales el autor de estas líneas comprende (y casi disculpa) este tipo de actividad irregular: uno, cuando se trata de un libro antiguo, descatalogado, y sin visos de ser reeditado en breve; y otro, cuando se trata de algún título o autor extranjero que nadie quiere publicar en castellano. En ambos casos, insisto, un servidor agradece al servicial artesano que se molesta en digitalizar (y traducir, llegado el caso) a dicha obra o autor para ponerla al alcance de otros lectores. De nuevo me dirán que hay otras soluciones, como las librerías de 2ª mano, o gigantes como Amazon que te consiguen casi cualquier libro de cualquier autor de prácticamente cualquier rincón de mundo. Y es cierto, pero no menos cierto es que cuantas más opciones mejor, y que cuando es la industria la que hace dejación de sus funciones, y renuncia a editar (o reeditar, según el caso) determinadas obras, no parece justo condenar la iniciativa personal para remediar este tipo de situaciones, aunque entiendo esta no deja de ser mi opinión personal y, como tal, muy discutible. ¿Llegará algún momento en el que el formato digital reemplace por completo al físico? El tiempo lo dirá aunque, hoy por hoy, el gran desafío de la industria es - como decíamos poco más arriba - rentabilizar el ebook sin caer en los viejos errores del pasado. Y ya se sabe que nadie como el ser humano para tropezar dos veces en la misma piedra...

Otros artículos similares en el Zoco:

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
Has escogido otro tema de gran interés, además por ser tan actual y de tanta relevancia para gente como nosotros que amamos la lectura. Supongo en otra ocasión te referirás a los cómics digitales ¿No?
Tengo unos cuantos amigos que gustan de leer en estos formatos y algunos tratan de motivarme a sumarme a ello, no obstante soy un tradicionalista y me gusta tener un buen libro entre las manos (y mientras más linda sea la edición, mejor).
Alejandro Caveda ha dicho que…
Bueno, aquí estaríamos mezclando dos temas distintos como son los de formato digital sí o no, y su precedencia. En principio yo también prefiero el libro de papel, pero al final por una cuestión de espacio y comodidad, acabas adaptándote al eReader. Es el sino de los tiempos. ¡Ya me contarás!

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…