Ir al contenido principal

Tim Powers: marinero en costas extrañas 4

Conclusión:
Es difícil valorar la obra de un autor cuando eres un confeso admirador suyo. Difícil porque no eres del todo objetivo, y porque intentas racionalizar lo que al fin y al cabo no deja de ser una respuesta emocional. Como muchas otras cosas en la vida, lo mejor es probar y descubrirlo uno por si mismo. En principio, argumentos no faltan. Narrador nato, poseedor de un estilo literario culto y sugestivo, Powers ha dado no menos de media decena de títulos fundamentales al género fantástico de los últimos veinticinco años. Ha sido pionero de movimientos que han abierto nuevas vías de expresión a la fantasía histórica, a la vez que recuperaba temas y clichés ya vistos y les aportaba un aire nuevo, fresco y original.
Si hubiera que resumir en una frase la clave de su éxito, podría ser que su obra resulta innovadora sin sacrificar el espíritu comercial (en el buen sentido de la palabra), además de sofisticada sin renunciar al entretenimiento y espíritu aventurero. Ausente en su momento de nuestras librerías desde que la extinta Martínez Roca publicó La última partida en 1992 dentro de su cabecera Gran Fantasy, Powers regresó por la puerta grande gracias a la modesta editorial Gigamesh que desde 1999 alterna la reedición de sus mejores trabajos (como La fuerza de su mirada) con la publicación de los que aun permanecían inéditos en nuestro país como Esencia Oscura o Declara.
Quizás el mayor problema de Powers sea el mismo Powers. Con Las puertas de Anubis y En costas extrañas el autor se puso el listón muy alto a si mismo. Es posible que sus últimas novelas no sorprendan tanto como las primeras, lo que no les resta un ápice de calidad tanto argumental como literaria. Limitarnos a sus primeros trabajos seria como renunciar al Asimov posterior a las Fundaciones, o a todas las películas de Kubrick tras 2001, ya que por encima de modas, corrientes y tendencias Powers conserva, hoy como ayer, la capacidad de hacernos soñar despiertos mientras viajamos por mares extraños en un barco pirata tripulado por zombis en busca de la fuente de la eterna juventud.

Check-list:

Novelas:

- Epitaph in rust (1976).
- The skies discrowned (1976).
- Esencia oscura (1979); publicada en España como nº 5 de Gigamesh Ficción.
- Las puertas de Anubis (1983); publicada en España como nº 2 de Gigamesh Ficción y anteriormente en Gran Fantasy de Martínez Roca.
- Cena en el palacio de la discordia (1985); publicada en España por Martínez Roca dentro de su cabecera Gran Súper Ficción en 1991. Descatalogada.
- En costas extrañas (1987); publicada en España como nº 9 de Gigamesh Ficción y anteriormente en Gran Fantasy de Martínez Roca.
- La fuerza de su mirada (1989); publicada en España como nº 27 de Gigamesh Ficción y anteriormente en Gran Fantasy de Martínez Roca.
- Declara (2000); publicada en España como nº 17 de Gigamesh Ficción.
- Three days to never (2006).

Trilogía de la Última Llamada:

- La última llamada (1992); publicada en España por Martínez Roca dentro de su cabecera Gran Fantasy en 1993. Descatalogada.
- Expiration date (1995).
- Earthquake weather (1997).

Antologías:

- Night moves and other stories (2000).
- The devils in the details (2003).
- Strange itineraries (2004).
- The Bible repairman and other stories (2006).

Enlace a la web de Editorial Gigamesh

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…