Ir al contenido principal

J. M. Straczynski y el dificil arte de narrar historias /04

Midnight Nation
 
A finales de 2001 Straczynski sorprendió a propios y extraños al sacar al mercado su segundo trabajo como guionista de comics (Midnight Nation) (1) cuando aun no había concluido el primero, aunque aquí conviene señalar los continuos retrasos que sufrió Rising Stars durante su recta final. En todo caso, la serie que ahora nos ocupa presentaba importantes diferencias con respecto a su predecesora.
Para empezar, aunque Straczynski siga colaborando con Image, ha fundado ahora su propio sello, Joe's Comics, para asegurarse un mayor control sobre su obra. Por otro lado (y esto no deja de ser mi muy discutible opinión personal) Midnight Nation esta a años luz de su predecesora, tanto a nivel argumental como por la calidad del apartado gráfico, que en esta ocasión corre a cargo del gran artista británico Gary Frank.
El punto de partida de esta maxiserie de 12 episodios es engañosamente simple. David Grey, un oficial de la policía de Los Ángeles es gravemente herido por unas misteriosas criaturas durante la investigación de una serie de macabros asesinatos en los suburbios de la ciudad. Al despertar en el hospital, una misteriosa joven llamada Laurel le explica que su alma está en peligro y que, si quiere salvarla, y salvarse, tiene que acompañarla en un desolador viaje a ravés de los EEUU. Tan sólo tiene doce meses escasos para recuperarla, o acabará convertido en una criatura similar a las que le hirieron. Escueto resumen que no le hace justicia a una serie tan fascinante y con tantos matices como esta. Midnight Nation es muchas cosas a la vez. Es una historia de terror. Es un viaje iniciático. Es un descenso a los infiernos. Es la búsqueda del alma de un hombre. Es una lúcida crítica sobre la sociedad de consumo norteamericana, la soledad y la incomunicación del mundo moderno. Todo ello presentado de forma amena y a la vez aterradora por el propio Straczynski con la invalorable complicidad del antedicho Gary Frank.
Como se puede comprobar, el transcurso del tiempo en el comic se corresponde con el del mundo real. Doce son los meses que tiene Grey para salvar su alma, es decir, lo mismo que dura la maxiserie. Ese es tan sólo uno de los muchos recursos que su autor utiliza para atrapar la atención del lector. Una atmósfera de misterio envuelve la trama. Todos los personajes ocultan secretos y odian dar explicaciones. El lector está tan desválido como el protagonista. Al igual que él, no tiene la menor idea de qué es lo que ocurre y sólo puede hacer conjeturas sobre lo que pasará a continuación. Esa aureola de suspense y expectación es una de las mejores bazas de la serie, unida - como es habitual en Straczynski - a un atractivo plantel de personajes que van desde David, el protagonista, a Laurel, su atractiva e inquietante guía de entremundos, pasando por secundarios tan notables como Lázaro (sí, el de "Levántate y anda"), Arthur o Drake.


Midnight Nation es pues una serie de terror, terror metafísico con ocasionales toques gore, pero que no pierde ocasión de asestar aviesas puñaladas al Sueño Americano, tal y como sucede con la historia de los invisibles, los que se cuelan por entre las grietas de la acera y acaban en entremundos, ese lugar en el que sólo los objetos viejos y en desuso tienen valor. El argumento resulta así mucho más rico e interesante que el de su hermana mayor, Rising Stars, y a ello ayudan por un lado el hecho de que sea una serie cerrada de tan sólo 12 entregas (con lo que es de suponer que el guionista ya tuviese el desarrollo previsto desde la primera a la última página) y, por otro, la presencia a los lápices de Gary Frank, un dibujante con un estilo muy influenciado por el de su compatriota Brian Bolland que se caracteriza por su trazo cerrado, firme, seguro y detallista. Con títulos en su haber como Hulk, Supergirl, Byrds of prey o Kin, Frank destaca sobre todo por su gran talento para el diseño de página, su narrativa eficaz y un dominio de la anatomía humana digno del mejor Burne Hogarth.


Curiosamente, por argumento y estética, Midnight Nation recuerda un poco a aquellas novelas de terror primerizas con las que Straczynski probó suerte como escritor antes de saltar a la fama gracias a Babylon 5, como Mensajes del Infierno (1) o la ya comentada La noche de los demonios (2).
A estas alturas, con la publicación simultanea de Rising Stars y Midnight Nation, su guionista se había convertido en un bocado apetecible para las grandes editoriales, algo a lo que no es ajeno la pasión que él mismo Stracynski reconoce sentir por el mundo del comic y algunos personajes clásicos de la editorial Marvel, por lo que no es de extrañar que su nombre empezase a sonar con frecuencia como candidato a relanzar las colecciones del Hombre Araña. Rumor que se confirmó tras el anuncio por parte de la Casa de las Ideas de que Straczynski pasaría a ser el nuevo guionista regular de Amazing Spider-Man, en sustitución de Howard Mackie, a partir del número 30 de la serie (Junio de 2001). El resto, como se suele decir, es otra historia que trataremos en detalle durante la próxima entrega de este artículo.

(Continuará)

Notas:

(1) Midnight Nation fue publicada originalmente en castellano por Planeta DeAgostini Comics como una maxiserie de 12 números, y posteriormente reeditada por Norma Comics en un solo volumen en tapa dura que recopilaba toda la serie original más un extra fuera de colección, siendo esta última la más accesible para al aficionado en la actualidad.
(2) Mensajes del infierno, 1993 por Martínez Roca, Col. Gran Súper Terror. Publicada originalmente en los USA como OtherSyde en 1990.
(3) Para saber más al respecto, consultar nuestra reseña sobre dicha novela en Interplanetaria a través del enlace que aparece al final de la primera entrega de este artículo.

Sobre Gary Frank:

Por puro afán de completismo, me ha parecido oportuno recordar aquí la entrada que ya en su momento le dediqué a este excepcional artista con motivo de su visita a las Jornadas del Comic de Avilés en el verano de 2005, en la que repasaba su trayectoria haciendo especial hincapie en la serie que ahora nos ocupa, por lo que su inclusión en este momento parece más que justificada. Espero que sea de su agrado y nos vemos en breve con la quinta entrega de nuestro repaso a la vida y obra de J. M. Straczynski.

Simplemente, Gary Frank en el Zoco de Lakkmanda. 

Comentarios

Elwin Álvarez Fuentes ha dicho que…
¡Ya quiero tenerlo y leerlo! "Mensajes desde el Infierno" lo leí durante mi época universitaria, cuando ya conocía al autor y era fanático de su serie de televisión (sólo recuerdo que me gustó). ¿Has leído la etapa de este autor de "Thor"? El año pasado salieron en Chile varias de estas historias a muy bajo precio y las tengo guardaditas para disfrutarlas en un futuro cercano; lo mismo con su etapa de "Superman", siendo quien cerró al Superman de la "Postcrisis".

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…