Ala X - El Escuadrón Rebelde Vol. 1


Seamos honrados: ¿quién no ha soñado, aunque fuese por un momento, con estar a los mandos de un Ala-X derribando cazas imperiales sobre las trincheras de la Estrella de la Muerte? (vale, también hay quien preferiría militar en el bando contrario, liquidando a esa escoria rebelde, pero como se suele decir, esa es otra historia). Algo parecido debieron pensar los responsables del emporio de George Lucas, que a mediados de los noventa autorizaron la publicación de dos series (una de libros, y otra de comics) protagonizadas por el veterano secundario Wedge Antilles y sus esforzados pilotos del Escuadrón Rebelde.
Afortunadamente para los lectores, en Dark Horse pensaron que el hombre adecuado para sacar adelante la nuevas aventuras en viñetas de los Pícaros debería de ser el mismo autor de las novelas, Michael Stackpole, un escritor que venía de trabajar para otras franquicias del género como BattleTech antes de especializarse en el universo fantástico de George Lucas. El único problema era que Stackpole era escritor de libros, no de cómics, por lo que en los primeros arcos arguméntales tuvo que recurrir al apoyo de guionistas del calibre de Mike Barón, Darko Macan o Jan Strnad, hasta que a la altura del número 21 Stackpole decide hacerse ya con el control absoluto del guión, sin que la calidad de la serie desmerezca lo más mínimo.
De hecho, el autor sorprende a propios y extraños por su dominio de la narrativa, su sentido del humor y su conocimiento enciclopédico del universo de Lucas. Los 35 números que abarca la colección rellenan el hueco que va desde La Tregua de Bakura (1993) hasta la primera de las novelas protagonizadas por Wedge y su equipo (El Escuadrón Rebelde, 1996), pero no hace falta ser un experto en Star Wars ni tener todo lo publicado sobre la saga para disfrutar de esta serie: Ala-X es un excelente comic de ciencia-ficción, bien escrito, perfectamente estructurado y autoconclusivo en si mismo.
Planeta DeAgostini toma ahora el relevo de Norma Comics a la hora de publicar esta interesante serie en nuestro país, dentro de su lujosa biblioteca Star Wars de libros recopilatorios en tapa dura con la salvedad de que este tiene menos páginas que sus predecesores (algo que apenas se ha reflejado en el precio, que sigue siendo escandalosamente caro) y ostenta el número 1 en su cubierta. Este primer volumen incluye las miniseries Ala-X: Lider rebelde (un epílogo a la serie, escrito en 2006 por Haden Blackman pero que cronológicamente se situa antes del número 1 de la misma), La oposición rebelde (dibujada por Allen Numis, discípulo, casi un clon del gran Al Williamson, que también ha trabajado como ilustrador para las guias de rol de West End Games) o El proyecto Fantasma (en el que Stackpole tiene la suerte de colaborar con el tandem responsable de la mítica Grendel: Guerra de clanes, Darko Macan y Edwin Biukovic). El tomo se completa con el one-shot Guía del Escuadrón Rebelde que amplía detalles técnicos sobre la colección y sus personajes protagonistas, aunque su lectura aquí puede destripar algunos giros argumentales que todavía están por llegar, por lo que tal vez hubiera sido mejor haberlo dejado para más adelante. Buena parte de este material ya fue publicado en su momento por Norma, aunque siempre resulta interesante recuperarlo para una edición integral y con pretensiones de definitiva como es esta. No obstante, es de lamentar que desde Planeta sigan comentiendo errores que estropean el conjunto, como personajes que repiten las mismas líneas de diálogo o traducciones un tanto confusas. No nos cansaremos que insistir en la pésima imagen editorial que dan estos fallos en un libro tan caro y de tanta calidad -aparente- como el que nos ocupa.
Y ¿qué es lo que se va a encontrar el lector en los próximos volúmenes de la colección? Dejando a un lado lo ya publicado en castellano, en Campo de batalla: Tatooine -números 9 a 12- regresaremos al planeta natal de Luke Skywalker además de descubrir más detalles sobre el pasado de Wedge y sus compañeros; en Réquiem por un rebelde -números 17 a 20- seremos testigos de las primeras bajas oficiales -y reales: aquí, cuando alguien muere, es para siempre- del escuadrón.
En Al servicio del Imperio y La historia del Barón Fel -números 21 a 25- contemplaremos por fin el universo de Lucas desde el punto de vista del enemigo, a través de los ojos del Barón Fel, el As de los pilotos de caza imperiales -y vinculado a Wedge de una manera que aquí no pensamos destripar antes de tiempo-; por fin, a partir del número 26 comienza el último arco argumental de la serie, genéricamente titulado El ascenso de Isard, en el que seremos testigos de cómo la siniestra directora del Servicio de Inteligencia Imperial se hace con el control del Imperio, desplazando del poder a Sate Pestage, visir del difunto Palpatine.
Conviene destacar que aunque los personajes de siempre -Luke, Leia, Han, etc.- están ahí, su papel es meramente secundario, ya que el peso de la trama recae sobre Antilles y sus pilotos.
Todo un espectáculo presentado por profesionales del talento de Allen Numis, Edvin Biukovic, Gary Erskine o Jon Nadeau, entre otros. Una serie, pues, imprescindible tanto para aficionados a la gran saga galáctica de George Lucas como para los amantes de las buenas historias de ciencia ficción en general. ¡Qué la Fuerza nos acompañe!

FICHA TÉCNICA:

Título: Ala-X: El Escuadrón Rebelde Vol. 1
VVAA
Editorial: Planeta DeAgostini Comics
Formato: 240 pp. a color y en tapa dura. Dimensiones: 23,5x15,5 cm.
ISBN: 978-84-15480-20-4
PVP: 29 €

NOTA:
Este trabajo es la actualización de una reseña que publiqué en el número 14 de la añorada revista Dentro de la Viñeta (2001) y que todavía se puede consultar en la página web de la misma. Para los interesados, dejo el enlace a continuación:


Comentarios