Mr. Lucky, lo nuevo de Chris Isaak

Después de una largo descanso de media docena de años Chris Isaak regresa al panorama musical por partida doble, con un par de nuevos proyectos bajo el brazo: un doble en directo que repasa lo mejor de su discografía (Live at the Fillmore) y un álbum de estudio (Mr. Lucky) en el que, sin apartarse de sus raíces, su sonido se abre a nuevos estilos e influencias.
A sus 54 años Isaak luce y canta como nunca. Con la tranquilidad que da el no tener que demostrarle nada a nadie, el autor de temas míticos como "Blue Hotel" (1987), "Wicked Game" (1990) o "Bady did a bad, bad thing" (1996) se ha tomado su tiempo para alumbrar uno de sus mejores trabajos, lo cual, hablando de un músico de su calibre, son palabras mayores. Por el camino ha probado suerte con otras de sus muchas pasiones: ha sido actor ocasional en filmes como El silencio de los corderos (1991) o El diario de Laura Palmer (1992); ha presentado su propio programa de televisión (The Chris Isaak Show); y ha diseñado y dibujado las portadas de algunos de sus discos, como es el caso de este Mr. Lucky que ahora nos ocupa. Sin embargo, ni el tiempo ni el éxito han hecho mella en esa fachada de tipo sencillo y agradable que exhibe desde sus comienzos, allá por el lejano año 1985, cuando vio la luz Silvertone, su primer álbum de estudio. Y es que, como los buenos vinos, Chris Isaak ha sabido envejecer como pocos, personal y musicalmente hablando. Bienvenido sea, pues, de vuelta, con la satisfacción que da el saber que la espera ha merecido la pena.

Comentarios