Michelle Jenner en TNT


Todas las mujeres es una serie interesante por doble partida: por un lado, por ser el primer proyecto de ficción de un canal nacional de pago (TNT), y por otro, por suponer el regreso al medio televisivo del realizador y guionista Mariano Barroso, formato este en el que ha obtenido algunos de sus mayores éxitos, como es el caso de Las chicas de hoy en día. Todas las mujeres, por su parte, es una miniserie de seis episodios de media hora de duración que disecciona a su protagonista, Nacho (Eduard Fernández) un veterinario metido en problemas con la ley, a través de la imagen que de él tienen todas las mujeres que han pasado por su vida: su madre, su esposa, su amante (Ona, magistralmente interpretada por Michelle Jenner) o su abogada, entre otras. Un interesante punto de partida que Barroso (creador, director y guionista) desarrolla con mano firme episodio a episodio. Sin embargo, no debemos llevarnos a engaño: nos encontramos ante una serie modesta rodada con un presupuesto y medios bastante ajustados. Tal vez por ello, el realizador ha decidido potenciar sus mejores bazas: el guión, los diálogos y las (eso sí) excelentes interpretaciones del plantel de actores protagonistas entre los que destacan nombres como Lucia Quintana, Marta Larralde o Nathalie Poza, además de los ya comentados.
Quizás por todo ello el formato de 30 minutos resulta muy adecuado, ya que de esta forma la serie se hace menos monótona y reiterativa y sí, por el contrario, más agil y entretenida. El final, por otro lado, es lo suficientemente abierto como para dar pie a una continuación caso de que la respuesta del público sea lo bastante positiva.
En algunos foros de Internet han criticado la elección de Fernández como pareja de Michelle Jenner tildándole de "viejuno" y "poco atractivo" comparándole probablemente con Hugo Silva; quienes así hablan parecen ignorar que se trata este (Eduard) de uno de los mejores, más completos y versátiles actores que ha alumbrado la escena española de las últimas décadas con éxitos a sus espaldas del calibre de Fausto 5.0, Obaba o Amores locos, entre otros. Por otro lado, hay una química más que evidente en pantalla entre Michelle y él pese a la diferencia de edad entre ambos, y que pudimos comprobar también en la teleserie La princesa de Éboli, dónde ambos interpretaban al rey Felipe II y su esposa, doña Ana de Austria.
A título personal, me encantó la gran interpretación que Michelle hace de Ona, la amante de Nacho, una chica con un caracter tan fuerte como dulce y locamente enamorada del protagonista; quizás no tanto como Sara de Lucas, pero no por ello de forma menos apasionada. Y es que, por si no lo habíamos dicho aun, Michelle es una actriz excepcional que imprime un realismo y naturalidad extraordinarios a todos sus personajes.

Comentarios