Ir al contenido principal

Sergio Bleda y el Baile del Vampiro


El año pasado por estas fechas, con motivo de la celebración de la XV edición de las Jornadas del Comic de la Villa de Avilés tuve la ocasión de colaborar en la Guía de las mismas con un artículo dedicado a Sergio Bleda y su famosa obra El baile del vampiro que, como homenaje a este gran artista, reproduzco a continuación:

Los vampiros están de moda. No tanto como los zombies, pero también. El problema de las modas es que son contraproducentes: pueden acabar de saturar al respetable por exceso de oferta, o por una desnaturalización del producto original. En este caso, la sufrida figura del chupasangres, que desde la saga de Crepúsculo y similares ya no levanta cabeza. Por suerte, cuando todo parece perdido, siempre te queda la opción de volver la vista atrás y disfrutar con títulos tan memorables como el que ahora nos ocupa.
Como si de un diseñador de altos vuelos se tratase, Sergio Bleda se anticipó a la moda y a la posterior “vampirexplotation” con El baile del Vampiro, una sórdida historia de terror ambientada en la Barcelona de los años noventa.
El baile del Vampiro fue uno de los titulos emblemáticos de aquella Linea Laberinto de Planeta DeAgostini Comics para promocionar trabajos más o menos autoconclusivos de autores patrios en un formato asequible para el gran público. La obra que nos ocupa, en concreto, se editó en 1997 (curiosamente, cien años después de la primera edición del Dracula de Bram Stocker, lo que no deja de ser una curiosa coincidencia para quienes crean en estas cosas) como una miniserie de cuatro números, en formato comic book en blanco y negro con tramas de grises. A través de sus páginas Bleda conjugaba modernidad y espíritu clásico para narrar con pulso firme las intrigas y desventuras de varios inmortales, como Jacob, Inés o Ana, manipulados en secreto por una misteriosa figura conocida como el Vampiro Blanco, un maestro de la intriga que desea controlar el poder que se oculta dentro de Ana. El autor se encargó tanto del guión como del dibujo de esta obra, ambientada en la Barcelona de fines de los noventa y que aquí se revela como un escenario digno de un filme clásico de terror de la Hammer. Los callejones envueltos en sombras y la muy personal arquitectura de la ciudad conforman un paisaje urbano siniestro y amenazador a partes iguales, donde el peligro acecha en las sombras y la muerte te asalta literalmente a la vuelta de cada esquina.
A la hora de analizar un autor o su trabajo es frecuente recurrir a topicos tales como comparar su estilo con el de otro dibujante, o definirlo con un retahila de rimbombantes adjetivos que, a la postre, no significan nada. Porque Bleda tiene un estilo propio que no recuerda a nadie aparte de sí mismo, y no hay adjetivos que le hagan justicia aparte de elegante, dinámico y adictivo. Y porque El baile del Vampiro te enganchaba desde la primera página con una energía y fuerza narrativa tales, que costaba pensar que estabas ante uno de los primeros trabajos de un autor relativamente novel. Novel por su juventud, no por su experiencia, ya que Bleda se ha curtido además de en Planeta en diversas editoriales y revistas como Alien Magazine o Kiss Comix, amén de dibujar varias tiras de prensa. Por si eso fuera poco, los derechos de El baile... se vendieron en su momento para realizar una adaptación cinematográfica que, por desgracia, a día de hoy aun no ha visto la luz.
En 1999 el autor retomó la trama con Inés, un número especial publicado también por la editorial Planeta y que cronológicamente era anterior a la miniserie, donde desvelaba los origenes de otra de las protagonistas femeninas de la misma. Con los años hubo varios intentos de reeditar la saga completa, e incluso de hacer un compendio con extras y demás complementos, por parte de editoriales como Sulaco o Que Punto Es, pero finalmente fue Aleta la encargada de publicar El baile del Vampiro: Edición décimo aniversario, que incluye todos los comics de la serie realizados por Bleda, además de varios extras y una nueva portada para la ocasión. Esta es quizás la edición más conocida y asequible para el lector actual, que respeta escrupulosamente el delicado juego de luces y sombras que el artista pergeñó para esta historia. Como dato anecdótico, existe también una versión de la misma para el mercado norteamericano, publicada en el 2009 por Dark Horse Books (una subsidiaria de Dark Horse Comics).
Hoy día, cuando los no muertos ya no son lo que eran, cuando brillan a la luz del sol como una bola de discoteca, y se han convertido en un producto de masas para jovencitas teen hormonalmente desbocadas, resulta más agradable que nunca regresar a los clásicos y recorrer las calles de Barcelona en compañía de Sergio Bleda y su particular cohorte vampírica. Y es que los buenos comics, como los clásicos, o los vampiros, nunca envejecen (al menos mientras haya sangre disponible). Pasen, pues. Y dejen aquí algo de la felicidad que traen consigo.


Comentarios

SEXTO NOBLE DE KHARÉ ha dicho que…
Muy buena reseña. Un saludo.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Igualmente, mi muy noble amigo :)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…